La suma de interrogantes sobre la invernada de las tórtolas en el Sahel

21 julio, 2017 • Naturaleza

Una tórtola común capturada con red durante un estudio de la especie / DPS Cazaworld

Al desconocimiento sobre lo que ocurre en la invernada de las tórtolas se suma el que estas aves pasen sus inviernos en una de las zonas más peligrosas del mundo.

Abdurahaman Ademu, jefe de un poblado hausa, le contaba al periodista Paul Salopek –para el reportaje Perdidos en el Sahel, publicado en National Geographic en 2008– que la sombra de la acacia albida había favorecido las cosechas de mijo y sorgo en su entorno nigerino. El gao, como se llama en zarma a la Faidherbia albida, se había arrasado por este pueblo para vender la madera y comprar comida hasta que alguien comprobó que la recolección era más abundante debajo de los árboles supervivientes. Dejaron de talar las acacias y así, de la mano de algunos de los agricultores más pobres del mundo, amplias zonas del Sahel comenzaron a regenerar su vegetación en una zona muy sensible a los cambios de precipitaciones y que ha sufrido la mayor sequía de la historia del continente africano entre finales de los años 60 y hasta los 80. No obstante, el incremento de lluvias registrado desde la gran sequía está favoreciendo este despertar verde.

Esta franja subsahariana es la elegida por la tórtola europea para pasar su invernada. En concreto, los datos recogidos por el equipo del que forma parte Cyril Eraud [de la Office National de la Chasse et de la Faune Sauvage (ONCFS)] demuestran que las aves se concentran en el delta interior del Níger, el oeste de Mali y su frontera con Mauritania. Algunos ejemplares invernan en el norte de Guinea, el noroeste de Burkina Faso y Costa de Marfil. La transformación en el uso de las tierras, la deforestación para la obtención de carbón vegetal y prácticas agrícolas como el sobrepastoreo son factores que según Eraud podrían tener un impacto negativo en las poblaciones. No obstante, señala: «Uno de nuestros recientes trabajos considera que la calidad del hábitat y los recursos de alimento en las zonas de invernada podrían tener un impacto significativo en la tasa de supervivencia de adultos. Sobre la base de un estudio de captura-recaptura, encontramos que la tasa de supervivencia estaba relacionada positivamente con la cantidad de semillas de cereales (sorgo, arroz, mijo) producidas en el oeste africano».

La invernada de la tórtola europea es un capítulo con preguntas no resueltas sobre la bilogía de la especie. Ahora, gracias a la información obtenida de los marcajes con emisores satélite y GLS (Global Locating System) de algunos individuos, se resuelven algunas incógnitas. Se sabe que no permanecen durante el invierno en una zona sino que se desplazan centenares de kilómetros al este, siempre dentro del marco de esta franja subsahariana: allí donde confluyen los vientos alisios de ambos hemisferios. Eraud matiza, no obstante, que las ubicaciones proporcionadas por geolocalizadores (GLS) «son bastante inexactas», alcanzando errores de varios cientos de kilómetros, lo cual explicaría la «aparente» enorme área de invernada de los ejemplares. «El análisis reciente realizado por mi colega Hervé Lormée y basado en el seguimiento por satélite sugiere una área de invernada más restringida. Sin embargo, el hecho de que algunas tórtolas no pasaran todo el período de invernada en un solo lugar, sino que experimentaran un claro desplazamiento hacia el este de varios cientos de kilómetros (según datos de los GLS), es confirmado por el seguimiento por satélite», señala el ingeniero de la ONCFS.

En muchos lugares del Sahel está aumentando la vegetación de forma progresiva. Pudiera explicarse por las palabras del jefe Ademu, pero los ecólogos, cuenta Paul Salopek, «no se ponen de acuerdo». Años sucesivos de guerras que hayan despoblado campos o el calentamiento global que potencie las lluvias en áreas del África septentrional, el hecho es que la renovación vegetal se amplía en el territorio que la tórtola europea utiliza para invernar. Un escenario en el que, sin embargo, «las personas más pobres, desamparadas y olvidadas del mundo se aferran tenazmente a la vida», escribía Salopek, que acaba de emprender un viaje por el mundo de siete años a pie. Las tórtolas, como él, migrarán anualmente cruzando países de culturas tan distintas buscando cada invierno esa orilla, el Sahel, que «representa el campo de batalla más antiguo de la historia de la humanidad» y donde los factores que perjudican o benefician a la población invernante de tórtola europea son, hasta ahora, ciertamente desconocidos.

Daniel Puerta Serrano

Publicado en Trofeo. Caza y Conservación


3 comentarios. ¿Quieres agregar algo?:

  1. Guillermo Cruz Ruiz dice:

    El principal motivo de la reducción de la población de tórtola, más que en su zona de invernada y que en las zonas de ruta migratoria, donde es cazada, está en su zona de reproducción y se llama «Gavilán».
    Es un depredador protegido, que exclusivamente se alimenta de aves más pequeńas que el y que en primavera, cuando cría una media de dos nidadas de cuatro pollos cada una, destroza nidadas completas y a sus progenitores, y no sólo de tórtolas. Se ha comprobado que en las zonas arboladas, hábitats del Gavilán, incluso en primavera, cuesta ver u oír a otras aves. Hay zonas boscosas que parecen verdaderos cementerios de aves. Hace mucho más dańo que la propia caza de la tórtola por el hombre.

  2. Paco melero dice:

    En marruecos se abre la veda a principios de julio cuando aun tienen sus pollos y si matas a los psdres…
    Pues se matan miles hacer cuentas

  3. Francisco Pérez Martínez dice:

    Este demos llamado Guillermo Cruz Ruiz ha escrito la mayor burrada que he leído en mucho tiempo. El culpar al Gavilán de la escasez de tortolas cuando gavilanes y tortolas han convivido miles de años sin ningún problema es cuanto menos incongruente.
    La tortola es acosada sin cesar en todos los países por los que pasa, en Yemen y demás países del Golfo Pérsico, así como en mauritania, Irak, Bahrein, Pakistán… son cazadas por miles desde los coches, en medio del desierto son fáciles de localizar en las pocas sombras que Hay, y allí son abatidas con facilidad con las escopetas de cartuchos, las redes japonesas son otra manera.
    En Marruecos se organizan cacerías sin cupo en plena época reproductora.
    En España la agricultura intensiva, los pesticidas, y posiblemente la tortola turca, no la dejan vivir.
    ¿Y le echan la culpa al Gavilán?.
    He tenido hides a escasos dos metros de in nido de Gavilán con 5 pollos y a ese nido no se ha aportado ni una sola tortola.
    El macho de Gavilán es un animal pequeño, la mitad que la hembra, y es este el que aporta comida al nido mientras ella incuba y cría los jóvenes pollos, aporta una media de entre 12 y 17 aves al dia, pero son pequeñas, tipo gorrion, curruca o petirrojo. Una tortola es más grande que el y no puede llevarla al nido.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.