La carne de caza estará presente en la mayor feria alimentaria del mundo que se celebra en París

25 agosto, 2022 • Noticias de caza

Asiccaza mostrará en este evento las cualidades de la carne de caza de pelo y pluma a importadores, distribuidores y prensa especializada

Informa Interccaza | La Asociación interprofesional de la Carne de Caza (Asiccaza) estará presente en SIAL París del 15 al 19 de octubre de 2022 para dar a conocer las bondades de la carne silvestre europea a importadores, distribuidores y prensa especializada de Francia y de toda Europa. SIAL París es la mayor feria alimentaria del mundo y tiene lugar cada dos años, aunque la pandemia retrasó la presente edición que cuenta con 5.500 estands agrupados alrededor de 19 tipos de productos, uno de ellos siendo la carne silvestre.

Gracias a un programa europeo de apoyo a los productos agrícolas de calidad, y bajo el lema Enjoy, it’s from Europe, la asociación española podrá presentar su carne silvestre durante los 5 días de la feria internacional a los más de 150.000 profesionales presentes en el mayor centro de exposiciones de París. El objetivo es que la participación en esta feria sirva de escaparate y referencia para los principales comercializadores y productores de la UE, a nivel europeo y mundial.

¿Qué es la Carne Silvestre?

La clasificación tradicional de estas carnes diferencia caza de pelo— y a su vez, en función del tamaño, encontramos caza mayor (ciervo, jabalí, gamo, corzo) y caza menor (liebre, conejo)— y caza de pluma (perdiz, paloma, codorniz, becada y pato). En España, el grueso de la producción se concentra en ciervo, jabalí, gamo, corzo y muflón en caza mayor, y conejo, perdiz, liebre y paloma en caza menor.

Al tratarse de carnes naturales criadas en libertad y sin intervención del ser humano son carnes bajas en grasa y ofrecen un sabor y textura propios y auténticos. Aunque se utiliza mucho en el ámbito de la hostelería, es menos frecuente su uso en el ámbito doméstico.

Datos del sector en España

La caza es una actividad económica que tiene un peso específico notable en la economía global de España. Tanto la actividad cinegética en sí como la producción de las carnes silvestres representan una importante vía de ingresos para nuestro país y un tipo de turismo de interior con alto poder adquisitivo. Es una vía que resulta estratégica en el ámbito rural, donde se están produciendo una importante pérdida de población debida, principalmente, a la reducción de las posibilidades de negocio. Es también una herramienta fundamental para la conservación de la naturaleza, contribuyendo positivamente a la conservación de las especies y sus hábitats.

Según datos del sector, la facturación de este tipo de actividades, antes de la pandemia, alcanzaba los 6.500 millones de euros, y generaban unos 54.000 empleos directos, todos centrados en zonas rurales. En España se capturan en torno a 400.000 piezas de caza mayor, principalmente jabalí, ciervo, corzo y gamo, de la cuales en torno a 300.000 se comercializan y el resto se destinan a autoconsumo. En caza menor, casi todo lo que se caza, en torno a 20 millones de piezas, se destina a autoconsumo y tan solo medio millón de piezas se comercializan, donde principalmente se encuentran la perdiz y el conejo.

La producción de esta carne cuenta en toda Europa con las últimas innovaciones tecnológicas y con profesionales especializados lo que permite comercializar carnes silvestres de acuerdo a las exigentes normativas higiénico-sanitarias de la Unión Europea en materia de seguridad alimentaria y trazabilidad de la carne. Divulgar la importancia socioeconómica que tiene la carne silvestre para la fijación de la población rural y su función como incorporar las carnes silvestres de Europa a nuestra cesta de la compra contribuye a la preservación de las especies cinegéticas y de los hábitats naturales de los que proceden.

Mercado internacional

El destino de las exportaciones de la carne silvestre española es principalmente a países europeos con una gran tradición culinaria. Según los datos oficiales de Datacomex, los principales receptores por valor son Alemania, Francia e Italia. El tipo de carne que se exporta desde España es mayoritariamente de caza mayor (en torno al 80%), en mayor proporción congelada y en menor medida en fresco, apenas procesada.

En Francia, el consumo de carnes silvestres de europa goza de una sólida tradición e implantación. Está disponible en la sección de frescos en la gran distribución y en carnicerías, además de estar presente en el canal Horeca.

Curiosidades de la carne silvestre de Europa

  • Es un recurso agroalimentario que se da de manera permanente en las zonas rurales más desfavorecidas.
  • Vender carne silvestre convierte en viables económicamente gran cantidad de fincas de gran interés medioambiental, conservando el arbolado, sin usar agua ni fitosanitarios.
  • Naturalmente libre de cualquier medicamento.
  • La actividad cinegética es una opción real para construir la economía local y prevenir males endémicos de nuestro tejido social rural.
  • La carne silvestre transforma de manera natural la biomasa vegetal en proteínas de alto valor biológico, vitaminas y minerales, sin coste medioambiental.
  • Las piezas abatidas gozan del mayor estándar de bienestar animal al vivir en libertad. Su movimiento constante explica que estas sean de las que menos grasa contienen.
  • Su tradición gastronómica la sitúa como manjar habitual desde las mesas más humildes hasta la realeza.
  • La personalidad de las piezas y las especies abren un horizonte inabarcable de posibilidades en la cocina.


Hay sólo 1 comentario. Yo sé que quieres decir algo:

  1. Rodolfo A. Beccaría dice:

    Siempre que existan controles severos es una muy buena multiple propuesta para garantir trabajo estable a las poblaciones rurales, mantenimiento de las especies y desarrollo de nuevos hábitos alimentares de excelente origen.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.