El Plan de Acción de la tórtola europea suspende su caza

31 mayo, 2018 • Noticias de caza

Un cazador porta una percha de tórtolas en Media Veda / DPS

La tórtola europea o común sigue siendo especie cinegética, pero su caza se suspende «en el pasillo de migración occidental durante 2018», según confirma el Mapama.

Durante este año se realizará «un plan adaptativo de aprovechamiento cinegético» que contemplará otras medidas de gestión de hábitats y de la propia especie.

Redacción | Varias medios han levantado las alarmas sobre la caza de la tórtola. Informan sobre la aprobación por la Comisión Europea del Plan de Acción para Conservación de la Tórtola Europea (2018-2028), que establece una «moratoria temporal «hasta que [los Estados] se aseguren de que se alcanzan niveles de caza sostenibles»». Según la primera información publicada en este sentido, la prohibición de la caza de la tórtola de manera temporal debería «ponerse en marcha de inmediato».

Luis Fernando Villanueva, director de la Fundación Artemisan, explica a Cazaworld que durante las jornadas de la semana pasada en las que la Comisión Europea abordó la situación de la tórtola europea, a las que acudió Carlos Sánchez representando a la Fundación y donde se trataron una veintena de asuntos medioambientales, ninguna moratoria sobre la especie se aprobó mediante votación. «No es cierto que haya establecida una moratoria para la tórtola en España», aclara.

Fuentes de Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente (Mapama) confirman, sin embargo, que fue la propia Comisión Europea la que aprobó el Plan de Acción, que «establece una moratoria de caza, en el pasillo de migración occidental, durante el año 2018», y así lo comunicó durante la sesión del miércoles 23. La especie sigue siendo cinegética, informan desde el Mapama, aunque su caza se suspende esta temporada de acuerdo con el plan.

La moratoria de caza de la tórtola es una de las directrices que contiene el Plan de Acción o Gestión sobre la especie, y entre las que se incluyen las gestión de los hábitats o la regulación de los comederos artificiales. Villanueva comenta —con referencia al debate sobre la tórtola europea— que se levantó acta de las posiciones de cada uno de los Estados miembros y será la Comisión la que inste o no a cada uno de ellos a adoptar medidas de gestión.

Moratoria de caza

La suspensión de la caza de la tórtola europea es temporal, según confirman fuentes del Mapama, y afectaría a la temporada 2018/2019. Además, se circunscribe geográficamente, al referirse a una prohibición que afecta al «pasillo de migración occidental» que recorre la especie durante sus migraciones prenupciales e invernales. Uno de los países que se engloban en este corredor aéreo en España.

La especie, según dice el Organismo estatal de Medio Ambiente, continua siendo cinegética, pero la aprobación del Plan de Acción establece la suspensión temporal de su caza.

Durante esta moratoria, el Mapama informa que se desarrollará un «plan adaptativo de aprovechamiento cinegético» que se va a realizar durante 2018, contemplando además otras medidas de gestión y conservación de la especie y de su hábitat.

«La posición general de España ha sido la de acoger favorablemente la realización de un plan de conservación de esta especie —avanzan desde el Mapama—, aunque con respecto a la actividad cinegética declaró que estimaba más oportuno, antes que establecer una moratoria, reducir aún más la presión de caza, ya que el mantenimiento de una pequeña posibilidad de caza implicaría mejor al colectivo de cazadores en la gestión de la especie».

En este sentido, la Fundación Artemisan anunció que mantuvo hace días una reunión con responsables del Mapama para «arrancar» un proyecto conjunto en el que el propio sector cinegético lance propuestas de gestión para la especie. Se ha determinado un plazo hasta mediados de julio para tal fin, y la iniciativa será coordinada por el biólogo Mario Saenz de Buruaga.

Sáenz de Buruaga es responsable de la Consultora de Recursos Naturales. Entiende que la suspensión de la caza de la tórtola durante un año en Europa «va en la línea de trabajar por su conservación», porque su estado demográfico en España no es tan conocido como el de otras aves. Dice que «es difícil negarse a asumir» que sea apropiado que la tórtola quede sujeta a una suspensión temporal su caza. Añade que, además de esta prohibición de su caza por un año, sería necesaria la aplicación de otras medidas de gestión de la especie para que no ocurra «lo que otras veces los cazadores han denunciado con bastante razón» y es que «la caza siempre es la maldita y que una suspensión temporal nunca es reversible».

Este conocido biólogo concluye afirmando que la suspensión de cazar tórtolas debiera ser una medida apoyada en «datos científicos y robustos y no por inercia en dar el palo al que más a mano se tiene y a lo que es más fácil en definitiva».

Un cazador durante un lance sobre tórtolas en Media Veda / DPS

El futuro de su caza

La caza de la tórtola europea para la próxima temporada es incierta. El Plan de Acción suspende su caza y así lo recoge una de sus directrices, pero habrá países que se opongan a ello. «El incumplimiento de la disposición sobre la moratoria podría dar lugar a que la Comisión considere que se ha incumplido el artículo 7 de la Directiva de Aves», advierten desde el Mapama. ¿Pero qué ocurre si las CC. AA. publican Órdenes de Veda en los que se autorice la caza de tórtolas europeas?

Jaime Valladolid argumenta que los Planes de Acción de Especies son «recomendaciones o metas que se marca la propia comunidad y que deberían traducirse principalmente en la adopción de medidas entre las que, lógicamente, puede encontrarse la elaboración y modificación de la normativa comunitaria al respecto o la adopción de acuerdos y convenios internacionales tendentes a su consecución». El letrado de Bernad Abogados y Asociados indica que la suspensión de la caza que establece el Plan de Acción debería acompañarse de «disposiciones reales y efectivas para ello» porque el Artículo 7 de la Directiva de Aves autoriza la práctica de la actividad cinegética sobre la tórtola común o europea (Streptopelia turtur), entre otros países, en España.

Por ello, según Valladolid, las comunidades autónomas que regulan el aprovechamiento cinegético de la tórtola en sus respectivas normativas «estarían actuando conforme a lo dispuesto en el ordenamiento jurídico vigente mientras no se modifique ninguna norma de rango superior».

Un «ambicioso plan»

La Fundación Artemisan y la RFEC —de la que no hemos recibido las declaraciones solicitadas con respecto a este asunto— presentarán la próxima semana en el Ministerio el desarrollo de un Plan de Gestión y de Caza Sostenible de la tórtola común para España. Incluye medidas de gestión, restricciones al modelo actual de caza y un amplio plan de comunicación, adelantan desde Artemisan. La Fundación define esta propuesta como un «ambicioso plan» que «contestará a Europa argumentando de forma técnica y científica que el camino para recuperar la especie es éste y no la prohibición de su caza».

Otro de los aspectos tratados durante la sesión en Bruselas sobre la tórtola abordó la necesidad de contactar con países del norte de África, en los que la especie es cazada, para coordinar con ellos las políticas de conservación que se han de aplicar globalmente. El Mapama aclara en este sentido que en los convenios internacionales que se ocupan de la conservación de especies silvestres (Convenios de Bonn, Convenio de Berna), «la Unión Europea habla con una única voz, por lo que no procede acciones unilaterales de un país sino el del país que ejerza la presidencia de la UE, apoyado por la Comisión».

Plan de Acción

El Plan de Acción para Conservación de la Tórtola Europea (2018-2028) es un documento que se refiere a la población reproductora de esta especie (Streptopelia turtur) en Europa, el Mediterráneo y el Norte de África, e incluye también actividades para ampliar el conocimiento sobre la misma en los Estados del área de distribución al este del área.

El área de reproducción de la tórtola europea, que incluye las cuatro subespecies (S. t. turtur, S. t. arenicola, S. t. hoggara y S. t. rufescens), se extiende desde Europa Occidental y el Norte de África hacia el este hasta el noroeste de China. La población reproductora se estima entre 2,4 y 4,2 millones de aves dentro de la UE, aproximadamente un 75 por ciento del total para Europa de entre 2,9 y 5,6 millones de parejas. La población mundial se estima entre 13 y 48 millones de parejas. Estos son datos sobre la especie que recoge el Plan de Acción que acaba de aprobarse.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.