Cazadores salvan otro corzo de morir ahogado en un canal de Alcañiz

10 mayo, 2021 • Actualidad, Noticias de caza

Cazador-rescata-corzo-en-canalHa ocurrido este fin de semana en el canal ‘La Estanca’, donde el corzo fue rescatado y posteriormente liberado en un terreno cercano

Informa Redacción | Este fin de semana Adrián Milian Bruyel y unos amigos cazadores han salvado la vida de un corzo que había caído a las aguas del canal ‘La Estanca’, en Alcañiz (Teruel).

Adrián, propietario de la rehala ‘Los Compadres’, vio al animal sobre las siete y media de la tarde y estuvo caminando junto a él, a favor de la corriente, durante una hora, hasta una zona con una salida habilitada por la Confederación Hidrográfica del Ebro, a unos 25 metros de la rejilla final del canal, donde se une al embalse.

Como oímos comentar a Adrián en el vídeo, la corriente del agua impedía que el corzo pudiera acceder a esta salida «mal diseñada por estar contra corriente», por lo que tuvo que ser sacado a pulso entre los cazadores presentes, quienes, además, cruzaron la carretera comarcal con el ejemplar para liberarle en un terreno cercano.

«Desgraciadamente, esto es lo que ocurre día tras día en este tipo de canales, sin que nadie tome medidas por salvar a estos pobres animales, ¡y luego los cazadores somos los malos!», se lamenta Adrián.

Este rehalero ha comentado a Cazaworld que la corriente del agua «arrastra a los animales y el diseño de las escasas salidas, a contracorriente y sin peldaños donde puedan afianzarse para salir del agua, impiden que puedan subir por las rampas de salida, ahogándose finalmente», nos ha comentado este rehalero, que no dudó, junto a sus amigos, salvar de una muerte segura a este corzo.

Los canales se cobran anualmente la vida de miles de animales silvestres, sobre todo jabalíes y corzos, y también domésticos, un problema que ni las administraciones ni las confederaciones hidrográficas responsables solucionan, a pesar de las continuas denuncias de cazadores particulares y entidades del sector cinegético sobre este grave, y peligroso, problema.

 


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.