Y van cazando y creciendo… Los perros.

2 octubre, 2010 • Miscelánea

El domingo pasado, tuve la oportunidad de sacar a mis dos perros. Destacó Hera, la cual estuvo muy entonada ese día, tan entonada, que con una sonrisa de oreja a oreja, suscribí: Papá, esta perra ya está sacando los conejos como es debido, y no levantándolos como hacía hasta ahora.

El porqué de esa frase es muy simple, hasta ahora, la perra seguía el rastro hasta llegar al lugar en el que se encontraba el conejo, pero al entrar por un sitio el conejo se le salía por el otro. Ahora, aunque se lo hacen, ya no son todos, sino que hay algunos que los saca como se suele decir  y discúlpenme: “de los mismísimos hocicos”.

La perra ha pasado de levantar conejos, a cazarlos y el amo ha pasado de estar contento, a estar en la gloria. Porque para un cazador con perro, y más aún para un podenquero, el que su podenquillo le pare un conejo durante 4 o 5 segundos en el que el rabo parece que se va a separar del cuerpo de la perra y después, con un fuerte ataque repentino saqué el conejo, es, sino lo más grande, de las cosas más bonitas que te pueden hacer.

Claro está, esto no viene de un día para otro, sino que viene del esfuerzo que llevo realizando desde que la perra tenía 3 meses, sacándola algunos domingos para que supiese cual era su trabajo y a que debía ir.

Quién me iba a decir, el 11 de febrero, día en el que vino desde Granada que en unos meses me iba a estar dando tantísimas alegrías y tan buenos ratos. Una perra que desde el día en que vino, destaco por lo noble, cariñosa y obediente que es.

El que te trabaje así a tan temprana edad, te hace dar vuelo a la imaginación y a mí en concreto me hace pensar en una perra, Lora, de mi amigo Carlos. Es una podenca que tiene muy marcadas las paradas y se pueden disfrutar de algunas buenas. Aquí os dejo un vídeo para que disfrutéis de ella.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *