Vídeos que demuestran las trampas mortales de canales y balsas de riego

9 noviembre, 2018 • Noticias de caza

Los canales o balsas de riego quitan la vida anualmente a personas y animales por ser infraestructuras que no permiten salir de ellas cuando uno cae y queda atrapado.

Redacción | Los canales y balsas de riego son trampas mortales y aquí tenemos pruebas que lo demuestran. Estos vídeos revelan cómo estas infraestructuras creadas para el riego de áreas agrícolas representan agujeros o ratoneras de los que personas o animales no pueden salir y donde puede encontrar la muerte.

En estos vídeos comprobamos los dos casos: una balsa y un canal. Incluso sin tener agua, por riesgo de ahogamiento, ambos son trampas. En el primer vídeo podemos ver a una piara de jabalíes intentando salir de una balsa, con apenas agua, en la que están atrapados. Ni sus fuertes pezuñas son capaces de agarrarse a la base de hormigón. En el otro vídeo, vemos como otros jabalíes están atrapados en un canal de riego. En este tipo de ocasiones, salvo rescate, la muerte por agotamiento y ahogamiento llegaría tarde o temprano.

Este jueves informamos de la fatal noticia de un cazador muerto en Castellón en una de estas balsas, que perdió la vida en la denominada ‘La Sequiota’ por querer rescatar a su perro atrapado en ella. En el rescate actuaron una dotación de bomberos y efectivos de buceo de la Unidad de Rescate Acuático, que solo pudieron confirmar la muerte del cazador.

En diciembre de 2017, bomberos de la Generalidad de Cataluña encontraron a un cazador y a dos de sus perros ahogados en una balsa artificial del Alto Ampurdán. Un tercer perro de caza permanecía en el exterior del la balsa.

En noviembre de ese mismo año, un nuevo suceso mortal ocurrió en Alicante, cuando un equipo de rescate localizó un cadáver flotando en una balsa en la partida de Fontcalent, cerca del Pla de la Vallonga y de la autovía A-31. Se trataba de otro cazador y todas las hipótesis apuntan a que el hombre intentó rescatar a su perro.

Multitud de casos

Los animales también son víctimas de estas infraestructuras. Ya sean los perros de cazadores o animales silvestres, las balsas y canales de riego representan trampas de alto peligro. Muestra de ello son los numerosos casos de los que hemos informado. Jabalíes o corzos son algunos de los animales afectados.

El caso de un jabalí en el Canal de Navarra, un corzo y un jabalí en un canal de Palencia o el caso de otro corzo en un canal cacereño son una muestra de los numerosos casos que se repiten cada año y que llegan a quitar la vida a personas como el cazador que acaba de perder la suya en una balsa castellonense al tratar de rescatar a su perro atrapado en ella.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *