Veganos humanizan a crías de corzo con pañales y peluches

16 julio, 2018 • Miscelánea

La recogida de dos corzos en el Santuario Gaia muestra cómo estos veganos humanizan a los animales salvajes y usan la impronta como apego de «papi» a «bebe».

Redacción | Humanizan a los animales hasta el extremo. Hablan de «bebes», de ser sus «papis», de darles «amor». Son integrantes del Santuario Gaia, que es un centro vegano que se dedica a «rescatar y recuperar animales considerados de granja que han sido abandonados o maltratados» y que se encuentra en la comarca gerundense del Ripollés. En su web cuentan algunos de los casos de los «habitantes» del centro, entre los que hay dos que no son de granja. Los animalistas tratan a dos corcinos que recogieron: uno, según dicen, que recogieron con las cuatro patas cortadas; y otro anterior que recogieron porque «los Agentes Rurales querían matarla de un tiro».

Los veganos de Gaia ponen nombre a todos los animales que recogen y los tratan como si fueran personas. De hecho, como estos corzos son recogidos de crías, el fenómeno de la impronta con una persona lo explican mediante términos como ser su «papi», y las crías, sus «bebes». A la primera cría de corzo que recogieron la llaman Jordina, y a la de las cuatro patas, Primavera. La primera se ve un su web que es una cría de corzo en buen estado y ellos argumentan que los Agentes Rurales quisieron matarla. Por eso la recogieron. La otra que acaban de recoger carece de las pezuñas y es a la que quieren ponerle unas prótesis.

Ambiente pueril

Los animales que son recogidos en el Santuario Ggaia reciben un trato humanizado. A las crías de animales, como el caso de los dos corzos, les aportan peluches como si fueran a jugar con ellos. A la cría de corzo sin pezuñas le han puesto, además de unos vendajes en las patas, un pañal. Su cuidador escribe: «Esta es la cara que se le ha quedado a Primavera cuando ha visto lo grandes que eran las hojas que ha encontrado su papi para ella. Lo mira con una cara de amor, que nos derrite…».

El integrante vegano del centro de recogida cuenta que necesitan ayuda económica para el caso «complicado» de esta cría. «Yo os quería pedir… esto ya como algo personal. A nosotros nos llegan casos todos los días y es imposible salvarlos a todos, pero hay casos que es que no podemos decir que no, pero económicamente es muy complicado. Yo os pediría, a los que podáis, colaborar aunque sea con 1 euro». Esto es lo que cuenta en un vídeo del canal de YouTube de la Fundación Santuario Gaia uno de sus integrantes, el que se considera «papi» de Primavera y anima a colaborar mediante la herramienta online para recaudaciones Teaming.

Bebé, cuidados y amor

«Tan solo era un bebé que necesitaba CUIDADOS y AMOR. Ella ha establecido un vínculo muy fuerte con su cuidador, al que considera su padre, y con el que se siente PROTEGIDA y AMADA». Los veganos justifican la impronta animal, o fijación hacia una persona durante una etapa inicial de su vida, personalizándolos y dándoles un trato semejante al que se daría a un ser humano.

En este vídeo se ve al «papi» con la cría de corzo que, según dicen, iban a matar los Agentes Rurales. El vegano de Gaia le da arrumacos y se muestra cariñoso con el animal al tiempo que explica por qué lo recogieron. «Era tan solo un bebé».


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *