Una ganadera desesperada ve sin futuro su modo de vida por los daños de los jabalíes

20 marzo, 2018 • Noticias de caza

La orensana Irene Rodríguez tiene su explotación ganadera como única fuente de ingresos y afirma que cerrará la explotación en verano si nada cambia.

«El desgaste personal es mucho. Te levantas a las siete de la mañana y ves que no tienes futuro y que no hacen nada [se refiere a las administraciones]. La desesperación es muy grande».

Es la imagen de la desesperación. La orensana Irene Rodríguez Pumar comenzó con 16 años a trabajar en la explotación ganadera que ya tenían sus padres en el concejo de Castro Caldelas y afirma que, de no cambiar la situación, en verano cerrará las puertas. Primero fueron los incendios y la sequía del pasado año. Ahora, afirma, los jabalíes. Los terrenos que ha preparado con hierba para dar de comer a sus 36 vacas y 14 terneros están destrozados. «Para mí supone que me llevan a la ruina. Están jugando con mi pan y con el de mi familia; no tengo más ingresos», afirma. Y añade que no es la única ganadera de la zona con el mismo problema. Explica que ya se ha puesto en contacto con los responsables de Medio Ambiente para solicitar una batida, pero subraya que lo único que le conceden son esperas en las propias fincas. Una labor que deberían realizar los cazadores de la zona pero a la que, señala, no están dispuestos. «Lo entiendo porque deben esperar de noche con el frío que hace y las nevadas del invierno. Estamos hablando de armas de fuego, no de juguetes. Lo normal sería organizar batidas y dejarnos respirar, por lo menos, un año», explica.

Irene Rodríguez no puede dejar de alimentar a sus animales, así que destina todos los meses alrededor de 3.000 euros a comprar hierba y cereales. Mucho más del doble de lo que ingresa en casa. «Solo los terneros, que son 14, gastaron 500 euros. Y el resto para las vacas. Nos fuimos sin forraje después de los incendios y la sequía y ahora incluso sembramos patatas para darles de comer, pero cuando están maduras viene el jabalí y terminan con todo», lamenta.

Se le empañan los ojos cuando habla de las consecuencias personales: «Estoy en tratamiento psiquiátrico y no puedo con esto. Los jabalíes me están arruinando y hay días en que no puedo comer, ya que todo está mal. Cuando me levanto y veo eso, mi estómago se cierra. A mi marido le dio un trombo y no puede enojarse. El desgaste personal es mucho. Te levantas a las siete de la mañana y ves que no tienes futuro y que no hacen nada [se refiere a las administraciones]. La desesperación es muy grande». En este momento, protegen más a los jabalíes que a los ganaderos. Y los animales no tienen la culpa, ya que buscan dónde pueden comer», explica. Mientras habla va a sacar a las vacas al campo. «Ya verás, están un poco fuera, pero no se encuentran con nada para comer, se vuelven locas y tengo que volver con ellas», explica. Y termina: «De seguir así tendré que llevar todas al matadero y cerrar mi sustento». Irene Rodríguez Pumar es una de tantos ganaderos que sufren las consecuencias de la presencia, cada vez más cercana, de los jabalíes. «Incluso en la capital se ve a los jabalíes comiendo las cáscaras de pipas que dejan los niños. Imagina cómo será aquí». Ya ha relatado su caso a Medio Ambiente y a la alcaldesa de Castro Caldelas para buscar una solución. «Si no la encuentran, tendré que ir hasta el final, incluso al juzgado», afirma.

5.649 batidas autorizadas en la provincia

El protocolo de medidas para paliar los daños producidos por el jabalí en los cultivos agrícolas señala que las solicitudes de actuación tienen que ser formuladas por el titular de derecho del aprovechamiento y deben recoger obligatoriamente las firmas de los perjudicados por los daños, para enviar a la Dirección General de Patrimonio Natural. En terrenos de aprovechamiento cinegético común, las solicitudes también pueden ser realizadas por el Concejo, cuando los daños sean generalizados.


2 comentarios. ¿Quieres agregar algo?:

  1. Euge dice:

    Hay que dar una batida al jabalí y si no a la administración, que hay muchos perros.

  2. José dice:

    En Portugal los verracos que son plagas también causan daños considerables a la agricultura a cientos de agricultores lesados y el gobierno portugués no paga los daños.
    Las pérdidas son muy grandes oficinas en Portugal tiene que pagar, muchos agricultores también están desesperados y preguntar si hay pega todos los días para reducir la plaga.
    Los jabalíes de caza más grandes, ciervos, corzos y gamos aquí en Portugal también transmiten la enfermedad al ganado vacuno, caprino y otros.
    Hay en Barrancos municipio de Moura, Alentejo ganaderas secuestradas en el campo a más de 4 años cuyo ganado está infectado con la tuberculosis por transmisión de animales de caza mayor.
    Aquí en Portugal, miles de jabalíes y ciervos que después de la muerte no son inspeccionados por funcionarios veterinarios, ni se pasan guías veterinarias para indicar si los animales de caza mayor, son o no son buenas para el consumo por los cazadores, sus familias y para todos los demás consumidores.
    O Movimento Caçadores Mais Caça de Portugal está pidiendo al Gobierno Portugués para permitir la caza de jabalíes todos los días para reducir drásticamente la población de jabalíes, debido a que la Unión Europea está pidiendo a la mayor caza de jabalí Estados miembros en algunos países del norte de Europa los Jabalíes están infectados con peste porcina africana, en Alemania está siendo permitido la Caza de los Jabalíes todos los días para disminuir el riesgo de la peste.
    O Movimento Caçadores Mais Caça es simpático a todos los agricultores de Portugal y España que tanto sufren los daños causados por los jabalíes.
    Saludos a todos Cazadores y Agricultores e pueblo de España, estamos con todos vosotros, gracias.

    P/Movimemto Caçadores Mais Caça
    José Baptista
    Correo Electrónico: Mov.cacadores.mais.caca@gmail.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *