Un trabajo fin de curso concluye que puede haber «convivencia» entre ganaderos y lobos

12 julio, 2018 • Noticias de caza

Plantea medidas preventivas financiadas por la Administración que van desde tener mastines hasta el Radio Activated Guard en caso de que los perros no protejan al ganado.

Cree necesaria la aplicación de estas medidas para «evitar la confrontación» y señala a Extremadura como territorio de expansión progresiva del lobo.

Un Trabajo de Fin de Grado (TFG) realizado por el alumno bilbaíno de la Universidad Católica de Ávila (UCAV) Andoni Dios concluye que “se puede llegar a una convivencia entre los ganaderos y el lobo”, aplicando medidas preventivas y de conciliación con la ganadería.

“Evaluación del riesgo de ataques por el lobo ibérico en el sistema central y propuestas para la conciliación con la actividad ganadera” es el título del trabajo realizado por este alumno de Ingeniería Forestal, quien ha explicado a los periodistas que “la convivencia es posible y necesaria”.

Para la realización de este trabajo, Andoni Dios ha partido de los datos oficiales de ataques proporcionados por la Junta, ha analizado la probabilidad de producirse nuevos ataques en el territorio abulense y, en base a su incidencia, se ha modelizado el riesgo de ataques para todo Ávila.

De esta manera, se ha podido planificar medidas de conciliación para evitar futuros ataques, teniendo en cuenta las zonas de Ávila con un mayor o menor riesgo de sufrir ataques de lobos sobre la ganadería.

Según ha explicado, una vez analizados los diferentes parámetros, los lugares más expuestos a estos ataques son los municipios de Tornadizos de Ávila, a poco más de 5 kilómetros de la capital, y las localidades de San Martín del Pimpollar y San Martín de la Vega del Alberche, en la vertiente norte de la Sierra de Gredos.

Durante su trabajo, Andoni Dios ha analizado las variables que más van a influir en la depredación del lobo sobre la ganadería, basándose en estudios precedentes y en información bibliográfica sobre la ecología del lobo ibérico.

En contra de lo que pudiera pensarse, entre sus conclusiones destaca de forma “sorprendente” el hecho de que el cánido “ataca más a la ganadería si hay más carreteras secundarias cerca, que si no has hay”, quizá porque las vacadas en Ávila pastan en áreas “con gran cantidad de carreteras secundarias”.

Igualmente, ha descartado la posibilidad de que existan más ataques en aquellos lugares en los que el ecosistema se encuentre peor cuidado.

Entre las medidas preventivas que plantea para propiciar la convivencia del ganado con los lobos destaca el uso de perros mastines para cuidar cada vacada en un número de cinco, ya que su “uso correcto” puede llegar a evitar “hasta el 100 por cien de los daños”.

En este caso, considera que las medidas preventivas deberían ser financiadas mediante “instrumentos de la administración pública”.

Junto a esta medida, en las zonas en las que la problemática sea mayor y cuando los mastines no sean efectivos, plantea la necesidad de valorar la aplicación del sistema denominado Radio Activated Guard (RAG).

Se trata de marcar los lobos con collares radiotransmisores y de colocar receptores donde pasta el ganado, con “un registro sonoro de 50 sonidos diferentes que se activan cuando recibe la señal de un collar radiotransmisor, ahuyentando a los lobos”, explica Andoni Dios, quien señala que en Estado Unidos la efectividad es del “98 por ciento”.

Este alumno de la UCAV plantea la necesidad de utilizar aplicar previamente este tipo de medidas preventiva para “evitar la confrontación y en nivel de crispación al que se ha llegado”.

En este sentido, propone comenzar a actuar en Extremadura, hacia donde considera que la población del lobo se extenderá en los próximos años.

Informa lavanguardia.com


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *