Un oso retiene a un hombre más de un mes en su cueva después de haberlo cazado

26 junio, 2019 • Actualidad

Unos cazadores encontraron lo que pensaron en un primer momento que era un cuerpo momificado.

El hombre sobrevivió hidratándose con su propia orina, pero los médicos no explican cómo se mantuvo con vida.

Redacción | Increíble suceso el que se ha dado en la remota república rusa de Tuva, donde un hombre ha sido hallado con vida por unos cazadores tras haber estado retenido en una cueva por un oso durante un mes.

El animal, al haber dado caza al hombre, identificado con el nombre de Alexander, le rompió la espalda y posteriormente lo llevó a su osera para devorarlo más tarde. Allí, Alexander estuvo retenido durante un mes en el que milagrosamente pudo permanecer con vida hidratándose con su propia orina como al parecer ha declarado él mismo.

Encontrado por cazadores y con vida

Unos perros de caza fueron los que alertaron a sus dueños de que en aquella osera había algo extraño. Una vez en ella, los cazadores se sorprendieron al ver al hombre y pensaron en un primer momento que se trataba de un cuerpo momificado por el estado en el que se encontraba (tenía la piel podrida y un avanzado estado de desnutrición), pero pronto se dieron cuenta de que aún le quedaba algo de movilidad.

Una vez fue localizado, Alexander fue trasladado rápidamente al hospital. Tras examinarlo, los médico no han encontrado explicación alguna de cómo pudo sobrevivir durante un mes con unas heridas de esa gravedad, sin poder moverse, sin recibir ningún alimento e hidratándose de la manera en la que lo hizo.

Un portavoz del ministerio de sanidad de la república de Tuva no ha podido confirmar que el suceso ocurriera allí debido a que Alexander «no estaba registrado por el Ministerio de Sanidad, ni por Emergencias ni en cualquier otro cuerpo oficial. Tampoco lo ha descartado, afirmando que el suceso probablemente habría sucedido en un lugar fuera de Tuva.

Aumento de ataques de osos pardos a humanos

Recientemente, un estudio realizado a través de Giulia Bombieri, de la Unidad Mixta de Investigación en Biodiversidad, la Universidad de Oviedo y por la Estación Biológica de Doñana-CSIC, ha alertado sobre el incremento de ataques de osos pardos a seres humanos.

Entre 2000 y 2015 se registraron un total de 664 ataques. De ellos, 291 se produjeron en Europa aunque por el momento no se ha producido ninguno en nuestro país.

Los osos pardos tienen como costumbre, tras cazar a su presa, semienterrarla y guardarla para comerla días o semanas después. La inmovilidad de Alexander, al tener la espalda rota pudo ser lo que en un primer momento le salvase la vida.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *