Un extraño zorro muerde al hombre que iba a rescatarlo creyendo que era un perro

10 julio, 2019 • Noticias de caza

La Policía Local de Pontevedra también creyó que era un perro y comprobó si el animal tenía chip

Cuando fue trasladado a un centro de conservación de fauna los responsables descubrieron que era un zorro

Redacción | El pasado viernes ocurrió en Pontevedra una curiosa anécdota con un zorro de aspecto muy extraño. Un hombre que circulaba por la carretera PO-552 a la altura de Tomiño advirtió que en la cuneta se encontraba un perro herido. El hombre, actuando de buena fe, avisó a las autoridades de que allí se encontraba el animal para que procediesen a hacerse cargo de él. Después de realizar la llamada intentó ayudar al animal, que respondió propinándole un mordisco por el que tuvo que acudir a los servicios sanitarios.

Sorprendente y simpático error

La Policía Local de Pontevedra acudió al rescate del perro y al comprobar que no tenía microchip decidieron llamar a una empresa llamada Tragsa para que se hiciese cargo del animal.

Una vez el animal fue recogido, la sorpresa de todos los protagonistas del suceso fue mayúscula cuando Tragsa les informó de que lo que habían encontrado en la carretera no era un perro, sino un extraño zorro  que tenía problemas genéticos. El animal finalmente fue trasladado a un centro de recuperación de fauna.

Genética en los zorros

Los extraños cambios genéticos en animales son fenómenos que pueden aparecer ocasionalmente alternando su aspecto físico.

En el caso de los zorros existen varios experimentos realizados en Rusia, en los que se domesticaban zorros salvajes seleccionando a los ejemplares más dóciles para su cría, dando como resultado, en muy poco tiempo,  un cambio no solo en su comportamiento, sino en su genética. Este cambio produjo en pocos años zorros con orejas caídas o capas parecidas a la de los perros.

En Galicia, comunidad donde ocurrió este suceso, hay una alta densidad de zorros por lo que su caza suele ser muy habitual, entre otras cosas, para controlar su población y evitar accidentes de tráfico como el que pudo originar este extraño suceso.


Hay sólo 1 comentario. Yo sé que quieres decir algo:

  1. Celso Gonzalez Bouzas dice:

    Eu viví en ua zona media montañosa de Pontevedra e cando ibamos de pastorcitos al monte vimos varios tipos de alimañas pero como ese ningún

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *