Un cazador se juega el físico para rescatar a su podenca de un agujero de más de cuatro metros

4 diciembre, 2019 • Noticias de caza

El cazador castellonense no dudó en bajar por un agujero de más de cuatro metros para rescatar a su compañera de caza

«Donde estaba ella se encontraba oscuro y pensaba que podía morir, cuando ella me vio la mirada que puso fue increíble»

Redacción | Xavi P. A. es un joven cazador de la provincia de Castellón que el pasado domingo vivió un desagradable suceso en el que tuvo que arriesgar su integridad física para poder rescatar a su fiel compañera de caza.

Kuki, que es como se llama su pequeña podenca, le dio un gran susto como él mismo ha declarado en exclusiva para Cazaworld. Su determinación a la hora de actuar, movido por su amor incondicional hacia su pequeña perra hizo que la historia pudiera tener un final feliz.

Kuki desapareció de repente

Durante la mañana del pasado domingo, el joven cazador se encontraba cazando junto a su padre. Ambos decidieron cazar un barranco poblado de zarzas, lugar en donde algunos agricultores suelen arrojar ramas que sirven de protección para los conejos. Tras haber logrado levantar uno, Kuki lo persiguió hasta el barranco, como había hecho muchas otras veces.

En el momento en el que decidieron cambiar de zona, Xavi y su padre se percataron de que Kuki no había vuelto, algo muy raro en ella pese a su gran afición por la caza. Xavi en ese momento comenzó a buscarla por la zona donde habían echado el último conejo de forma desesperada. Tras buscar durante un rato, el joven escuchó unos latidos un tanto extraños y lejanos que provenían del barranco. Al acercarse, comenzó a escuchar los mismos ladridos pero esta vez justo debajo de las ramas que se encontraban bajo él. El cazador entonces comenzó la laboriosa tarea de quitar todos los montones de ramas que se encontraban en esa zona del barranco, algo que como el mismo confiesa le costó muchísimo.

Cuando por fin vio tierra, se sorprendió al ver que su podenca no se encontraba allí, algo muy raro por seguir escuchándola justo en ese mismo sitio. Tras registrar toda esa zona de una forma meticulosa, finalmente descubrió el agujero por donde Kuki había caído a más de cuatro metros de profundidad.

Así fue el rescate de la podenca

En el momento en el que el joven cazador supo donde estaba su podenca no tuvo ni la más mínima duda «había que sacarla de allí fuese como fuese y costase lo que costase».

El padre de Xavi pudo ver como en las inmediaciones había un agricultor al que se acercó rápidamente con la esperanza de que éste tuviera por allí algún tipo de cuerda. Afortunadamente su respuesta fue afirmativa y ambos acudieron a ayudar a Xavi. El dueño de la podenca no dudó ni un solo momento en el hecho de que tenía que bajar a por su perra y tras haberse atado la cuerda, ayudado por los otros dos hombres, bajó hasta el fondo del agujero para poder recuperar a su querida Kuki, aun poniendo en riesgo su propia integridad física.

Una vez llegó abajo pudo atar a la podenca, a la que subieron hasta la superficie entre los dos hombres. Por último, y también ayudado por el agricultor y su padre,  Xavi pudo salir de allí para poder abrazar de nuevo a su compañera de caza.

Amor incondicional por su dueño

«Teníais que haberla visto la carita que hizo la perrita cuando me vio», nos confiesa Xavi, «Donde estaba ella se encontraba oscuro y pensaba que podía morir, cuando ella me vio la mirada que puso fue increíble».

Según el cazador, el mayor problema fue el de quitar todo el montón de ramas prietas y podridas que había, tarea que según él le llevó más de hora y media, junto con el de lograr bajar hasta donde Kuki se había caído.

Por suerte esta historia acabó teniendo un final feliz, demostrando una vez más el amor incondicional que un cazador puede llegar a sentir por sus perros. Un amor por el que en ocasiones no dudan en poner en riesgo incluso su propia vida.

Muere un cazador ahogado al intentar salvar a sus perros de caza

El peligroso rescate de unos perros de caza en terreno volcánico

Consejos para proteger del frío a nuestros perros de caza


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *