Suspenden cautelarmente un coto de Toledo por envenenamiento de aves rapaces

12 abril, 2017 • Actualidad

La Consejería de Agricultura, Medio Ambiente y Desarrollo Rural de Castilla-La Mancha ha suspendido la actividad de la caza en un acotado donde se encontraron cinco milanos reales y otras rapaces muertas, después de confirmarse que fueron envenenadas con Aldicarb y Lindano. La medida es cautelar y el responsable del coto, el exalcalde de Gerindote Julián Morales, tiene un mes de plazo para presentar alegaciones. En los juzgados de Torrijos se tramita la parte penal del caso.

Milano real con un emisor de seguimiento / Joaquín Sanz

La consejería de Agricultura ha suspendido cautelarmente la actividad de la caza durante un año, en el coto donde aparecieron muertos cinco milanos reales y otras rapaces, tras confirmar que fueron envenenadas. Las aves fueron encontradas por los agentes medioambientales el pasado mes de noviembre junto a tres jaulas trampa.

Se trata de la Granja Azoverín de Gerindote, cuyo responsable cinegético es Julián Morales Gutiérrez, exalcalde de la localidad y diputado de medio ambiente en la Diputación Provincial con el gobierno del PP. Según el expediente sacionador abierto al que ha tenido acceso la cadena SER, tras activar el protocolo del Plan de venenos, se comprobó que los cebos preparados contenian restos de pollo y conejo

El informe de Policía Forestal dice que los resultados son positivos con las sustancias Aldicarb y Lindano, encontrados en los animales. Uno de los milanos reales tenía seguimiento a través de un radiotransmisor que dejó de enviar la señal de movimiento. Dos de las aves muertas eran aguiluchos laguneros. Los hechos se califican como graves y las sanciones tipificadas pueden estar entre los 25.000 y los 200.000 euros. Las suspensión durante un año es medida cautelar y los responsables del coto tienen ahora un mes para presentar alegaciones.

En los juzgados de Torrijos se tramita la parte penal del caso, ya que el empleo de veneno y de artes de caza como las cajas-trampa, así como la muerte de especies protegidas están sancionadas penalmente.

Tres casos en tres años

Este es el tercer caso en tres años de envenenamiento masivo de aves que afecta sobre todo al milano real en la provincia de Toledo. Esta especie, declarada en peligro de extinción por la creciente merma en sus poblaciones reproductoras, es especialmente vulnerable al veneno ya se alimenta de animales muertos y de los restos o despojos que encuentra ocasionalmente. De hecho, en Castilla-La Mancha su población reproductora está cercana a la desaparición. En 1994 se censaron cerca de 100 parejas y en 2014 sólo se consiguieron contabilizar 7 puntos de reproducción, sólo 2 de ellos en Toledo.

Informa Inma Sánchez-Morate para cadenaser.com

Artículos relacionados


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *