Sorprendentes grabaciones de liebres comiendo carroña

16 enero, 2019 • Naturaleza

 

Michael Peers descubrió que las liebres carroñeaban de forma accidental porque colocó cadáveres para fotografiar depredadores y encontró la sorpresa.

Por primera vez, una serie de fotografías revelan que las liebres americanas del Yukón canadiense consumen carne para suplementar sus dietas durante los largos inviernos en uno de los lugares más gélidos del planeta.

En los meses estivales, los mamíferos se alimentan de vegetación, pero cuando la nieve cubre el paisaje y las temperaturas descienden a -30 grados, las liebres hambrientas se alimentan de carroña, así como de diversas especies de aves.

Y, en un irónico giro de la selección natural, las liebres también se alimentan de cadáveres de lince canadiense, su principal depredador, según explica Michael Peers, candidato a doctor en ecología de la Universidad de Alberta, en Edmonton, que dirigió un nuevo estudio sobre el fenómeno en Bio One Complete.

«Resultó desconcertante observarlo la primera vez», cuenta Peers, que cree que las liebres aumentan su ingesta de proteínas durante épocas más duras. «No tenía ni idea de que comieran carroña».

Peers descubrió a las liebres carnívoras por accidente, cuando colocó cámaras junto a cadáveres de liebre cerca del monte San Elías en la frontera de Alaska. Esperaba que aparecieran depredadores para alimentarse de las ofrendas, pero, en lugar de eso, dos años y medio de grabaciones desvelaron que las liebres se alimentaron de 20 de los 161 cadáveres observados.

Las insólitas imágenes sugieren que los animales no se clasifican tan fácilmente como herbívoros y carnívoros y que las liebres americanas consumen carne con regularidad.

Alimentos emplumados

Peers señala que los científicos habían documentado a liebres que comen carne —y su inclinación a la violencia— ya en 1921, pero eran solo informes de campo anecdóticos y esta es la primera ocasión en que se graba una conducta carnívora.

Otros científicos se han acercado bastante. En 2010, mientras estudiaba las poblaciones de mamíferos en la provincia de Ontario, el biólogo Kevan Cowcill colocó latas de sardinas abiertas parcialmente por todo el bosque boreal. En lugar de lobos y martas, sus cámaras trampa captaron a liebres alimentándose del pescado.

Informa nationalgeographic.es

 


Hay sólo 1 comentario. Yo sé que quieres decir algo:

  1. Francisco dice:

    ¿ ahora lo habéis descubierto?, hace mas de 40 años que yo lo se por qué las he observado comiendo de animales atropellados, pero cualquier cazador te lo.puede decir puesto que todos lo saben sin necesidad de cámara, vais más atrasado que el culo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *