Siete lobos mueren por furtivos en los últimos meses en el entorno de Picos de Europa

25 marzo, 2017 • Noticias de caza

Siete lobos ibéricos han sido abatidos a manos de furtivos en los últimos nueve meses en el entorno del Parque Nacional de los Picos de Europa. Los animales han sido abandonados en lugares públicos, colgados de señales de tráfico e incluso arrojados en el capó de un vehículo de la Guardería de Medio Rural en El Portazgo, al que además, le habían pinchado las cuatro ruedas.

Lobo encontrado muerto en un aparcamiento de Arriondas.

Al menos siete lobos muertos a manos de furtivos y expuestos posteriormente en la vía pública en el entorno del Parque Nacional de los Picos de Europa en los últimos nueve meses. Es el balance que hacen los técnicos del espacio protegido y que recoge el informe de la Dirección del mismo presentado en la tarde de ayer a su Patronato.

El Puente Romano de Cangas de Onís fue el escenario elegido por los furtivos para dar inicio a esta macabra lista el pasado 24 de junio. En la madrugada de aquella jornada aparecieron colgando del emblemático monumento dos cabezas de lobo que agentes de la Policía Local de la capital canguesa procedió a retirar de inmediato. Unos cinco meses después, el 3 de noviembre de 2016, el cuerpo de otro cánido, esta vez decapitado, aparecía sobre el capó de uno de los vehículos de la Guardería de Medio Rural en El Portazgo, a poca distancia de Arriondas (Parres). El coche tenía, además, todas sus ruedas pinchadas.

La matanza ilegal de lobos se aceleró con la llegada del nuevo año y solo en el mes de febrero fueron cuatro los animales muertos a manos de estos furtivos y depositados en espacios públicos. El primero fue un cánido aparecido el día 8 a las afueras de Cangas de Onís, entre dos vehículos estacionados en la avenida Castilla, en la salida hacia el Pontón.

Dos semanas después, el viernes 24 de febrero, un vecino de Arriondas encontraba dos nuevos cadáveres de lobo, depositados bajo un vehículo todoterreno, en un aparcamiento situado entre la avenida de la Constitución y la calle Ramón de Valle, en las proximidades del paso subterráneo que discurre bajo las vías de tren.

Finalmente, al día siguiente el personal del Parque Nacional recibía el aviso de la aparición de otro cánido muerto en el concejo de Cabrales, en las inmediaciones del Pozo de la Oración. En esta ocasión no quedó claro si se trataba realmente de un animal salvaje o de un híbrido entre perro y lobo que pudo escapar de sus amos, según se desprende de los pocos datos que manejan los técnicos del espacio protegido.

De estos siete animales, desde la Dirección del Parque se señala que solo los cuatro hallados en Cangas de Onís y Cabrales procederían de la población lobera del espacio protegido. Los tres de Arriondas, agrega el informe, «parecen no formar parte» de las manadas de Picos.

A estos siete lobos muertos a manos de furtivos se sumaron otros tres abatidos, previa autorización, en la Reserva de Riaño, en León. De ellos, dos pertenecían al llamado grupo ‘Dobres’ y uno al de ‘Gildar’, ya que este último fue disparado en Llavarís (Posada de Valdeón).

La ganadería y el lobo

En el documento se recoge también cómo uno de los temas en los que se hizo especial hincapié a lo largo del pasado ejercicio fue la relación entre la actividad ganadera y el lobo, debido a la importancia de tratar los datos disponibles y actualizados desde todos los ámbitos de implicación: ganadería, caza, conservación, investigación…

A lo largo de los últimos años se ha constatado, según indica el informe, que «cada día se sabe más de ese binomio ganadería-lobo» en el Parque Nacional y, a la vez que existe este mayor número de conocimientos, surgen cada vez preguntas más complejas para las que se va disponiendo de respuestas más precisas, ya que los gestores, actualmente, comienzan a disponer de herramientas objetivas para la toma de decisiones respecto a estas gestiones.

Labores de seguimiento

Respecto a las labores de seguimiento de la población de cánidos en el Parque, se han realizado varias a lo largo de estos meses relativas, por una parte, a la formación de los integrantes de la Guardería Rural de Castilla León, Cantabria y Asturias, comunidades autónomas que comparten el espacio de los Picos de Europa. Al tiempo que se han realizado los llamados ‘muestreos nieve’, que permiten conocer el recorrido realizado por las diferentes manadas, así como su composición, en las zonas de Lagos, Cabrales-Tresviso, Dobres y Gildar. Están pendientes de realizar, en cuanto las condiciones meteorológicas mejoren, los muestreos en las zonas de Fonfría-Becenes y San Glorio-Cosgaya. Por otra parte, respecto a la labor del marcaje de lobos, la dirección de Picos tiene solicitado el permiso desde el pasado mes de noviembre y están pendientes de recibirlo.

Por último, se ha realizado una sesión formativa a los guardas del Parque Nacional de los Picos de Europa sobre los protocolos a seguir para la recogida de las muestras necesarias para llevar a cabo los análisis genéticos. Estos trabajos se realizarán desde este mes de marzo hasta junio, previamente a la época de reproducción de los cánidos, línea que se viene desarrollando desde el año 2009 y de gran importancia para la adecuada interpretación del tamaño de la manada en el Parque de Picos.

leonoticias.com

Artículos relacionados


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *