Setter Inglés

15 febrero, 2012 • Información de interés

Los orígenes del Setter se datan a finales de la Edad Media en Francia, dónde a partir de la mejora de un Spaniel llevado hasta Inglaterra, surgieron las diferentes variedades: galés, irlandés, gordon… Pero lo cierto es que los orígenes no están acotados totalmente.

Lo que a día de hoy conocemos en todo el mundo como Setter Inglés es el fruto de una dura selección que comenzó en el siglo XIX. Destaca la labor realizada por Edward Laverack, quién con una dura selección creó una línea que consiguió extender por todo el mundo. A su muerte, su amigo Richard Llewellym creó su propia línea mezclando perros comprados a Laverack con setter irlandeses, gordon e ingleses. Surgió así una línea de Setter de menor tamaño pero incansables y muy trabajadores en el campo, conocidos como Setter Llewellym.

Se dice del Setter Inglés que es un perro sibarita, elegante en el campo dónde los allá y… nada más lejos de la realidad. Todos los que hayan podido disfrutar de esta magnífica raza sabrán que adorna su trabajo con una elegancia sublime y con un bonito manto de pelo largo y sedoso. Además, es capaz de encandilar a cualquier cazador con su carácter noble y nada conflictivo, es un gran perro para convivir en familia.

Parece una contradicción hablar en nuestro país del Setter Inglés como un especialista de terrenos abiertos y despejados, pero lo cierto es que los primeros ejemplares se utilizaban y se seleccionaron para cazar en los páramos de Inglaterra, lo que no le impide ser el rey de la caza de la becada en los densos bosques que gobiernan.

Estándar del Setter Inglés

Fuente fotográfica: Luis Cumplido y Wikipedia



Artículos relacionados


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *