«Seguridad jurídica» y «flexibilización» para la gestión del lobo en Castilla y León

29 mayo, 2017 • Noticias de caza

El conejero de Fomento y Medio Ambiente de la Junta de Castilla y León afirma que hay una densidad de lobos «incompatible» con la ganadería extensiva en «muchos puntos» de la región. Por ello,  Juan Carlos Suárez Quiñones se reúne este lunes con el  director general de Medio Ambiente de la Comisión Europea para pedirle «seguridad jurídica» en la gestión del lobo. Tras esta reunión se espera concertar nuevos encuentros en territorio castellanoleonés con el fin de conseguir la «flexibilización» pretendida por la Administración regional.

La consejería de Fomento y Medio Ambiente de la Junta de Castilla y León ha visto una vía a la que aferrarse en el tema del lobo y esa es la línea que va a seguir. El consejero Juan Carlos Suárez Quiñones mantendrá un encuentro hoy en Bruselas con el director general de Medio Ambiente de la Comisión Europea, Daniel Calleja, al que pedirá «seguridad jurídica» a la hora de actuar en esta materia.

Pero para llegar a este punto, es preciso recordar una serie de hechos y el primero es reconocer que desde hace tiempo son muchas las gestiones que se vienen haciendo a favor de la compatibilización de la vida rural ganadera en extensivo con la presencia del lobo al sur del Duero pero la realidad es que «tenemos un verdadero problema de mala coexistencia del lobo con la ganadería extensiva en Segovia, Ávila, Salamanca y sur de Zamora, con numerosos daños», manifestó Suárez Quiñones a este medio.

En opinión del consejero, se han llevado «al máximo» las medidas preventivas, o la compensación de daños que se producen con «unas mejoras importantes en el modo de aseguramiento y en el pago con una media de 23 días en vez de un año con sucedía anteriormente». Pero a pesar de lo dicho, «seguimos sin solucionar el tema de fondo y es que hay una densidad de lobos incompatible con la ganadería extensiva en muchos de estos puntos». La clave está en que este animal está estrictamente protegido al sur del Duero y prácticamente, «hay una nula flexibilidad a la hora de tomar medidas de manejo de densidad mediante controles preventivos y selectivos de ejemplares allá donde es necesario bajar esa densidad».

Llegados a este punto, la propia Comisión Europea ha hecho una evaluación a lo largo de dos años de cómo ha sido la implantación del sistema Red Natura 2000 y «casi por primera vez, la comisión ha detectado que hay problemas de implantación y aplicación de esta Red Natura porque se producen conflictos que dificultan esa aplicación y hacen que sea menos sentida y valorado por las zonas», apuntó.

A finales del mes de abril la Comisión trasladó a diferentes órganos, entre ellos el Parlamento Europeo, una comunicación en la que fija un Plan de Acción en 15 ámbitos en los que habría que mejorar pues se han detectado problemas y, por lo tanto, hay que buscar soluciones.

«Creemos que es una oportunidad para que sea definido este problema de la difícil coexistencia del lobo y la ganadería extensiva en nuestro territorio y lo estamos aprovechando para obtener de la Unión Europea un documento de flexibilización de la interpretación», manifestó Suárez-Quiñones

Dicho de otro modo: La Junta busca «tener más seguridad jurídica a la hora de que esas actividades de control que hagamos y de modificación de la densidad sean conformes con la interpretación auténtica de las directivas y no tengamos problemas con la vigilancia lógica, correcta y extraordinaria que tiene que hacer el poder judicial», concluyó el consejero.

De esta reunión, que se entiende como una manera de seguir avanzando, se esperan obtener nuevos encuentros en «nuestro territorio».

Informa elnortedecastilla.es

Artículos relacionados


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *