Safari de luna de miel VI

27 agosto, 2011 • Miscelánea

El último día en África no salimos porque el avión despegaba a las 12, teníamos dos horas buenas hasta el aeropuerto, así que nos dedicamos a hacer el equipaje, almorzar y estar por allí haciendo las últimas fotos, mentalizándonos de que la aventura acababa. De camino al aeropuerto, me fije que la expresión de las caras no era ni mucho menos la misma que cuando llegamos, nadie decía nada e incluso había quien se dormía. Todos estábamos satisfechos pero con ganas de quedarnos, porque ya me habían dicho, África tiene algo que te atrapa y siempre deseas volver.

Al llegar al aeropuerto de Bloemfortein, no tuvimos ningún problema y al ser pequeño, en seguida embarcamos. Al llegar a Johannesburgo hicimos lo mismo que a la ida, buscamos un trabajador del aeropuerto que nos acompañara y guiará para embarcar las armas y el equipaje. Al embarcar el equipaje no perdáis nunca de vista los pasaportes porque la chica de embargue extravió el de Dani. Menos mal que se calló entre las cintas que transportaban el equipaje, porque si llega a caer sobre ella, no sé qué hubiera pasado. Por suerte todo quedó en una anécdota. Una vez libres de equipaje, embarcamos nosotros para comprar recuerdos y comer algo antes de despegar.

En el control de seguridad tuvimos problemas con Pepe, se lo llevaron a un reservado y le remiraron la maleta de mano. Resulta que sin darse cuenta había quedado un casquillo en el bolsillo del chaleco, pero no fue más que un pequeño contratiempo.

En el restaurante, la chica no daba crédito porque nos comimos tres hamburguesas cada uno, ya que sabíamos de antemano que la comida del avión dejaba mucho que desear.

Después de más de once horas de vuelo, llegamos a Zurich. Allí tuvimos que correr porque llegábamos un poco tarde y en el control nos volvieron a registrar el equipaje de Dani, por una figura de resina que había comprado. Ellos se creían que era de marfil. Antes de despegar llamé a mi suegra y le dije que nos trajera seis bocadillos de pan con tomate y jamón, que la comida del avión no valía nada y estábamos hartos de mantequillas. Dicho esto, nos pasaron más de tres o cuatro horas que ya tocábamos tierra en el aeropuerto de Barcelona y nos encontrábamos comiendo dichos bocadillos.

Después de esto, mis consejos para aquel que quiera hacer su primer safari son:

-En primer lugar, no tener prisa al contratar y hacerlo con tiempo. Si lo hacéis en grupo, una persona responsable cuide todo el papeleo por el bien de todos, el descuido de uno afecta a todos. Si se trata de un safari de antílopes, cualquier arma y calibre bueno para el jabalí va estupendo allí, lo realmente importante es que te sientas cómodo tirando ( A Dani le dejaron un 270 win y Rafa cazaba con un 7×56 sin ningún problema).

-Pedir consejo a un particular que ya allá hecho una o varias salidas de este tipo porque hay detalles importantes para ti (sobre todo si eres un humilde currante) que los de la orgánica a lo mejor no los dan. Como los costes del papeleo local para sacar animales y/o los costes de aduanas en España. Costes que dependiendo de lo que abatas se convierten en sumas importantes de dinero y a la que estás obligado a afrontar si quieres tener tus trofeos. Con esto quiero decir que ir de safari no es una simple regla de tres, dónde coges una tarifa de precios, elijes unos animales, más la estancia y lo que te quieras gastar por allí lo sumas y le echas 200 o 3000 euros por encima y te vas. Tienes que contar dinero también por lo que os he dicho y pensar que a más animales cazados, mayores gastos de tramitación de papeles. Yo por suerte, estaba bastante bien asesorado, pero tengo un amigo que viajó sin saber esto con otro cazador y cazaron unos 25 animales cada uno, pues resulta que como no contó con esto, se llevó un disgusto cuando le dijeron que la factura de las aduanas superaba los 1800€.

Dicho esto, solo me queda decir que si alguna vez habéis querido hacer algo, yo personalmente os recomiendo que en cuando podáis lo hagáis, aunque solo sea una vez, de verdad, vale la pena.

Y… Con mucho gusto y satisfacción os recomiendo Spitskop Safaris por calidad y por precio, se de gente que el safari les ha costado el doble y después de contrastar opiniones vemos que nosotros estuvimos mejor, no siempre lo más caro es lo mejor…



Artículos relacionados


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *