Sacando pecho

2 Febrero, 2017 • Opinión

Hace justo dos años escribí una carta abierta a los directores de SEO y WWF, donde un servidor “explotaba” contra la deriva radical que estas organizaciones habían tomado, poniendo como ejemplos varias actitudes y procesos en los ambos habían modificado su visión de la cinegética, acercándose cada vez más a las tesis, praxis y comportamientos de Ecologistas en Acción, cuyo ADN es más que de sobra conocido.

Entonces, la actitud de WWF frente a la caza en Parques Nacionales o al control de predadores, o la participación de SEO en un proceso judicial de la mano de EA (cuya sentencia por cierto en contra de la perdiz con reclamo acaba de publicar el Supremo), eran los primeros tintes de un cambio de rumbo teniendo a la caza y al sector cinegético en su punto de mira. Eran las primeras respuestas a lo que estas organizaciones veían venir y que ha sido totalmente ratificado en las elecciones generales, el mundo animalista se había organizado y ellos querían tener su hueco ante la más que posible llegada al gobierno de grupos muy afines a líneas radicales contra la caza. Yo lo denominé, en aquél entonces, “abrir codos”.

Reconozco que aquella carta me trajo más de un dolor de cabeza, incluso llegué en ciertos momentos a pensar que, quizás, debía haber esperado unos días más para madurar, al menos, las formas. Incluso tuve reuniones  posteriores con miembros de SEO, cuyo objetivo sin duda fue darme un toque con amigos y socios comunes de ambas entidades. Todo terminó con sanas declaraciones de intenciones de la necesidad de que ambas organizaciones, Aproca y SEO debían entenderse por el bien de la Caza y la Conservación.

Ya imaginarán todos ustedes cuál es el motivo por el que de nuevo traemos a colación aquellos hechos. La cuestión es que, recientemente, SEO se ha embarcado en un debate interno sobre el posicionamiento de esta organización sobre la caza, cuestión en la que desde luego no deberíamos sino respetar, ya que cualquier proceso interno debe ser eso mismo, algo en lo que los demás ni pinchan ni cortan. Nos podrá gustar más o menos cómo una organización fundada por cazadores puede tener un debate de tal calado, y si la experiencia de decenas de años colaborando con cotos de caza y sacando pecho del estado de conservación de éstos, no ha sido suficiente para valorar que la caza no sólo es compatible con la conservación, sino necesaria. Pero, insisto, no dejaba de ser un proceso interno entre sus socios.

Dicho proceso, venía además precedido por un ‘documento de posición del comité científico de SEO’, donde diferentes investigadores exponían cómo debe ser la caza para que sea compatible con la conservación, documento que, con ciertos matices, el propio sector cinegético podría avalar perfectamente.

Hasta aquí parece que todo es razonable. Sin embargo, SEO Birdlife decide dar un paso más y, no contentos con ese proceso interno, eleva dicho posicionamiento al conjunto de la sociedad.

SEO comete dos graves errores: el primero de ellos, intentar crear una especie de referendum en España acerca de si la caza es compatible con la conservación, como algunos medios generalistas ya han adelantado a publicar. ¿Y si es negativo, cuál será el siguiente paso de SEO, prohibir la caza? El segundo de ellos, desarrollar este proceso a través de una encuesta, que no sólo es tendenciosa, sino absolutamente vergonzante. Pongamos algunos ejemplos del empeño de SEO a que los encuestados tengan una predisposición.

Podemos comenzar con el video resumen del Documento de Posición del Comité Científico https://www.youtube.com/watch?v=8IOp2O5xxWA donde con neta y clara intención sólo se habla en modo negativo. «La caza no es compatible con la conservación cuando…., y así ponen hasta seis ejemplos», imaginen al lector que sólo escucha ejemplos de incompatibilidad… qué fácil y lógico hubiera sido dirigir este video en positivo.

Pero aquí no termina lo más grave. La encuesta que dirigen a toda la sociedad y que, según comentan, será el barómetro de opinión y servirá a SEO para detallar su posición, es un absoluto despropósito. En primer lugar, la plataforma desde donde se hace, continuando por mezclar las opiniones científicas con las líneas de trabajo de SEO con veneno, caza ilegal, métodos ilegales, plumbismo, electrocuciones… toda una carta de presentación para el encuestado que le introduce en un ambiente de idilio con la cinegética. ¿Por qué no ha sido el propio comité científico el que ha elaborado la encuesta?

En definitiva, amigos de SEO, ahora sí habéis cruzado la línea que tantas veces pisabais con cierto equilibrio. Y lo habéis hecho sin pudor en un momento en el que, como bien conocéis, nos encontramos, con una sociedad principalmente urbana, sensiblera, ciega con la realidad de la gestión del campo y con un odio visceral hacia la tauromaquia y la caza. Dirigirse a esta sociedad con vuestra carta de presentación es un suicidio o, quién sabe, un éxito, dependiendo del grado de pulcritud de vuestras intenciones.

Es como si desde la caza se organizara una encuesta a la sociedad rural para que éstos valoren cuál es el papel de la organizaciones ecologistas, la importancia de su trabajo en la defensa del medio natural y de la vida en el medio rural y, en ese proceso, comenzáramos por dar la cifra de las subvenciones que estas organizaciones han recibido en los últimos años, y preguntáramos qué les parecería destinar esa financiación a otros destinos, de carácter social por ejemplo… Así es, estaríamos desarrollando la misma estrategia demagógica que en vuestra encuesta. Y no lo haremos porque en el conjunto de las organizaciones conservacionistas hay entidades muy serias, profesionales, con las que hemos trabajado y seguiremos colaborando desde el sector cinegético. Pero lo que quizás sí sea necesario que la sociedad conozca es esto mismo, que detrás del G5 (SEO, WWF, EA, Amigos de la Tierra y Greenpeace) hay vida y que hay otro ecologismo diferente a aquellos que tienen más financiación pública o más presencia en los medios.

Y lo más increíble es que SEO Birdlife en Europa presume de que España es el país con más porcentaje de espacios naturales protegidos de todo el continente; incluso les premian por proyectos donde se saca rédito a estas cifras, datos que sólo son la consecuencia de una gestión privada en cotos de caza. Quizás para SEO, su ejemplo sea Doñana y su total degradación ambiental en el momento en el que cesó la actividad privada y comenzó la pública.

Por todo ello, a SEO no le queda otra salida más que la retirar esta encuesta, pedir disculpas y llevar su proceso interno hasta donde buenamente decidan sus bases o sus dirigentes. Y como estoy seguro que esto no va a ocurrir, los siguientes pasos serán cerrar las puertas de nuestro medio a estas organizaciones y empezar a sacar pecho nosotros mismos de nuestro propio trabajo. Al tiempo.

Luis Fernando Villanueva

Presidente de Aproca

Artículos relacionados


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *