Roban un valioso galgo que iba a participar en el Campeonato de España

30 diciembre, 2016 • Actualidad

Damara de San Roque, la galga que ganó el último Campeonato de Galgos de Castilla-La Mancha y una de las favoritas para el Campeonato de España ha sido robada, junto a dos cachorros más, de la casa de su dueño el pasado 28 de diciembre. Eduardo Alonso, el dueño, asegura que si no aparece dejará de criar galgos a pesar de llevar 40 años practicando esta afición.

A pesar de las últimas operaciones de la Guardia Civil contra el robo de galgos, continúan las sustracciones de estos animales en toda España. Ahora le ha tocado el turno a Damara de San Roque, la galga que ganó el último campeonato de Castilla La Mancha y que figuraba entre las favoritas del 79 Campeonato de España de Galgos, que se disputará del 13 al 28 de enero en una finca de Osuna (Sevilla), a la que acudirán cerca de 40.000 personas.

La fecha del 28 de diciembre, día de los Santos Inocentes, no se le olvidará fácilmente a Eduardo Alonso, el dueño de Damara de San Roque, una galga de 30 meses, que hace escasos días había sido proclamada campeona del grupo II en el campeonato de Castilla La Mancha. En la madrugada de ese día, esta galga fue sustraída del búnker que Eduardo tiene en su vivienda de un pueblo de Toledo, un búnker del que también se llevaron otros dos galgos cachorros. Damara era el único perro que Eduardo presentaba al campeonato. «Fueron a buscarla a ella porque saben que es campeona, para usarla en carreras ilegales y apuestas, o bien para presumir de que la tienen, ya que no podrán presentarla en un campeonato oficial, puesto que genéticamente está registrada en el libro de Orígenes de la Federación de Galgos, con lo que ni ella ni sus descendientes podrán nunca competir en una carrera oficial», declaraba a ABC el dueño de Damara.

«Si no aparece Damara, no criaré más galgos y eso que es una afición que mantengo desde hace cuarenta años», ha declarado a ABC Eduardo Alonso, quien lamenta no haber tenido cámaras de seguridad en el búnker para poder identificar a los ladrones. El afectado muestra aún su esperanza en que aparezca Damara, por lo que pide la colaboración ciudadana.

Por su parte, la Federación Española de Galgos, presidida por Luis Ángel Vegas, no se ha puesto en comunicación con el afectado para interesarse por los hechos, ni la página web de esa institución se ha hecho eco de que ha sido sustraída la campeona de Castilla-La Mancha.

La Guardia Civil se ha hecho cargo de la investigación de este robo, que ha movilizado a los galgueros en las redes sociales para denunciar la impunidad con la que actúan los ladrones a la hora de sustraer galgos. El presidente de la Federación de Galgos de Castilla-La Mancha, Alberto de Lucas, ha pedido a las autoridades competentes que dediquen «todos sus máximos esfuerzos para perseguir esta lacra, encontrar a los culpables y los galgos robados y que caiga sobre ellos todo el peso de la Ley». Asimismo, en algunos foro ha llegado a proponer que no se celebre el campeonato nacional en Osuna hasta que no aparezcan los animales sustraídos. «Estamos cansados de que sigan robando galgos y aquí nadie haga nada a pesar de las operaciones Duplicado (caso Chapapote) y Harry y Clavijo llevadas a cabo por la Guardia Civil, en los que hubo decenas de imputados», indican desde la Federación de Galgos de Castilla La Mancha.

De hecho, en junio de 2016 el juez de Primera Instancia e Instrucción 1 de Carmona, Francisco José Córdoba, sobreseyó provisionalmente y archivó el caso Chapapote tres años después de que se iniciara la investigación del robo de galgos en España para usarlos como sementales, en cacerías o en carreras, una operación que incluso puso en jaque el último Campeonato de España de Galgos por la participación de descendientes de perros sustraídos. El archivo no es firme, ya que un galguero sevillano ha interpuesto un recurso contra el archivo que aún no se ha resuelto. Curiosamente, la Federación Española de Galgos, que puso a los tribunales sobre la pista del caso Chapapote, no presentó finalmente recurso contra el archivo.

Algunas fuentes han indicado que si el caso Chapapote se archiva definitivamente, la decisión de que finalmente puedan participar en competiciones oficiales descendientes de ese perro corresponderá a la Federación Española de Galgos, ya que no habría resolución judicial prohibitiva. «El problema -dicen- es que los jueces ven estas causas como el robo de perros y no como el robo de perros de competición de gran valor económico, algo que tiene además una afección social».

Informa: abc.es


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *