Rifle Thompson Compass: características, calibres y análisis

Rifle Compass

El rifle americano Thompson Compass llega al mercado español tras su popularidad en los EE.UU.

Es un rifle económico, preciso y seguro válido para las modalidades de montería, rececho y esperas.

Juan Francisco París | Introducido en el mercado norteamericano por Thompson Center en 2016, el modelo Compass se puede considerar un rifle nuevo en España porque las primeras unidades las comercializó Borchers S.A. en 2018.

Thompson Center pretendía con el Compass competir con otros rifles norteamericanos muy precisos y de bajo precio que, desde 2013, habían ido lanzando otras marcas. Y lo ha conseguido porque desde un primer momento en su país de origen ha alcanzado una gran popularidad e incluso ha sido galardonado con varios premios.

Rifle preciso y bien equipado si exceptuamos pequeñas piezas, como la retenida del cerrojo o la aleta del mando del seguro, el resto de las que integran el rifle están impecablemente terminadas en negro mate, acabado que últimamente se utiliza mucho en armas de todos los precios y que personalmente me agrada porque, aunque el rifle parece un tizón, no produce destellos.

Monta un cañón redondo sin miras de 56 cm en calibres estándar y de 61 cm en mágnum que se ofrece de serie con rosca y cubre-rosca en la boca de fuego (también de moda actualmente).

Sin embargo, su cañón es distinto al que utilizan los de otras marcas porque su ánima posee un rayado especial, denominado 5R, que según el fabricante presenta como ventajas sobre el estriado convencional que reduce la fricción entre el proyectil y el ánima y, como consecuencia, también se calienta menos y mantiene la precisión de forma continua durante más disparos.

No he podido constatar que se calienta menos durante las diferentes series de disparos que he realizado con el rifle que aparece en las imágenes, a pesar de que un día estuve disparando con el Compass y con un Sako del mismo calibre –el 6.5 Creedmoor–. Sin embargo, sí puedo asegurar que, pese a su gatillo, que más adelante trataré, es un cañón muy preciso porque he conseguido hacer grupos de impactos muy cerrados a 100 metros.

Rápido, seguro y ergonómico

El armazón se ofrece de serie con bases tipo Weaver para la montura del visor. Es cerrado –tiene ventanilla de expulsión– y está disponible en dos longitudes diferentes: corto o estándar, según el rifle esté recamarado para cartuchos de vaina corta o no.

La ventana de expulsión es lo suficientemente amplia como para poder introducir en la recámara un cartucho con relativa comodidad, pero para hacerlo con la ayuda del cerrojo hay que inclinar hacia la izquierda, hasta que la ventanilla de expulsión quede hacia arriba, introducir por ella un cartucho y cerrar el cerrojo. Si se opera como normalmente se hace, soltando un cartucho sobre el cargador con el arma en posición de tiro y accionando el cerrojo, no es posible alimentar la recámara.

Como el cañón, el cerrojo es otro punto fuerte de este rifle. Más negro que el
azabache como el resto del Compass y con cuerpo casi cilíndrico, desliza suavemente por la acción. Tiene palanca bien acodada que termina en forma cilíndrica y estriada, así como tres tetones de cierre en la cabeza –apertura a 60 grados–. Ésta envuelve al culote del cartucho y lleva el extractor y un expulsor activo. Se puede montar y desplazar tan rápido como podamos accionarlo.

Igual podemos decir del positivo diseño del mando del seguro: una aleta de tres posiciones silenciosa y localizada en el cuerpo del cerrojo que recuerda a la del Winchester 70. En posición adelantada el rifle hace fuego; en posición intermedia actúa el seguro y se puede abrir el cerrojo y al situar la palanca en su posición más retrasada actúa el seguro y bloquea el cerrojo.

Y de la caja sintética porque es resistente, ergonómica, agradable al tacto y mantiene flotado al cañón. La culata está rematada por una cantonera de goma de 20 mm y tiene carrillera y permite apuntar cómodamente con el visor. Además, tanto la empuñadura como el puntal poseen superficies antideslizantes que cumplen a la perfección su función y permiten un agarre muy firme.

El cargador, del tipo Mannlicher rotativo, cumple bien su función. Es de polímero y tiene capacidad para 4 ó 5 cartuchos (más 1 en recámara) dependiendo del calibre.

Funciona a la perfección pero el 5 cartucho, al menos el modelo probado, se introduce con cierta dificultad.

Probando el rifle Compass con un visor Kahles

Inicialmente se probó con un Kahles 2,5-10×50 con el disparador a unos 2,1 kg.

Precisión sub-MOA comprobada del rifle Compass

El gatillo –como los cazadores popularmente llamamos al disparador– se puede regular en recorrido y peso entre entre 1,5 kg-2,3 kg (3,5-5 libras, aprox). El del rifle probado venía regulado de fábrica a casi 2,1 kg aunque, curiosamente, en el manual de instrucciones del Thompson Center se indica que «el ajuste de fábrica proporciona los mejores resultados».

No me lo creí, por lo que me desplacé al campo de tiro con un Compass 6.5
Creedmoor y con cartuchos Barnes TTSX, de 120 grains, con la intención de averiguar cómo funcionaba el rifle más que pensando en que lograría que agrupara debido a la dureza del disparador. Además, Borchers, S.A me había enviado el rifle con un Kahles 2,5-10×50 con retícula 4A, muy nítido pero poco potente para conseguir agrupaciones muy cerradas a 100 metros.

Me equivoqué. Cuando después de regular el visor, apretando poco a poco el disparador y aguantando la respiración, conseguí una agrupación MOA de 4 tiros, no me lo podía creer.

Ajuste del gatillo del rifle Compass

Como el funcionamiento fue impecable, decidí rebajar el peso del gatillo y montarle un visor más potente pensando, como así fue, que mejoraría la agrupación. Dicho y hecho: días después estaba de nuevo en la galería de 100 m de mi club con el mismo arma pero con un visor Bushnell Elite 4200 6-24×42 con retícula Mil-Dot y el gatillo regulado a unos 300 gramos menos de peso, con el que conseguí –y consigo normalmente cada vez que tiro– mejores agrupaciones, algunas tan cerradas que están en poco más de media MOA. Por eso, en las fotos aparece el rifle con los dos visores.

Para realizar el ajuste del gatillo hay que armarse de paciencia, además de tener las herramientas necesarias y un bote de laca de uñas. No es fácil, aunque se puede realizar siguiendo las instrucciones del manual. Primero hay que desmontar el cañón de la caja para acceder al grupo de disparo y luego vencer la resistencia de un robusto muelle –el resorte principal de retorno del gatillo– actuando sobre dos arandelas y después actuar sobre el tornillo de ajuste. Por último, una vez que se ha conseguido la regulación “deseada”, comprobándola a cada paso con un pesa- gatillos, el manual recomienda que se sellen con laca de uñas las dos tuercas del muelle de retorno principal para evitar que se desajuste. La que utilicé yo, con permiso y ante el asombro de mi mujer cuando se la pedí, es de color rojo para que se vea bien en la foto, en la que también se aprecia el pesa-gatillos Lyman y las demás herramientas necesarias para realizar el ajuste. Escribo «deseada» entre comillas porque me hubiera gustado dejarlo en 1,5 kg, pero no logré bajar de 1,8 kg. Otro día quizás vuelva a intentarlo.

Válido para rececho, montería y esperas

Uso en rececho, montería y esperas El Compass es un rifle muy preciso incluso con el disparador como viene de serie. Su aleta del seguro no hace ruido, no se encasquilla, se puede recargar rápidamente y el diseño de la culata permite encarar cómodamente con visor. Además, la capacidad del cargador es suficiente y, si es necesario, se puede alimentar rápidamente la recámara inclinando al arma y soltando un cartucho en el armazón como se ha descrito antes.

Por tanto, es válido para cazar en cualquier modalidad utilizando la regulación de fábrica o bien rebajándole el peso del gatillo, lo que recomiendo sobre todo si el rifle se destina a la caza en movimiento o al rececho a grandes distancias. A un armero seguro que no le cuesta tanto trabajo como a mí y merece la pena.

En EE. UU., los cazadores –y supongo que los armeros– no pierden el tiempo intentando ajustar el gatillo: sustituyen el muelle principal de retorno por otro resorte que se vende como accesorio que, tras instalarlo, deja el peso del gatillo poco más de 1kg. Pero que yo sepa, este muelle no se puede conseguir en España.

Ficha técnica Thompson Compass

Arma: Rifle de cerrojo.

Calibres disponibles: .22-250 Rem.: .243 Win.; 6,5 Creedmoor; .270 Win.; 7 mm. Rem. Mag.; .308 Win.; .30-06 y .300 Win. Magnum.

Cañón: Cañón flotado con estriado asimétrico de patrón ruso 5R. Carece de miras y se ofrece de serie con rosca en la boca de fuego.

Longitud del cañón: 56 cm en calibres estándar; 61 cm en magnum.

Miras: Carece de miras abiertas.

Acción: Adaptada a la longitud del cartucho. Armazón cerrado –con ventana de expulsión– terminado en negro. Se sirve de serie con bases tipo tipo Weaver para la montura del visor.

Cerrojo: Terminado en negro. La cabeza envuelve el culote del cartucho y tiene tres tetones –apertura a 60°–, un extractor y un expulsor activo. La maneta tiene forma cilíndrica y superficies antideslizantes.

Caja: Sintética, de polímero de alta resistencia de color negro. Tiene zonas antideslizantes en los laterales del puntal y en la empuñadura de pistola y enganches para las anillas de la correa porta-fusil. La culata posee carrillera y cantonera de goma de 20 mm.

Longitud total: 105,4-111,8 centímetros dependiendo del largo del cañón y de la acción.

Peso: 3,289 kg en cal. estándar; 3,400 kg en magnum.

Precisión certificada: Thompson garantiza que el modelo Compass tiene precisión sub-MOA para tres disparos con munición de calidad.

Gatillo/disparador: De un solo tiempo y regulable en recorrido y en peso entre 1,5 kg-2,3 kg (3,5-5 libras, aprox) mediante tres tornillos.

Seguro: Aleta de tres posiciones al alcance del dedo pulgar, situado detrás de la palanca del cerrojo: fuego, seguro sin bloqueo del cerrojo y seguro con bloqueo del cerrojo.

Cargador: Cargador de petaca rotativo de polímero con capacidad para cinco o cuatro cartuchos, dependiendo del calibre.

Precio de venta al público recomendado: 751 euros (en todos los calibres).

Importador: Borchers, S.A. www.borchers.es

Versiones: De momento, en España no se comercializan otras versiones.


2 comentarios. ¿Quieres agregar algo?:

  1. José Garuz dice:

    Me gustaría saber si lo fabrican en EEUU en calibre 270WSM ?
    Si lo fabricasen, no me importaría en absoluto encargar un rifle aunque tuviese que esperar su importación.

  2. Juan Francisco Paris dice:

    En EE.UU se ofrece en algunos calibres que no tienen uso en España, además de en los que se mencionan en el artículo, pero no está disponible en .270 WSM. Puede comprobarlo entrando en la página web de Thompson Center.

    Saludos

    Juan Francisco

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *