Relatos : Polonia 1994

19 mayo, 2010 • Miscelánea

PRIMER  VIAJE  A  POLONIA

Salimos  de  Madrid   el  27  de  Julio  de  1994   a  Varsovia  haciendo  escala  en Zurich .  Íbamos  en  el  avión  haciendo  todo tipo de  planes, cuantos  podíamos  matar, hay  que matar  uno  o  dos  guarros  como  mucho  que  sino  se  nos  va de  presupuesto, lo  típico  cuando  vas  a  un  viaje  de  este  tipo .

Llegamos  a  Varsovia  sobre  las  tres  de  la  tarde  y  tras  hacer  los  tramites  de  armas , equipaje  y  pasaportes  por  fin  salimos . Estaban  esperándonos  Kinga y Marco una  polaca  de  1,90 , ojos  azules  que  estaba  para  mojar  pan……….   y  el  organizador  un hombre  de  unos  cincuenta  años  con  una  cara  de  alcohólico  impresionante . En una furgoneta  nos  pusimos  rumbo  a  Luszyn  , que  era  el  pueblo  donde  se  encontraba  el  cazadero , no  he  pasado  tanto  calor  en  mi  vida .

Al  llegar  la  casa  nos  pareció  impresionante , pero  como  decía  Rafa  muy  bonita  por  fuera  como  en  las  películas , por  dentro  no  estaba  mal  lo  que  pasa  es que  hacia  un  calor  de  muerte  y  estaba  lleno  de  moscas .

Tomamos  algo  de  beber , agua  con  gas caliente , deshicimos  el equipaje  y  nos  dieron  una  vuelta  por  allí  para enseñarnos  el  montaje  que  tenían   cría  de  faisanes ,  agricultura  y  una  alcoholera  que  destilaba  un  vodka  de  trigo  repugnante  y  cabezón .

Sobre  las  siete  nos  presentaron  los  guardas   Sviczec  y  Stanislao  yo  le  dije a  Rafa  que  me  iba  con  Stanislao , por  elegir  uno ,  y  salimos  cada  uno  por  un  lado. Lo  primero  me  llevo  a  tirar  al  blanco , desastroso  por  cierto . y  luego  dimos una  vuelta  vimos  un  par  de  hembras  con  los  chotillos  y  un  macho  que  el  guarda no  lo  vio  hasta  que  se  metió   y  yo  llevaba  un  minuto  señalándoselo ,  luego  estuvimos  en una  caseta  durante  media  hora  oyendo  los  guarros  pero  nada  no salieron  al  anochecer  nos  volvimos  a  la  casa  , Rafa  tampoco  vio  nada . Cenamos y  nos  metimos  en  la  cama  a descansar .

Eran  sobre  las  tres  y  cuarto del  día  28   cuando  nos  levantamos  cada  uno a  su  coche  ,  que  eran  todo  terrenos  del  ejercito  ruso  bastante  machacados , con su  guarda y  a cazar. Miramos  primero  en  una  siembra  que  estaba  medio  cosechada    y  vimos  un  par  de hembras  por  lo  cual  nos  subimos  al  coche  y  proseguimos  unos 100  metros  aparcamos  y  empezamos  a  caminar  por  el  borde  de  la  siembra  hasta  un  prado  impresionante  que  estaba  entre  dicha  siembra  y  un  bosque , al  asomarnos vimos una  hembra  y  de  refilón  el  macho  meterse  al  bosque , Stanislao  hacia  gestos de  rabia  e  intentaba  decirme  que  si  hubiéramos  llegado un minuto  antes  lo  hubiera tirado .

Nos  quedamos  esperando  como  diez  minutos  yo  para  entrenar  apuntaba  a la  corza  cuando  de repente  salió  el  macho  a  mitad  del  prado , se  quedo  a  100 metros  atravesado  Stanis  me  puso  la  vara  , con  forma  de  aspa ,  me  encare  quite  el  seguro  y  horror  el  rifle  no  tiraba ,  cargué  todo  lo  rápido  y  silenciosamente  que pude  y PUUM,   el  corzo  desapareció  Stanis  enseguida  me  dio  la  mano  pero  no  las tenia  todas  conmigo  ,  salí  corriendo  a  el  tiro  y  allí estaba  mi  primer  corzo  con  el tiro  en  todo  el  medio  alto  ,  el  guarda  me  hizo  la  ceremonia  de  la  ramita   y  se  fue  a  por  el  coche  y  yo  me  quede  allí  atontado  ,  alucinando  con  el  entorno,  el  corzo  ,  la  mañana  que  hacia  ,  la  hierba  empapada  ,  esos  cinco  minutos  que  tardo  en  volver  el  guarda  fueron  increíbles .

Seguimos  cazando  y  a  eso  de  las  seis  y  media  vio  Stanis  dos  muy  lejos  y teníamos  que  darnos  prisa  puesto  que  en  breve  se  encamarían . Fuimos  andando  por  un  carril  con  zarzas  a  los  lados  que  nos  tapaban  de  los  corzos  pero  al  llegar a  la  ultima  zarza  habían  desaparecido ,  Stanis  me  dijo  que  me  quedara  allí  atentoque  el  se  iba  a  por  el  coche  ,  como  pensé  que  no  los vería  mas  me  puse  a  mear y  cuando  estaba  acabando  miro hacia  arriba  y  los  veo  en  pie  mirando  a  todos  lados , ya  que  a  mi  me  tapaban  las  zarzas ,  me  apoye  en  la  vara  y  pum  bajo  salieron  arreando  tire  otra  vez  y  bajo   una  tercera  corriéndole  mucho  la  mano y  debí  rozarlo  porque  hizo  un  extraño  y  de repente  se  paro  pensé  que  esta  era  la ultima  oportunidad  le  apunte  bien  al  codillo , me  apoye  fuerte  y  rocé  el  gatillo, le  vi  dar  un  paso  atrás  y  caer . Stanis  que  estaba  a  unos  400  metros  de mi  estaba  empezó  a  dar  gritos  , porque  al  oírme  tirar  se  puso  a  mirar  con  los  prismáticos , salí  corriendo  hacia  el  corzo  , no  se  porque  me  dio  esta  manía  de correr ,  y  llegue  a  la  vez  que  el  coche  .  Era  muy  bonito  fino  pero  muy  largo con  unas  luchaderas  importantes .

Volviendo  a  la  casa  vimos  uno  pequeño  me  dijo  que  no  lo  tirara  y  lo  tuvimos  a  50  metros  del  coche  comiendo.

Volvimosa  la  casa  y  Rafa  ya  había  llegado , se  acerco  a  la  ventana  del  coche  y  me  dijo :

– que  has  hecho ,  le  dije  que  había matado  dos  y  había  dejado  de  tirar  uno  por ser pequeño ,  me  contesto – joder  yo  no  he  visto  nada .  Los  corzos  pesaron  400  y  372 gramos  respectivamente.  Desayunamos  y  nos  acostamos .

A  las  dos  nos  despertó  Kinga  para  comer  y  nos  echamos  una  siesta  hasta  las  seis  y  media  que  nos  empezamos  a  preparar , yo  le  animaba  a  Rafa  diciéndole que esa tarde  tiraría  seguro  que  sino  al  día  siguiente saldríamos  juntos  porque  decía que  su guarda  era  un  borracho y que no tenía ni idea, al final descubrimos que no era realmente un guarda sino un empleado de la finca muy pegadito de caza.

Salimos  a  las  siete  y  media  vimos  algunas  hembras y a  eso  de las  ocho  me  dijo  que  íbamos  a  Dzik  (Jabalí) ,  me  pareció  muy  bien  ya que era  lo  que  mas me  apetecía  de  todo  el  viaje .  Llegamos  al  pradete donde  había estado  en  la  torreta  la  primera  tarde  nos  asomamos  y  no  había  nada  seguimos  un poco y detrás de  unas  zarzas  que  había  en  mitad  del  prado  había  dos  bultos  negros me  preparo  Stanis  la  vara  apunte  a  uno  de  los  dos , ya  que  eran  iguales  y  no  se distinguía  porque  no  había  apenas  luz ,   cayó  seco  como  un  trapo  nos acercamos y  tenia  el tiro  en la  cabeza  peso  60 kilos  en  canal .

Volvíamos  hacia  la  casa  yo  encantado  con  mi  guarrete  cuando  paro  el  coche  y  me  dijo  que  íbamos a  mirar a  una  siembra muy  querenciosa en la que  había  pasado  la  cosechadora  por  los  bordes  para  poder  ver  cruzar  los  guarros  y  desde  el  borde  vio  dos  nos  acercamos  hasta la  mitad  de  la  monda  donde  había  una zarza  grande y  se  metieron  a  la  siembra  esperamos  como  diez  minutos  y  asomo  uno  yo  con el  anteojo  no  lo  veía ,  pero  muy  previsor  me  había  llevado  el  foco  de  las  esperas  y  se  lo  di  al  guarda  para  que  lo  llevara , Stanis  me  decía  pum pum  y  yo  hacia  gestos  de  que  no  veía  ,  le  hice  señas  para  que  me  echara  la  luz  ,  la  echo  lo  vi  un  segundo  y  PUUM , como  me  decía  siempre  que  mataba  algo , dijo  – Kaput .  El  guarro  al  tirarlo  no  me  pareció  nada  del  otro  mundo  porque  estaba  lejos  y  pensé  que  estaba  al  lado ,  le  iba  a  quitar  el  foco  para ir  a  ver  el  guarro  cuando  me  mando  callar  ,  sentimos  una  carrera  por  delante  y  se  veía  un  bulto  negro  saltando  por  la  siembra  me  rompió  a  unos  30  metros  a  mi  izquierda  al  cruzar  la  monda  echo  la  luz  Stanis  y  tire  a  la  carrera  y  siguió  corriendo  lo  había  visto  bien  y  era  un  pedazo  de  pavo  el  guarda  hacia  gestos de rabia  y  me  hacia  señas  con el  dedo  índice  de  las  navajas  que  tenia .   No  lo  podía  haber  fallado  estaba  a  capón  y  era  enorme ,  lo  primero  fuimos  al  tiro  y  había  un  rastro  de  sangre  que lo podía seguir hasta Stevie Wonder ,  pero  en  vez  de  seguirlo  nos  fuimos  al  primero  que  estaba  seguro ,  al  llegar  me  quede  helado  era  un  guarraco  con  una  boca  espectacular  y  un  tirascazo  en el  codillo , que  me  costo  encontrar  porque  no  tenia  salida, en  ese  momento me  daba  igual  no  cobrar  el  otro  aunque  era  mucho  mas  grande ,  lo  destripamos  y  lo  cargamos  en  el  coche  no  sin  algunos  problemillas .

Enseguida  nos  fuimos  al  tiro  del  otro y  cogimos  el  rastro  que  se  metía  en  un  maizal más  alto que  yo ,  la  verdad  iba  cagado de  miedo , a  unos  doscientos  metros  Stanis  grito  Kaput , Kaput  llegamos  y  que  espectáculo  un  gorrinaco  de  180 kilos  con el  tiro  en  la  paleta  un  palmo  alto  tenia  las  navajas  como  el  otro  la  pena  es  que  tenia  una  partida  pero  en  ese  momento  me  daba  igual . Al  llegar  a  la  casa  Rafa  estaba allí en  la  entrada  sentado con Kinga  y  Sviczec  esperando  y  me  dijo  que  no  había  tirado  yo  le  dije que  había matado  tres  guarros  el  estaba  encantado  por  mi  , sobre  todo  cuando  le  dije  que  dos  pavos  fue  al  maletero  a  mirar  y  estaban  el  120  y  el  de  60  kilos  y  le  dije  que  el  otro  no  lo  habíamos  podido  ni  mover ,  tuvieron  que  ir  cuatro  empleados  de  la  casa  a  cobrarlo y tardaron  en  volver  cerca  de  una  hora .

El  resto  de  los  días  salimos  juntos  los  cuatro  en  un  coche,  Rafa  mató  un  corzo  tras  una  entrada  preciosa , no  muy  largo  pero  muy  perlado  muy  bonito  y  pincho  otros  dos .

El  Domingo  31  salimos a las  tres  y  media  y fuimos  a  la  siembra  donde  había matado  yo  los  cochinos  y  nos  colocamos  uno  en  cada  lado , nosotros  estábamos sintiendo un  guarro delante  de repente  se  fue  hacia Rafa  y  le  hice  señas  pero  debió oírles  y se volvió  hacia  mi  le  vi  asomar  la  cabeza en  un  par  de  ocasiones  y  estuve a  punto  de  tirarle dentro  de  la  siembra  pero  esperé  y  a  los  diez  minutos  asomo  la jeta  a  la  monda  a  mi  derecha  como  a  40 metros  y    le  pegue  en  mitad  de  la  cabeza  y  pataleo  unos  segundos  un  machete  de  72 kilos  con  poca  boca .

A  la  mañana  siguiente , que  era  el  día  que  nos  íbamos ,  estaba  entrando  a  una pareja de  corzos  cuando  asomo  un  guarro le  tire y  desapareció  seguimos el  rastro  cerca  de  una  hora  y  no  lo  conseguimos  cobrar .

El  balance  final  del  viaje   no  fue  malo  en  cuatro  días  cobramos  tres  corzos  y  cuatro  guarros  , sino  hubiera  sido  por  el  calor  que  hacia y lo tardío de las fechas  hubiéramos  cobrado  algún  corzo  más ,  vimos  mucha  caza  desde  faisanes ,  enormes liebres  y zorras   hasta  un  gamo  impresionante ,  la  verdad  es  que  ha  valido  la  pena .

JCM




Hay sólo 1 comentario. Yo sé que quieres decir algo:

  1. Jaime dice:

    Gracias JCM por este gran relato, contiene muchos detalles. ¿Has vuelto a ir a Polonia desde entonces?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *