¿Qué hará con la caza el Gobierno socialista?

29 abril, 2019 • Actualidad

El órgano central del partido no se ha posicionado claramente a favor de la caza, aunque presidentes autonómicos la defienden y apoyan.

Futuros pactos para la formación de Gobierno condicionarán posibles decisiones que afecten al sector de la caza durante la próxima legislatura.

Redacción | Tras la celebración de las pasadas elecciones, los resultados tras el escrutinio otorgan al Partido Socialista Obrero Español (PSOE) una suma total de 123 escaños. Estas cifras conceden a los socialistas una mayoría lo suficientemente amplia, a falta de conocer definitivamente los pactos que harán posible la formación del Gobierno, como para afirmar que será la formación que gobernará nuestro país durante los próximos cuatro años.

Con este panorama aparece la incertidumbre de qué política ejercerá el nuevo Gobierno sobre el sector cinegético.

En este artículo repasamos las posturas adoptadas por el PSOE durante su último gobierno y las propuestas realizadas en esta materia durante la reciente campaña electoral.

Posturas contrarias entre el órgano central y los autonómicos

Durante el pasado gobierno socialista, las declaraciones y posturas adoptadas por el partido han podido definirse como dispares y contradictorias. Por una parte, algunos de los ministros del anterior Gobierno mostraron públicamente su rechazo a la actividad cinegética llegando a llamar a los cazadores «casposos», como manifestó el ministro de Fomento José Luis Ábalos.

Otro caso similar fue el protagonizado por la ministra de Transición Ecológica, Teresa Ribera, en el que llegó a asegurar públicamente que si de ella dependiera «prohibiría» las corridas de  toros y la caza. Posteriormente declaró que sus palabras estaban enmarcadas en un plano meramente personal. Asimismo, también manifestó su intención de no tomar ninguna medida contra estas actividades por encontrarse fuera de las competencias de su Ministerio.

También cabe resaltar que el órgano central del Partido Socialista no llegó a reunirse con la Real Federación Española de Caza, ni a manifestar su apoyo a esta actividad, durante la celebración de la campaña #LaCazaTambiénVota. Tan solo su presidenta, Cristina Narbona, realizó unas declaraciones en las que defendió la necesidad de la caza.

En contra de estas posturas se encuentran los gobiernos autonómicos socialistas. Estos, en su mayoría, se han posicionado a favor de la defensa de la caza llegando a mostrar su desaprobación en referencia a algunas de las declaraciones emitidas por sus propios compañeros.

El presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García Page, envió una carta personal a la ministra Teresa Ribera en la que se mostraba «sorprendido y preocupado» por las declaraciones emitidas por la responsable de la cartera de Transición Ecológica. El presidente manchego expresaba en la carta la importancia «no sólo económica, sino además medioambiental, que esta actividad tiene para el sostenimiento del ecosistema en prácticamente toda Castilla-La Mancha, lo que incluye el mantenimiento de las poblaciones animales autóctonas, la cubierta vegetal y, también, el medio rural».

Otra demostración de apoyo a la caza por parte del los organismos autonómicos del partido fue cuando, tras la suspensión de la actividad cinegética en Castilla y León, el Partido Socialista no dudó en mostrar su apoyo a la propuesta de modificación de la ley cinegética, logrando así su aprobación, lo que supuso el poder blindar y proteger la caza en esta comunidad autónoma.

Otras autonomías en las que el PSOE ha mostrado su apoyo y defensa a la actividad cinegética han sido Extremadura (donde el partido apoyó la nueva ley de la caza), Andalucía y Aragón.

Por su parte, la RFEC destacó en las conclusiones de la campaña #LaCazaTambiénVota, una colaboración fluida con el Ministerio de Agricultura (MAPA), el Ministerio de Cultura y Deporte y el CSD, logrando eliminar el borrador del Reglamento de Armas, la suspensión del borrador de la Ley del Deporte o diferentes actuaciones conjuntas en la luchas contra muchas de las enfermedades que afectan a nuestra fauna salvaje.

Un panorama similar durante la campaña electoral

La postura del partido durante la campaña electoral con respecto a la caza puede ofrecer pistas de lo que puede suceder en un futuro.

En este sentido:

  • Su programa habla de favorecer la consolidación de las actividades agrícolas, ganaderas, forestales, cinegéticas y pesqueras.
  • Apuestan por que la actividad de la caza se incluya dentro de una alianza por el medio rural.
  • Desarrollar un plan estratégico nacional en cooperación con las comunidades autónomas para abordar la sobrepoblación de algunas especies de fauna silvestre y sus problemas asociados.

En todo caso, también ha manifestado estar a favor de abordar la aprobación de una Ley de Bienestar Animal, algo que vuelve a ser contrario a los intereses del sector.

El partido, en todo caso, sí ha tenido una postura unánime con referencia a la actividad cinegética, salvo algunas opiniones de carácter personal. Esta ha sido que la caza es necesaria como herramienta gestora del medio natural y que su prohibición no debe ser un tema de debate en el momento en el que nos encontramos.

La mayor parte de los organismos autonómicos del partido han mostrado su predisposición para escuchar y apoyar al sector cinegético en las diferentes reuniones celebradas con las federaciones de caza territoriales

En todo caso, será necesario conocer los futuros pactos que intervendrán en la formación del Gobierno para conocer lo que esperará al colectivo de la caza durante la próxima legislatura.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *