¿Qué debo tener en cuenta para comprar por internet?

24 mayo, 2013 • Caza y Conservación, Miscelánea

Últimamente, se encuentran cada vez con más frecuencia ofertas imposibles de productos y servicios a través de internet. Pero, ¿es realmente seguro comprar así? ¿Qué es necesario tener en cuenta para garantizar una compra segura? ¿Quién es responsable en caso de reclamación? 

En todos los casos, el proceso de compra suele ser bastante sencillo: facilitar unos ciertos datos en un formulario, aceptar las condiciones generales de la página, elegir el producto y listo.

Sin embargo, es importante tener en cuenta varias cuestiones:

(i)             Ante todo, cuidado con páginas webs extranjeras. Primero, porque pueden ser el origen de actividades fraudulentas con más facilidad que páginas españoles. Pero que, aún cuando correspondan a actividades reconocidas y lícitas, funcionan sin duda según legislaciones diferentes a la nuestra y es posible que ciertas cuestiones (devoluciones, facturas, etc.) que para nosotros son habituales, no lo sean para ellas. Si es necesario comprar un producto a través de una página web extranjera, siempre es mejor privilegiar páginas europeas, que se manejan con un entorno legal más o menos homogéneo.  Y sí se puede elegir, mejor optar por páginas webs que utilicen distintivos de calidad para la prestación de servicios en internet, que para obtenerlo, deben haber acreditado que cumplen adecuadamente unos requisitos básicos en el trato con el cliente.

(ii)            Otra cuestión importante, al momento de registrarse, son los consentimientos para la utilización de los datos personales. Cuidado con las páginas webs que informan de co-registros (que al registrarse en ella, uno se registra a la vez en otra u otras más) y la utilización de los datos personales con fines publicitarios. Debe ser posible elegir el tipo de envío comercial que nos interesa y, desde ya, debe ser posible decidir no recibirlos. Si es posible, siempre es mejor descargarse en el ordenador el documento de condiciones que se aceptan, para tenerlas a mano en caso de que sea necesario formular una reclamación.

(iii)           También, es importante verificar que al momento de confirmar la compra el precio final del producto no haya subido, que tengamos claro que sucede con el coste de los gastos de envío, que las condiciones de la promoción concreta que hemos solicitado se nos apliquen, cual es la política de devolución del producto, entre otros.  En este caso, es conveniente guardar la constancia de la compra realizada, que usualmente suelen remitirle a través del correo electrónico.

Hecha la compra y recibida en el domicilio indicado, tiene usted un plazo de siete días desde la recepción del producto para arrepentirse. El plazo se amplía a los tres meses si junto con el producto, no se le informa del plazo de siete días disponible.

Las reclamaciones siempre se formalizan en primer lugar contra la página web, aunque no fabrique el producto por el que se reclama o no preste el servicio que se contrata.  Esto, sin perjuicio de que, además, le sea posible reclamar contra el fabricante del producto o el prestador de servicios.

Finalmente, si usted no llega a recibir el producto adquirido (problemas de stock, por ejemplo), la página web está obligada a devolverle el importe cobrado en un plazo máximo de treinta días desde la compra.

Mabel Klimt

Abogado especialista en Propiedad Intelectual & Nuevas Tecnologías

MAUER & KLIMT, S.L.P. 




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *