¿Qué debo hacer si encuentro un animal protegido herido?

15 julio, 2019 • Noticias de caza

Es de vital importancia no tocar al animal si este no se encuentra en peligro de muerte y llamar con rapidez a los servicios medioambientales de la provincia y al Seprona

Si se tiene constancia de la cercanía de un Centro de Recuperación de Especies Amenazadas se contactará previamente para solicitar permiso para trasladar el animal

Redacción | Los cazadores quizá seamos el colectivo que más tiempo pasa en el monte. Es por ello que abundan las noticias en las que algunos han encontrado especies protegidas que se encontraban en situaciones desfavorables. Sin embargo, ¿se sabe siempre actuar en estos casos? ¿Qué debo hacer si encuentro un ejemplar herido de una especie protegida en el monte? A continuación, te lo desgranamos en este artículo.

En primer lugar, analizando las causas por las que podemos encontrar animales heridos en el monte se puede comprobar que las principales causas de este problema son: electrocuciones o impactos con tendidos eléctricos, atropellos y/o traumatismos por colisión contra vallados.

Pues bien, cuando se encuentra un animal en estas condiciones lo primero que ha de hacerse es avisar al Servicio de Protección de la Naturaleza de la Guardia Civil (Seprona) y a los agentes forestales o de medio ambiente. Entre las funciones de estos últimos está la de la recuperación de estos especímenes heridos en el medio natural para su recuperación y el esclarecimiento de las causas de los hechos.

El próximo paso a tener en cuenta sería el de intentar inmovilizar al animal. No es algo recomendable, sin embargo, en caso de que este se encuentre aturdido y se esté golpeando o esté en una situación de riesgo mayor al estado en el que lo hayamos visto ha de intentarse cogerlo con algo de tela —un abrigo, camisa o similar—. En caso de no estar en una situación en la que el animal corra peligro de muerte se deberá señalizar el lugar para no perderlo de vista cuando se busque ayuda.

Para poder acercarnos a un animal herido, cuya primera respuesta será defenderse, debemos hacerlo siempre que se pueda por la espalda del mismo. Acto seguido debes colocar una manta o algo de tela sobre su cabeza; de esta manera se quedará inmóvil. Sólo así podrás cogerlo con relativa facilidad.

Tras poder agarrar al animal, debes introducirlo en una caja en la que previamente hayas hecho una serie de agujeros con el fin de que le entre el aire al animal. Por último, aléjalo de cualquier ruido o molestia y espera que lleguen las autoridades para trasladarlo al centro de recuperación de fauna o CREA más cercano.

Bajo ningún concepto se ha de suministrar ningún alimento ni líquido al animal que se encuentre herido, pues podría ser mortal para él.

Si, por el contrario, el animal ya hubiese fallecido, no ha de tocarse bajo ningún concepto y se avisará con rapidez al Seprona y agentes forestales de la zona. Serán ellos quien se encarguen de levantar el cadáver y recogerán muestras del entorno para determinar por qué se produjo el fallecimiento; por lo que es importante no contaminar el entorno.

Al igual que en el caso de los incendios es de vital importancia la rápida detección de los casos para poder salvar la vida del animal, y los cazadores por ende es el colectivo que más puede ayudar siguiendo estas sencillas directrices.

Forma de contacto

Para contactar con el Seprona es tan fácil como marcar el 062, número genérico de la Guardia Civil, y desde ahí ya atenderán la llamada y la derivarán al servicio correspondiente.

No obstante, también puedes ver un listado completo de los Centros de Recuperación de Especies Amenazadas (CREA) aquí; en el enlace puedes acceder a la forma de contacto con el CREA de tu provincia.

Casos reales

Como ya advertimos, el colectivo de cazadores es de los primeros en alertar a las autoridades de estos casos. Son ya numerosos los ejemplos en los que cazadores han recuperado con éxito animales protegidos y los han entregado al servicio correspondiente.

Recordamos entre estos casos el de un joven cazador que logró recoger un busardo ratonero en Cartaya (Huelva) y lo entregó a los agentes medioambientales. En esta ocasión, el joven incluso se hizo cargo del animal durante una noche hasta que pudieron llevárselo al CREA de Huelva.

El guarda del coto de Monturque, durante una batida, y en colaboración con algunos de los participantes, también pudo recoger un búho real que no veía solamente por uno de sus ojos.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *