Políticos y medios de comunicación, con la marcha en defensa de la caza y el mundo rural

4 marzo, 2019 • Noticias de caza

Miles de trabajadores y aficionados del mundo rural han reclamado respeto y el cese de los continuos ataques animalistas.

Redacción | El mundo rural salió este domingo a las céntricas calles de Madrid para reivindicar y pedir respeto hacia los sectores ligado al campo y a sus tradiciones. Miles de personas se manifestaron bajo el lema «En defensa del mundo rural y sus tradiciones». A la concentración formada por cazadores, agricultores, pescadores, ganaderos y agricultores, entre otros muchos aficionados y trabajadores del mundo rural, se sumaron políticos de distintas formaciones.

La manifestación del 3M se convocó en septiembre de 2018 y tenía como pretensión pedir respeto hacia el mundo rural y defender actividades como la caza, la pesca, la ganadería, la agricultura, la tauromaquia e incluso los espectáculos con animales. Otra de las reivindicaciones de la marcha era defenderse de los ataques continuados que llegan desde el sector animalista y ecologista radical.

La decisión del Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León de suspender cautelarmente la actividad cinegética en esta comunidad, tras una denuncia presentada por el Partido Animalista Pacma, también ha formado parte del discurso de protesta de esta marcha que arrancó en Atocha, avanzó por el Paseo de la Castellana y terminó ante al Estadio Santiago Bernabéu.

Varios políticos se sumaron a la marcha

La mayoría de las formaciones políticas tuvieron representación durante la marcha. El líder del PP Pablo Casado se acercó al inicio de la concentración y reflejó en su Twitter lo siguiente: «Hoy he querido mostrar una vez más mi apoyo y el del Partido Popular al medio rural, a los cazadores y pescadores, y a la tauromaquia. Defiendo su libertad, sus tradiciones y reivindico su enorme impacto económico y de preservación medioambiental».

Miguel Ángel Garaulet, portavoz de Ciudadanos en la Comisión de Agricultura, también se unió a la multitud. «Desde Ciudadanos apostamos por el mundo rural, apostamos por eliminar la diferencia entre el mundo de la ciudad y el rural. Con iniciativas contra la despoblación, para mejorar los servicios como la educación, la sanidad, y los servicios sociales».

La diputada de Podemos Paula Valero, aun recibiendo reproches por parte de algunos manifestantes que la llamaban «sinvergüenza», ha seguido la marcha afirmando que «queremos que haya un sistema sostenible».

La exministra de Medio Ambiente, Isabel García Tejerina, o el vicesecretario popular Vicente Tirado se sumaban a la cabecera de la reivindicación por el mundo rural. También se unieron el socialista Francisco Blanco y Javier Ortega Smith, de VOX. Este último ha afirmado que «la España rural está viva, aunque algunos la quieran matar» y que sin el mundo rural «se acaba la economía». Además, Ortega Smith ha avanzado que si llegan a tener «presencia» en el próximo gobierno nacional tomarán medidas para defender «todo el mundo rural y sus tradiciones». Una de las acciones que ha avanzado con respecto a la caza será la de crear una licencia única.

Una protesta unánime

La marcha del 3M ha transcurrido sin incidentes y ha sido reflejada por los medios generalistas, a diferencia de concentraciones anteriores. En esta ocasión, los principales diarios, televisiones y radios del país han mostrado la reivindicación del mundo rural, recogiendo las declaraciones de políticos, manifestantes del sector de la caza y aficionados.

El sonido de caracolas y gritos de perreros, silbatos y bocinas han ambientado el recorrido. Las pancartas que ponían color a la concentración pertenecían al mundo de las rehalas, la caza con galgos, los clubes de pesca o asociaciones y empresas armeras, entre otras.

Todos los sectores que viven del mundo rural o practican actividades en este entorno —y algunos inclusive que hasta lo padecen, como miembros de la Plataforma de damnificados por la plaga de conejos— formaron el grueso de la marcha. Victoria Espada afirmó que se sienten abandonados «totalmente» frente a los daños que provocan las plagas de conejos en las áreas agrícolas.

En general, la consigna principal fue defender al mundo rural y a las actividades que se desarrollan en él, ya sea por unos sectores u otros de todos los que conforman la familia rural ligadas a la naturaleza y a los usos tradicionales. A las puertas del Bernabéu, la marcha se disolvió progresivamente hasta dejar un sabor a campo y caza por las calles de la capital de España.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *