Permiten abatir a una tigresa que ha matado a seis personas

12 septiembre, 2018 • Noticias de caza

El Tribunal Supremo de la India ha dado permiso a los guardabosques para disparar a matar tras rechazar un recurso de “defensores de la vida salvaje”.

El Tribunal Supremo de India ha dado permiso este martes a los guardabosques del distrito de Yavatmal, en el Estado occidental de Maharashtra, para disparar a matar a una tigresa a la que se culpa de haber acabado con la vida de seis personas en las últimas semanas. Los jueces han rechazado un recurso de defensores de la vida salvaje que querían impedir la muerte del animal y reclamaban que un equipo especializado se desplazara a la zona para sedar y capturar viva a la hembra, llamada T1, que tiene pareja y cuida en la actualidad de dos cachorros. Está previsto que la caza empiece esta semana, según The New York Times.

La tigresa T1, de cinco años, lleva más de dos años acechando a los moradores de Yamatval y a sus animales domésticos. Los guardabosques aseguran que la devoradora de personas ha acabado con la vida de seis vecinos en las últimas semanas, además de con varias vacas y caballos. Tres de los supuestos ataques mortales se produjeron antes del recurso al Supremo y otras tres mientras el proceso estaba en marcha.

Algunos residentes en la zona aseguran que el animal ha matado en dos años a 14 personas, pero no hay pruebas de ello. “No hay pruebas de que la tigresa se haya comido a una persona”, ha asegurado a Efe Anand Grover, uno de los abogados que ha presentado el recurso para evitar la caza mortal. “Y las muertes que se le achacan se produjeron porque las personas entraron en el bosque, el territorio del tigre”, ha subrayado el abogado.

“Nuestra petición para que la tigresa no fuera tiroteada y se pudiese salvar la vida ha sido rechazada. Nosotros queríamos que se le disparase un tranquilizante y que quedara bajo vigilancia”, ha añadido el letrado. Sin embargo, el Supremo ha rechazado el recurso y ha dado autorización a los guardabosques para que disparen a matar a la tigresa si no logran capturarla con vida o si los cazadores ven peligrar la suya.

Los cazadores también pretenden sedar a los dos cachorros y al macho, llamado T2, al que se ha visto vagando por el mismo territorio pero al que no se le achaca ninguna muerte, informa BBC.

En la actualidad, la India acoge el 70% de la población mundial de tigres, una especie que también subsiste en otras naciones asiáticas como Bangladés, Vietnam, Tailandia, Nepal o Camboya. El tigre es muy apreciado en países como China para elaborar medicinas tradicionales y su tráfico ilegal en Asia es una de las mayores amenazas para preservar la especie.

La autorización del tribunal para emprender la caza del tigre es un requisito en India, donde existen estrictas regulaciones respecto al control de la vida en libertad de estos animales, cuya población se estima entre 2.500 y 3.500 ejemplares. A finales del siglo pasado se calculaba que en India había 100.000 tigres en libertad.

En octubre pasado, murió electrocutada la tigresa Kara, tras meses atemorizando a los habitantes del mismo Estado del corazón de la India y tras haber matado supuestamente a cuatro personas. Y justo un año antes, otra tigresa fue abatida a tiros en el norte del país durante una cacería de 44 días en la que se movilizaron drones, helicópteros, elefantes y perros de caza. El animal, de tres años, había sido acusado de matar a tres aldeanos y de herir a otros tres. T1 ya ha logrado escapar de tres intentos de capturarla, viva o muerta.

Informa elpais.com


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *