‘Palomeras Etxalar’ ofrece la posibilidad de conocer ‘in situ’ la caza de torcaces con redes

5 octubre, 2017 • Noticias de caza

La Asociación ‘Palomeras Etxalar’ realiza visitas guidas desde el 1 de octubre hasta el 20 de noviembre para conocer este ancestral sistema de caza de palomas torcaces.

Redacción | La tradicional caza de palomas torcaces mediante redes puede ser visitada. Las palomeras de Echalar ofrecen cada año un espectáculo centenario que se da con la llegada de la población invernante de torcaces. Cientos de miles de palomas tienen que sortear los collados y montes pirenaicos para adentrarse en la península ibérica. Desde hace 15 años, este sistema de caza tradicional puede conocerse mediante visitas guiadas que ofrece la Asociación ‘Palomeras Etxalar’ y así poder ver a pie de red cómo se atrapan las palomas.

Laura Elizagoyen es guía de ‘Palomeras Etxalar’. Indica que las visitas se realizan los sábados, domingos y festivos entre el 1 de octubre y el 20 de noviembre. Se hace un recorrido de un kilómetro andando que suele durar una hora y media, con salida a partir de las 11 horas. Elizagoyen explica que los grupos (de hasta 25 personas) entran en el área de caza para ver todo de una manera cercana y terminan la visita viendo un vídeo de unos 20 minutos.

«Es una tradición que tiene más de 600 años y que se mantiene viva hoy en día, es única en toda la península ibérica y no utiliza armas para cazar». Con estas palabras resume Elizagoyen este sistema de caza con redes de las palomeras de Echalar.

Día de las palomeras

El tercer domingo de octubre de cada año se celebra el ‘Día de las palomeras’, salvo este año que será el 8 de octibre. Es una jornada dedicada a celebrar este sistema de caza con redes que se remonta al siglo XV. Durante la mañana se realiza la tradicional jornada de caza con redes y por la tarde la diversión se traslada a las calles de Echalar con una verbena y el tradicional sorteo de palomas vivas y otros regalos.

Según cuenta la tradición acerca de este sistema de caza con redes, hace más de 600 años un pastor cogió la costumbre de tirar piedras a los bandos de palomas que pasaban. Al ver que descendían, un obispo le animó a colocar redes para atraparlas. Así nació esta singular forma de caza, única en la península ibérica, que sigue practicándose desde entonces. A lo largo de su historia ha contado con espectadores como el emperador Napoleón III o los reyes Alfonso XII y XIII. En la actualidad, ha sido declarada Bien de Interés Cultural.

Caza de palomas con redes

Los bandos de palomas se acercan a los collados. A lo largo del valle, se disponen varias torretas o ‘trepas’ —plataformas de 10 a 20 metros de altura camufladas con vegetación— formando un enorme embudo. Cuanto más alejadas de las redes, más distanciadas entre sí. Conforme el grupo de palomas se acerca, los palomeros agitan desde las ‘trepas’ las ‘zatarras’, que son unos trapos blancos atados a palos de un metro. La agitación frenética que hacen de este sencillo utensilio provoca un ruido que “empuja” y centra a las torcaces en el camino hacia las redes.

Cuando se acerca el bando al collado, las ‘trepas’ se estrechan y ahora es cuando se lanzan paletas pintadas de blanco que simulan el vientre de aves rapaces (concretamente, halcones peregrinos). Las palomas, en actitud grupal de defensa, aprietan la bandada y se desploma perdiendo altura. Continúan hacia el collado que quieren sobrevolar. La lluvia de paletas y las voces se hacen más constante e insistentes.

Llega el turno de las redes. Actualmente se usan 6, que son Kalamua, Monua, Elutsa —la más grande— y Miarra. Estas son las primeras que se montaron. Fortuna, colocada en 1869, y Lakaina, en 1920, hacen el total de redes. Sujetas de un lado al suelo y elevadas a modo de planos inclinados por medio de poleas, funcionan con un sistema de contrapesos. Cuando el palomero acciona la palanca, las redes caen a gran velocidad apoyándose en el suelo y atrapando a las presas en medio.

Un toque de corneta anuncia a las escopetas que pueden disparar sobre las palomas. Los puestos de caza son propiedad del ayuntamiento y salen a subasta cada año desde 1949. No así el derecho de caza con redes que pertenece a particulares, en concreto a la familia Gaztelu. Esta situación originó muchos pleitos como el del cura, que saltándose todas las normas, puso su propia red y tuvieron que llegar a los tribunales para que la quitara.

Visitas a las palomeras

La duración de la visita es de aproximadamente una hora y se hacen de viernes a domingo, además de en los puentes festivos (los grupos pueden consultar posibilidad para tener la visita en otros días). Lo mejor es consultar horarios y disponibilidad.

El precio de la visita es de 5 euros. Para grupos de más de 10 personas y niños de hasta 12 años se fijará un precio fijo de 4 euros. Los niños menores de 6 años no pagan.

Es necesario llevar calzado de monte y ropa oscura y no se asegura que el visitante pueda ver atrapar la paloma. Los fines de semana se abrirán unos baños públicos, un pequeño bar y el mirador de la red.

Es imprescindible reservar con antelación en el teléfono 690 26 77 56 o mediante el correo usategiak@etxalar.eus.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *