Palencia intensifica las jaulas trampa para controlar la plaga de palomas

19 octubre, 2017 • Noticias de caza

Al problema de las palomas domésticas o cimarronas se une la presencia de palomas torcaces en Palencia desde hace cinco años.

Las palomas dejan huella en las ciudades, sus corrosivos excrementos de gran tamaño que inundan parques, aceras y mobiliario urbano, se ha convertido en un problema de salubridad en buena parte de la geografía nacional, y Palencia no se libra de esa plaga. Las continuas batidas de limpieza, los intentos de captura y las distintas trampas no son del todo suficientes y, a pesar de que el Ayuntamiento sostiene que la población de palomas se ha logrado controlar y reducir de forma importante, lo cierto es que no se puede bajar la alerta. La Concejalía de Medio Ambiente ha puesto en marcha varias campañas para intentar ahuyentar a la paloma torcaz, que desde hace cinco años ha encontrado refugio seguro en la capital. La retirada de nidos de los árboles en las zonas en las que se ha detectado mayor población, la captura controlada y la colocación de jaulas.

La dificultad se incrementa porque a la especie de paloma bravía se ha unido ahora la paloma torcaz, un tipo de ave que comenzó a llegar hace cinco años y que tiene como principal características el hecho de que no emigran, cuando llegan ya se quedan instaladas en la ciudad.

El gran problema que encuentra el Ayuntamiento en Palencia es que se trata de una ciudad permeable, de fácil entrada y salida para las aves. «En los alrededores de la ciudad tenemos muchas zonas agrícolas, donde se siembran cereales, y eso supone que las palomas siempre tienen alimento cerca. No tienen hambre ni necesidad de irse muy lejos para comer. Por eso resulta tan difícil atraerlas con el cebo, que es la fórmula que se había aplicado en Palencia desde hace años», aseguró.

 

en
Videos

La fórmula del cebo tiene un funcionamiento sencillo. Primero, una persona fideliza a las palomas con una rutina que consiste en ir a echarles alimento el mismo día a la misma hora. Llega un momento en que ya no recelan y entonces les capturan con red. Se les traslada a otros lugares. «Lo cierto es que este sistema ha empezado a fallar. Por eso, ahora se está intensificando otra fórmula para capturar palomas que son las jaulas trampa. Funcionan fundamentalmente a petición de las comunidades de vecinos, que ven cómo las palomas torcaces instalan en tejados, columnas y otros elementos arquitectónicos de los edificios. Las jaulas contienen un pichón que actúa como principal atractivo y está generando en general un buen resultado», explicó el concejal de Medio Ambiente, Juan Antonio Marcos.

Con las distintas fórmulas que se aplican para poner fin a la plaga de palomas, el pasado mes de enero se capturaron 199 ejemplares en las plazas de San Francisco, Jardinillos y Rabí Sem Tob. Entre febrero y mayo, 787 palomas fueron capturadas en jaulas. Entre mayo y junio, por este mismo sistema, se atraparon 506 palomas en distintos lugares de la ciudad, fundamentalmente en comunidades de propietarios, además de la escuela de capataces y el camino de Collantes. El censo de animales capturados se completa con las 97 palomas que se lograron atrapar en el mes de junio y, en julio, 31 con cebo en la calle Río Valdavia y 48 en la calle Valdeginate. En total, en lo que va de año, se han capturado un total de 1.668 palomas en la capital. «Los meses de verano han sido de alguna forma inhábiles, porque coinciden con la cosecha y como hay grano en el campo, los trabajos se inician en septiembre. Aunque todavía no hay ningún plan cerrado, vamos a intentar en el mes de diciembre una gran captura con red, por el sistema del cebo», agrega Juan Antonio Marcos, concejal de Medio Ambiente.

Informa Pilar Rojo para elnortedecastilla.es


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *