Orgullosa de ser cazadora a pesar de recibir insultos y amenazas de muerte durante un año

10 junio, 2019 • Noticias de caza

Tess Thompson Talley muestra su orgullo por ser cazadora aunque algunas personas exigieron que la despidieran de su trabajo.

Todo comenzó cuando el año pasado publicó una foto junto a una jirafa negra que había abatido en una cacería de conservación.

Redacción | Tras una oleada mundial de críticas hacia la cazadora Tess Thompson Talley por matar una jirafa negra, ésta no solo ha hecho caso omiso a todas estas personas que condenaron su acción cinegética sino que además ha mostrado el orgullo que siente por hacer lo que le gusta.

Todo comenzó en el año 2018 cuando Tess subió en sus redes sociales una foto junto a una jirafa negra que había cazado un año antes en Sudáfrica durante una cacería de conservación. Pronto esa foto se viralizó y comenzó la lluvia de críticas desde muchas partes del mundo. Hay quien calificó a Thompson Talley como «en parte neandertal». La actriz Debra Messing, premio Emmy, la llamó «asesina egoísta, desalmada, vil, amoral, repugnante» por fotografiarse junto al animal muerto.

Por su parte, la cazadora manifestó en su defensa que el ejemplar en cuestión no se trataba de un ejemplar raro, ya que las jirafas con el paso de los años oscurecen su piel. Además, la jirafa abatida tenía ya una edad de 18 años, lo cual la impedía procrear.

Orgullosa de ser cazadora

Un año después y tras las críticas, Tess Thompson ha asegurado sentirse «orgullosa de cazar» y afirma que definitivamente seguirá practicando «un pasatiempo que me encanta». También ha manifestado que no se arrepiente de haber matado a este ni a muchos otros animales reiterando su orgullo por ejercer la práctica de la caza.

«Todos piensan que la parte más fácil es apretar el gatillo. Y no lo es», dijo. «Esa es la parte más difícil. Pero ganas tanto respeto y aprecio por ese animal porque sabes por lo que está pasando. Se ponen aquí por nosotros. Los cosechamos, los comemos».

Además, la cazadora ha reiterado en una entrevista para CBS News que la cacería en cuestión se trataba de una cacería de conservación utilizada para manejar el número de ejemplares salvajes en un área determinada.

«Estoy orgullosa de ser una cazadora, estoy orgullosa de cazar y estoy orgullosa de [matar] a esa jirafa», concluyó la mujer, a pesar de recibir amenazas de muerte  por ser cazadora.

Sorprendida por la reacción en redes sociales

Ante la reacción de condena del acto de Talley, ella se mostró «sorprendida» por la «loca» reacción de personas que incluso se habían presentado en su trabajo pidiéndole a su jefe que la despidiera.

En cuanto al orgullo con el que mostraba la foto en la que salía con su pieza abatida, la cazadora manifestó que «las fotos son una tradición que los cazadores han hecho mucho antes de las redes sociales. Cuando surgieron las redes, fue cuando hubo un problema».

La cazadora aseguró que además de hacerse un estuche de armas y varios cojines con la piel del animal, también se lo comió, expresando que la carne de la jirafa «¡estaba deliciosa!».


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *