Ocho meses de cárcel para el responsable de una reserva de bisontes

2 mayo, 2017 • Actualidad

Carlos Álamo, el responsable de la reserva de bisontes de Benagéber donde se hallaron dos bisontes decapitados, ha sido condenado a 8 meses de cárcel tras admitir un delito continuado de maltrato animal. El condenado, que no entrará en prisión al ser su primera condena, no podrá ejercer profesiones relacionadas con animales durante dos años y tampoco podrá poseerlos.

El responsable de la reserva de bisontes de Benagéber ha reconocido en el juzgado que prestó una deficiente atención a los animales y que como consecuencia algunos de los ejemplares fallecieron. Esta era la conclusión que sostenía la Fiscalía de Medio Ambiente tras la exhaustiva investigación en la fase prejudicial del caso.

El denunciado, Carlos Álamo, se ha beneficiado de una rebaja de pena al admitir ser el autor de un delito continuado de maltrato animal. Así, el castigo se queda en ocho meses de prisión que, además, se le suspenden al ser su primera condena. Álamo tampoco podrá ejercer profesiones relacionadas con los animales durante dos años. Igualmente se le prohíbe la tenencia.

Responsable de la reserva de bisontes el día que declaró en la Fiscalia / EFE – Manuel Bruque

Los ejemplares que todavía permanecían en el terreno, cuatro bisontes macho y cinco búfalas de agua, han sido trasladados a una reserva en Riaño (León). Allí, la idea, según ha publicado Diario de León, es crear un aliciente turístico para el municipio, en el conocido como paraje de Anciles. La llegada de los animales no ha supuesto ningún gasto para el nuevo emplazamiento ya que el traslado ha sido costeado por la Fundación True Nature, según informó el citado medio.

De esta forma se cierra un asunto que arrancó en septiembre de 2016 envuelto en una gran expectación mediática ante los sorprendentes acontecimientos. Fue entonces cuando los responsables de la reserva en la comarca de Los Serranos denunciaron la muerte de uno de los doce bisontes europeos que habitaban en las instalaciones. Se trata de una especie con elevada protección legal ante el escaso número de ejemplares que existen en la actualidad en Europa.

«Débiles y desorientados»

Sauron, el considerado macho alfa del grupo de animales, apareció decapitado. Además, el propio director confirmó que el resto de animales estaban «muy débiles, desorientados y con diarrea», lo que llevó a sospechar de un envenenamiento por parte de algún intruso. Al cabo de unos días, un segundo bisonte fue encontrado sin cabeza. El misterio se incrementaba. La muerte de los animales propició una investigación de los especialistas de la Guardia Civil del Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona).

Las pesquisas terminaron apuntando hacia el propietario de los ejemplares. La Fiscalía lo denunció al juzgado meses más tarde por no haber alimentado suficientemente a los ejemplares y no haberse preocupado de su atención veterinaria. Los animales que lograron sobrevivir en esas adversas circunstancias presentaban un estado de extrema desnutrición. Al parecer, el ahora condenado pudo decapitar a los bisontes para tratar de esconder la falta de atención que les había prestado y confundir a los investigadores. No era la primera vez que Álamo tenía a animales bajo su cuidado. En estos mismos terrenos, de propiedad municipal pero bajo su gestión, fallecieron en el año 2015 otros tres bisontes. Se desconocen las causas.

Informa lasprovincias.es


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *