Normas para la caza del conejo y la liebre en la Comunidad de Madrid

10 mayo, 2011 • Información de interés

Conejo: En todos los cotos privados de caza dónde sea aconsejable reducir la densidad para disminuir la propagación de la mixomatosis y la neumonía hemorrágica vírica, se podrá autorizar la caza con escopeta (descaste de conejo) siempre y cuando dicha actividad no afecte a campos cultivados durante su recolección.

Los titulares de cotos que deseen realizar captura de conejo vivo para su vacunación e introducción en el mismo o en otros cotos deberán comunicarlo a la Consejería de Medio Ambiente, Vivienda y Ordenación del Territorio al menos diez días hábiles de antelación, indicando los parajes del acotado donde se realizará la captura y el destino de los animales que se capturen. En el caso de que esta actividad se realice con hurón, será preceptiva la autorización previa y expresa de la Consejería de Medio Ambiente, Vivienda y Ordenación del Territorio.

Liebre: En la caza de la liebre con galgo queda prohibido el empleo de armas de fuego y de cualquier otra raza de perros que no sea galgo. No se podrán soltar más de tres galgos tras una liebre, siempre y cuando uno de ellos tenga edad igual o inferior a dieciocho meses. No se podrán soltar galgos de empalme y todos los galgos que participen deberán ir amarrados y serán soltados una vez arranque la liebre.




2 comentarios. ¿Quieres agregar algo?:

  1. Serafin Almendros Garcia dice:

    Mi pregunta es si mi perro lebanta una liebre y va detra de ella y la mata otro cazador del coto de quien es la liebre una vez abatida

  2. Serafín, en esos casos rige la norma moral de cada cazador, por eso, a veces se llega a la situación que nunca debería de ocurrir de discutir por una pieza. Siempre me han inculdado valores de compañerismo en la caza y creo que eso está por encima de todo en el campo.

    Yo suelo actuar de la siguiente manera, que puede parecer buena, mala o peor, pero es la mía. Si veo que el perro de un desconocido levanta cualquier pieza, sea de pelo o de pluma, no la disparo, a no ser que conciba abatirla por el buen trabajo realizado por el can y por la indisposición de su amo en ese momento, pero ya digo, esto no me suele ocurrir nunca. En el caso de que mi perro levante una pieza y un cazador desconocido la abata, una vez cobrada por el perro, siempre se la llevo al cazador que la ha abatido. A partir de ahí, ese cazador puede considerar que solo ha premiado el trabajo del perro y negarte amablemente la pieza.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *