Multado por destruir un puesto de caza argumentando que se usaba para cazar lobos de forma ilegal

15 mayo, 2019 • Noticias de caza

El hombre ha sido multado con 100 euros (diez días a una cuota diaria de 10 euros) y una cuantía de 400 por responsabilidad civil.

La sentencia ha destacado la consideración del lobo como especie cinegética en el norte del río Duero, pudiéndose cazar siempre que se cumplan los requisitos legales.

Redacción | Un hombre ha sido multado por destruir un puesto de tiro situado en el Valle de Lera, perteneciente a Triollo. El hombre, acompañado de otra persona, destruyó esta construcción argumentando que la misma se utilizaba de manera ilegal para la caza del lobo. Posteriormente, la Guardia Civil identificó al acusado en una grabación subida en el portal de YouTube.

Los hechos sucedieron durante el mes de diciembre de 2014. Tras la identificación del acusado en el citado vídeo, este argumentó que el puesto de tiro se utilizaba ilegalmente para la caza del lobo, hechos de los que carecía de pruebas, por lo que no pudieron ser contrastados. Este puesto es utilizado para actividades cinegéticas y para realizar labores de vigilancia en el Parque Natural de Fuentes Carrionas y Fuiente Cobre.

Pena rebajada

Ante los hechos, el acusado fue condenado en primera instancia a una multa de 600 euros (dos meses a razón de diez euros) y una indemnización a favor de la Junta de Castilla y León de 1.225,10 euros, ya que la Junta reclamó los gastos derivados del material utilizado para construir el puesto. Finalmente, la Audiencia Provincial de Palencia ha rebajado la multa hasta los 100 euros (diez días a una cuota diaria de 10 euros) y una cuantía por responsabilidad civil de 400 euros.

Durante la realización del juicio, la sentencia apuntaba que «las dos actividades son lícitas y la destrucción del tiradero no se justifica por los argumentos que expone la defensa» refiriéndose a las actividades para las que es utilizado el puesto de tiro destruido. Además, señala que no se había probado que la caseta fuera utilizada en ningún momento para la caza del lobo. También resaltó que «de utilizarse métodos ilegales de caza, lo apropiado es la denuncia ante las fuerzas de policía».

Finalmente, el Tribunal concluyó destacando la legalidad de la caza del lobo y añadiendo que «si lo que se pretende es plantear la situación de conflicto respecto de la salvaguarda del lobo, debemos recordar que tal especie está calificada como cinegética al norte del río Duero, con lo que existiría un derecho de caza siempre que se cumplan los requisitos». «Aún cuando la acción ejecutada haya estado basada en un móvil altruista, la defensa de la fauna o del medio ambiente no puede entenderse justificado el daño a los bienes ajenos», señala la Audiencia.

Otros precedentes

No es la primera vez que casetas y puestos de cazadores son dañados o destruidos por parte del sector anticaza.

El pasado mes de febrero, el Frente de Liberación Animal reivindicó el ataque a cuatro torres y dos casetas de caza, afirmando haberlo hecho «en memoria» de un activista inglés fallecido en 1991.

En diciembre del año 2014, el activista Lobo Marley grabó un vídeo en el que él, acompañado de varias personas, destruían varias torretas de caza en la Sierra de la Culebra (Zamora), argumentando que eran utilizadas para cazar lobos.

Tras ser denunciados, los cinco activistas protagonistas del vídeo fueron absueltos de los cargos presentados por el jefe de Servicio de Medio Ambiente de la Junta en Zamora, José Casto López, por el destrozo de una caseta en Mahide, y por el cazador Álvaro del Valle, que denunció la destrucción de dos casetas en las Figueruelas.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *