Mi primera vez de Pedro Gerardo

20 agosto, 2013 • Miscelánea

Yo sólo sé que había aceptado ir de cacería porque nunca lo había hecho y porque me parecía buena experiencia, a pesar de que con ello tuviera que abandonar por unos días mis actividades. Llegamos antes del amanecer al pueblo de Santa María Chachoapan y de allí nos trasladamos a la sierra, en medio de un clima agradable.

Ya instalados, desayunamos alrededor de una fogata y marcamos itinerarios y puntos de referencia. Iniciamos la cacería, yo con una gran alegría y el clásico nerviosismo de principiante. Tras de un largo tiempo de recorrido, vimos a un venado, a lo lejos, ser perseguido por unos coyotes hasta alcanzarlo y matarlo, fue algo cruel pero emocionante. Ahí visualicé al que sería mi trofeo –lo comenté y todos se rieron por considerarme un ingenuo- y a partir de ahí, viví durante esos días con la idea de cazar a ese coyote que hasta en sueños lo veía frente a mí en un duelo a muerte.

Con los binoculares lo busqué, lo seguí, descubrí su guarida, me aprendí sus recorridos y en un amanecer les pedí –a todos- queme otorgaran el día para mi empresa, aceptaron y me dieron consejos, aparte de ánimos. Viví mi propia guerra, en una cacería sin tregua, hasta que hubiera un ganador. Puse en práctica el conocimiento que había aprendido y lo demás fue intuición e improvisación. Después lo vi, solitario, como si él también supiera de la cacería y hubiera aceptado el duelo, no huyó, simplemente dio pequeños rodeos, como si hiciera tiempo para nuestro enfrentamiento.

La tarde se alejaba y él empezó a aullar pero su aullido no tuvo respuestas, sonaba como si me estuviera dando la bienvenida. Ya cerca les pedí que me dejaran sólo, que no quería a ningún acompañante, que era entre él y yo. Disparé y tras de un quejido cayó, intentaba incorporarse y mientras me le acercaba, el coyote gruñía entre quejidos. Nos vimos de frente sin que nada se interpusiera entre nuestras presencias, intentó de nuevo incorporarse para atacarme, volví a disparar y todos me felicitaron. De regreso, volví orgulloso, por enfrentarme a un coyote y poder vencerle, ahora lo tengo de tapete en la sala.

Relato de caza participante en el concurso organizado por Cazaworld, autor Pedro Gerardo Díaz.



Artículos relacionados


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *