Megaoperación de la Guardia Civil con detenciones y más de 2.000 especímenes de especies protegidas

11 julio, 2019 • Actualidad

Entre los especímenes aprehendidos destacan colmillos de marfil de
elefante africano, caparazones de tortuga carey o pieles de lince boreal y
de ocelote

La Guardia Civil ha incautado además trofeos de avutarda, pieles de ocelote o lince boreal, y tres cuernos de rinoceronte africano

Redacción | La Guardia Civil ha detenido o investigado a 203 personas por tráfico ilegal de especies protegidas y ha podido recuperar 2.296 especímenes de 70 especies de fauna protegidas. Todo ello se ha realizado en el marco de la ‘Operación Celacanto’, que investigaba delitos relacionados con el incumplimiento del Convenio CITES o sobre normativa de contrabando o falsedad documental.

Para lograr estos resultados, aparte de 225 denuncias interpuestas, los agentes han realizado más de 2.000  inspecciones en establecimientos de venta de animales, mayoristas, coleccionistas privados, tiendas de antigüedades, así como servicios coordinados en puertos y aeropuertos.

Operaciones en tres fases

La exitosa operación se ha realizado en tres fases enmarcadas en el Proyecto LIFE “Guardianes de la Naturaleza” contra el tráfico ilegal de especies protegidas y del Plan de Acción español contra el tráfico ilegal y el furtivismo internacional de especies silvestres (Plan Tifies).

La primera fase ha estado coordinada por Europol a nivel europeo e Interpol a nivel internacional, se ha desarrollado entre los días 15 a 28 de abril y ha estado centrada en la localización t recuperación de carne de anguila europea.

Esta especie es exportada ilegalmente en su fase de alevín (angula) hacia países asiáticos, en los cuales se engorda en granjas para su posterior consumo en forma de anguila ahumada o fileteada, retornando al mercado europeo como producto elaborado para consumo humano o producto congelado.

Tráfico de reptiles

La segunda fase se ha desarrollado entre los días 29 de abril y 12 de mayo, y ha estado coordinada por ambos órganos de la Policía teniendo como objetivo principal la lucha contra el tráfico ilícito de reptiles.

Se han realizado un total de 217 inspecciones, en las que se han intervenido 628 especímenes de reptiles vivos, procediendo asimismo a la detención de 6 personas por delitos contra la flora y la fauna o falsedad documental.

Los agentes han podido recuperar en el aeropuerto del Barcelona-El Prat 6 especímenes de tortuga gigante de Aldabra que un pasajero llevaba en su equipaje, además de 113 tortugas estrelladas de Madagascar, una especie muy valiosa en términos de conservación, ya que está catalogada «En peligro crítico» por la UICN.

En Málaga, Almería o Murcia se han practicado otras incautaciones por la venta y tenencia irregular de tortuga mora, especie incluida en el Catálogo Español de Especies Amenazadas en la categoría «Vulnerable» y que debido a la facilidad de su captura, unido a que en España se encuentran algunas de las mejores poblaciones de esta especie en Europa, resulta muy apreciada por coleccionistas.

Tráfico de especies protegidas y marfil

La tercera fase se ha desarrollado entre el 3 y 30 de junio, dentro de la ‘Operación Thunderball’ bajo la coordinación de Interpol, y se ha dirigido hacia la lucha contra el tráfico ilícito de marfil de elefante africano.

Durante el desarrollo de esta fase, se ha detenido o investigado a 197 personas por delitos como tráfico ilícito de especies, contrabando o falsedad documental, y se han hecho 1.669 incautaciones, entre especímenes de varias especies y artículos derivados de las mismas, destacando 543 piezas de marfil, valoradas en más de 400.000 euros, tanto tallado como colmillos en bruto.

La Guardia Civil ha incautado además trofeos de especies amenazadas como la avutarda, pieles de felinos protegidos como el ocelote o el lince boreal, algunas ya confeccionadas (abrigos de piel), caparazones de tortuga carey y tres piezas de cuerno de rinoceronte africano cuyo precio en el mercado ilegal alcanzaría los 60.000 €/kg.

Cabe resaltar la intervención de un total de 313 especímenes vivos, destacando el descubrimiento de un zoológico clandestino en la provincia de Badajoz en el que se encontraban sin ningún tipo de autorización más de 100 especímenes de diversas especies como el puercoespín africano o la grulla coronada, que gozan de un elevado grado de protección. A raíz de esta investigación, se produjeron detenciones en las provincias de Málaga, Zamora, Valencia, Sevilla y Córdoba, así como en Portugal, debido a las irregularidades detectadas en la documentación y al intercambio de especímenes producido de forma ilegal.

Con carácter previo a la operación y con el objetivo de preparar técnicamente a los agentes intervinientes, la Dirección General de Biodiversidad y Calidad Ambiental del Ministerio para la Transición Ecológica (Miteco) impartió cuatro cursos de alta especialización en la identificación y peritación de marfil a 60 agentes del Seprona.

El Carbono 14, clave en la datación de marfil

Durante el desarrollo de la tercera fase se ha contado con el apoyo del Ministerio para la Transición Ecológica para la datación del marfil mediante la técnica del Carbono 14, que ha sido empleada por primera vez en España para estos fines.

Para comerciar con piezas de marfil tallado no es necesario certificado CITES, siempre que se pueda demostrar que los objetos tengan una antigüedad anterior al 3 de marzo de 1947.

El Miteco ha impulsado la puesta a punto de una metodología basada en el análisis de radioisótopos de C14 para la datación del marfil. La utilización de la citada técnica permite comprobar de forma científica la veracidad de estos documentos, pudiendo establecerse con un alto grado de precisión la antigüedad de la pieza de marfil objeto de estudio.

En la operación han participado agentes pertenecientes al Seprona apoyados por unidades como el Servicio Fiscal, Servicio de Criminalística y de Seguridad Ciudadana de la Guardia Civil. Asimismo, se ha contado con la colaboración del Ministerio para la Transición Ecológica, y del Ministerio de Industria, Comercio y Turismo, como autoridad administrativa CITES.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *