Medio Ambiente ha abatido ya 2.200 arruís en Sierra Espuña

8 Agosto, 2017 • Noticias de caza

Cuatro arruís en Sierra Espuña. / Eusebio Navarra

El TSJ comienza a tramitar el recurso de una sociedad protectora del muflón del Atlas, que reclama «la paralización cautelar del exterminio»

Las dos iniciativas de signo bien distinto -una de la Administración regional y otra particular-, que se han adoptado en las últimas semanas para tratar de salvar al arruí de su exterminio en Sierra Espuña, llegan tarde para 2.200 de estos ungulados, que son los que ya han caído abatidos en el parque natural a manos de la Consejería de Medio Ambiente. Los datos oficiales aportados a ‘La Verdad’ por la Dirección General de Medio Natural ponen de relieve la magnitud de los efectos del plan que la Administración regional activó, en 2014, con el fin de reducir de forma drástica la población del ‘Ammotragus lervia’, que se había disparado debido a un insuficiente control sobre esta especie.

Del casi nada se pasó al casi todo cuando la Consejería de Medio Ambiente se vio sometida a importantes presiones por una parte del colectivo de agricultores, que denunciaban un incremento de daños en los cultivos por la acción de los arruís, a los que la intensa sequía de esos días empujaba hacia las partes bajas del parque regional en busca de alimento. La consecuencia fue la elaboración de un plan, denominado ‘Protocolo Arruí’, que contemplaba medidas a corto, medio y largo plazo que debían dejar la población del muflón del Atlas reducida a unos 300 ejemplares.

El reto, sin embargo, era mucho más ambicioso de lo imaginado, pues la última estimación oficial existente en 2014 cifraba en 1.200 los arruís del parque natural, cuando lo cierto -como se comprobó a posteriori- era que el número triplicaba holgadamente esa cifra.

El sacrificio de estos ungulados impulsado por la Administración regional se cobró las vidas de 1.788 animales entre marzo de 2014 y mayo de 2016, según los datos oficiales de la Comunidad.

Fue en esa época cuando se conoció el fallo del Tribunal Supremo -motivado por un recurso de tres grupos ecologistas- que suponía una sentencia de muerte para este animal al recordar que estaba incluido en el listado de especies invasoras, por lo que la única salida legal era su exterminio.

Unos meses de parón

Tras unos meses de parón, Medio Ambiente inició una campaña orientada a su erradicación, que hasta el momento ha sumado otros 432 arruís abatidos. Recientemente, y tras la intensa polémica que esta actuación ha generado en los últimos meses en algunos ámbitos, como el colectivo de cazadores, la Consejería ha presentado alegaciones ante el Ministerio para que saque al muflón del Atlas de la lista de invasoras. Algo que significaría su indulto.

Mientras tanto, la Sala de lo Contencioso-Administrativo del Tribunal Superior de Justicia (TSJ) de la Región ha comenzado a tramitar el recurso presentado por la recientemente creada Asociación Protectora del Arruí, representada por el abogado José Luis Mazón, que pretende poner fin a esa «política de exterminio» y reclama la paralización cautelar de los abatimientos.

Informa laverdad.es

Artículos relacionados


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *