Malestar de los cazadores por los intentos de disminuir los días de caza de perdiz

24 Octubre, 2016 • Noticias de caza

Tal y como establece el Reglamento de Caza y Pesca de Navarra, las sociedades de cazadores presentan antes del 1 de septiembre el Plan Anual de Gestión de las especies que van a cazar en sus acotados, remitiendo al Servicio de Caza del Gobierno foral, de acuerdo con los conteos realizados en primavera con la ayuda del guarderío, los días que proponen cazar la perdiz.

perdices

De una perdiz salen 12. Una perdiz con 11 perdiganas. (J.M. Agramonte)

Sin embargo, y esto es algo que ya es repetitivo desde la Administración, pocos días antes de abrirse la veda y por lo tanto a destiempo, mediante una carta remitida a las sociedades, los responsables de la nueva Sección de la Planificación estratégica del Medio Natural del Gobierno de Navarra, al considerar como todos los años que los valores obtenidos se encuentran muy cercanos a los límites establecidos para poder cazarlas, instan a los titulares de los cotos que como medida de precaución limiten las jornadas de caza que las sociedades con el apoyo de los conteos proponen, disminuyan el horario de caza hasta las doce del mediodía y establezcan un cupo máximo de 2 perdices/día en vez de las 3 legalmente permitidas.

Todo ello ha ocasionado en las sociedades de cazadores afectadas un gran malestar, ya que consideran que en la mayor parte de los casos no hay razón para esta pretensión, argumentando su oposición tanto por motivos técnicos y medioambientales, como en razones de índole económica, ya que ello les está causando un importante perjuicio social y económico.

Tanto Adecana como los responsables del departamento de Medio Ambiente a través de los diferentes estudios realizados tienen pleno conocimiento de que el problema de la perdiz roja en Navarra no está relacionado con su caza, que es muy conservacionista, sino que está ocasionada por una serie de problemas medioambientales relacionados con la degradación cada vez mayor de la estepa cerealista y su biodiversidad, malas ejecuciones de las concentraciones parcelarias, la agricultura moderna, el efecto de los plaguicidas en la fauna y los modernos métodos de recolección y empacado de las cosechas tan agresivos con el medio, y la falta de una política eficaz de control de los predadores que asuelan las poblaciones de perdices, tanto los tradicionales, como otros de nueva generación, poniendo todo tipo de trabas para ello. Ante ellos la Administración, en vez de solucionar estos problemas, mira hacia otro lado, limitándose a no hacer prácticamente nada, limitándose año tras año, a proponer cada año más limitaciones a los cazadores.

QUEJAS DE ADECANA

Adecana, tras estudiar las quejas que les han llegado de sus socias, las ha fundamentado y trasladado al departamento con base a lo siguiente:

Respecto a la pretensión de limitar días de caza, cupos y horarios como medida de precaución, esta asociación alega que reducir el número de días de caza de la perdiz resulta inviable para la continuidad de los cotos afectados; hay que tener en cuenta las fechas en las que nos encontramos y la climatología, siendo muy frecuente que por lluvia o niebla no se pueda cazar alguno de ellos, implicando que a la menor incidencia muchos cotos prácticamente pueden no cazar la especie principal de muchos cotos de la zona media y sur de Navarra, provocando con ello que cada vez haya más socios que entiendan que no merece la pena pagar una tarjeta de caza para cazar testimonialmente algún día ocasionando un éxodo cada vez mayor de socios.

Su presidente, Carlos Irujo, indica: “A ello le tenemos que sumar que estas cartas instando a reducir los días de caza se están enviando a destiempo, dadas las fechas en que nos encontramos con las asambleas informativas a los socios ya celebradas, en los que se les ha explicado los días que podían cazar, y que todos ellos ya han renovado y abonado sus tarjetas de caza con una expectativa de días de caza superior a la que ahora a toda prisa se pretende, sintiéndose engañados por ello al no entender cómo se puede enviar una comunicación de este tipo a mediados de octubre a escasas fechas de abrirse la veda”.

Adecana trasmiten que “los cazadores somos perfectamente conscientes de la situación de la perdiz en nuestros acotados, y que por ello estamos durante todo el año realizando actuaciones para su mejora, pero su situación es bastante mejor que la que reflejan los conteos de primavera, habiendo un reparto desigual de la misma en el coto, ante lo cual las juntas directivas se autorregulan permitiendo cazar en las zonas cuya situación es mejor y dejando de cazar en zonas con menor densidad”.

BUENA REPRODUCCIÓN

Argumentaciones técnicas a favor de los cazadores hay muchas. Floren Markina, biólogo de Aran Servicios Medioambientales, afirma que “los censos se hacen en primavera, es decir, población reproductora. Los resultados en los que se basan para la limitación de este año son fruto de dos años seguidos de una cría muy mala. Sin embargo, esta primavera la cría ha sido mucho mejor, y al final del verano se ven bandos de entidad, por lo que lo visto en primavera no refleja la población real del acotado a día de hoy”.

Markina argumenta que “la reproducción media de las perdices es de unos 3 pollos por perdiz adulta. Si este año en el coto se han encontrado tasas de 2,5 pollos por adulto, se puede considerar una reproducción muy aceptable y, desde luego, mucho mejor que las de años anteriores”.

Este biólogo y gestor de muchos cotos opina que “aventurar los resultados de la temporada en base a un día de censo en primavera es muy poco preciso, por lo que al menos, se deberían hacer censos en primavera (prereproductivos) y en verano (postreproductivos), pero eso no lo contempla la legislación de Navarra. Que la perdiz está mal en todo Navarra no es nada nuevo, y los cotos ya han reducido los días de caza en consecuencia. Pero precisamente un año como este en el que la reproducción ha ido muy bien, el reducir los cupos sería un fuerte castigo para los cotos, los cuales hacen un gran esfuerzo para cuidar las especies en la medida de sus posibilidades”.

Markina afirma que “el argumento de que si se cazan los días propuestos este año iría en contra de los objetivos del Plan de Ordenación no es muy válido, pues los datos de población mínima para cazar que contemplan los POC para cada zona cinegética están calculados hace ya unos cuantos años, cuando la situación de la perdiz roja, era mejor. La potencialidad de los cotos debería de revisarse en función de la situación actual y, entonces, a lo mejor la población de este año no se consideraba tan mal como se considera”.

NO TODOS CAZAN Irujo, de Adecana, opina que “el departamento presupone que todos los cazadores de los cotos salen a cazar perdiz, y ello no es cierto, ya que cazadores de perdiz ya quedan muy pocos, ya que para cazar la brava patirroja hay que tener buenas piernas y excelentes pulmones, algo de lo que carecen la mayor parte de los cazadores veteranos de los cotos, que suponen por lo menos el 70% de los socios”.

Jesús Irazola puntualiza además que “a ello le tenemos que sumar otros dos condicionantes. Que la ubicación de las reservas de perdiz en todos los cotos están estratégicamente colocadas para que al primer vuelo acaben allí los bandos que huyen hacía la tranquilidad al mejor atisbo de caza, y que desde hace unos años con el fin de que el primer día de caza esta no les coja de sorpresa, se está permitiendoperrear varios fines de semana las zonas de perdiz, ayudando a que las perdices el primer día de caza están ya avisadas tendiendo a estar en las zonas protegidas”. – D.N.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *