Los vecinos de Gijón y Villaviciosa no quieren «convivir» con los jabalíes

7 marzo, 2017 • Noticias de caza

Los agricultores y vecinos de Gijón y Villaviciosa no quieren «convivir» con los jabalíes. Soledad Lafuente es presidenta de la Federación de Asociaciones de Vecinos Rurales Les Caseríes y afirma la caza es la única manera de controlar la excesiva población actual de jabalíes. Mantienen que hay echar a los jabalíes de las zonas de seguridad para poder cazarlos de manera excepcional porque «no hay otra forma» de solucionar este problema. Los vecinos reclaman desde hace un año medidas contra los daños que provoca el jabalí en las parroquias gijonesas.

La superpoblación de jabalíes es «un problema social» en la zona rural. Así lo advirtió el pasado fin de semana la presidenta de la Federación de Asociaciones de Vecinos Rurales Les Caseríes, Soledad Lafuente. «La gente no está por la labor de convivir con ellos», indicó tras la última reunión mantenida con los responsables de la Consejería de Desarrollo Rural y Recursos Naturales. Lafuente aseguró que «si no es con la zona rural» no se logrará controlar el problema de la masificación de esta especie y, por tanto, con los daños que está provocando en las explotaciones agroganaderas del concejo así como en las carreteras del municipio.

Vecinos y agricultores de Gijón y Villaviciosa ante hozadas de jabalíes / José Simal

«Ahora no se puede cazar porque terminó la temporada, pero sí se puede sacar de la zona de seguridad», explicó. En su opinión, «ahora tienen más derechos los animales salvajes que las personas», criticó. La presidenta de Les Caseríes propuso así «sacar a los jabalíes de la zona de seguridad para cazarlos en los cotos». Quiso dejar claro que no solicitan cazar en el perímetro de seguridad, pero sí que los saquen a los cerdos salvajes de ese área y que los cacen en los cotos habilitados» pues, añadió, «lo que no pueden es sacarlos de la zona seguridad y dejarlos de forma que ya no los quieren en Gijón los echen para Villaviciosa. Eso no. Hay que sacarlos y cazarlos». A su juicio, «no hay otra forma» de poner resolución a este problema. Al menos, matizó, hasta que se acabe con la superpoblación actual y se estabilice la especie. Luego, prosiguió, «habrá que tomar las medidas pertinentes para que no siga aumentando, pero ahora mismo si no es con la caza no se soluciona».

Se adaptan al medio

Soledad Lafuente explicó que «los jabalíes están ya en la parte de acá de esa línea de seguridad porque tienen comida, no oyen disparos, nadie los ahuyenta y, según nos han explicado los expertos, se adaptan al medio. Lo mismo están en el monte que en la ciudad». El problema se repite en todas las parroquias del concejo. No son casos aislados, es un problema generalizado, a tenor de las quejas vecinales. Lafuente, que también es la dirigente vecinal de Somió, aseguró que, pese a su proximidad al centro de Gijón, no son ajenos a este problema. «Allí también los tenemos, en la parte alta, más cerca del mar donde los prados están sin limpiar», precisó.

La Federación de Les Caseríes ha reclamado al Ayuntamiento que solicite al Gobierno regional la toma de medidas ante el asentamiento de suidos en dichas zonas de seguridad. Lo hizo a través de un escrito de seis puntos en el que también reclamó a la administración local que se dirija a la consejería pidiendo batidas extraordinarias sin cupo del jabalí, y controladas por la guardería del Principado. Asimismo, plantearon que «se autoricen todas las acciones de caza que los cazadores puedan efectuar, bien programadas y con las medidas de seguridad pertinentes, para atajar la presencia de jabalíes en la zona de seguridad con carácter urgente».

La federación de la zona rural persigue así un acuerdo plenario en la sesión de mañana. Soledad Lafuente insistió en que «la caza es la única medida efectiva para controlar el censo actual de jabalíes». Les Caseríes cuestionó en este sentido la actitud de la consejería la cual, a su juicio, no parece tener una voluntad clara para combatir a esta especie cinegética. Igualmente, consideró necesaria una revisión del protocolo actual, al considerarlo «obsoleto».

Los vecinos de las parroquias gijonesas llevan ya un año reclamando medidas contra los daños que provoca el jabalí. E incluyen también en sus advertencias a la administración local al considerar que no vigila el mantenimiento correcto de los campos y consiente un crecimiento desmesurado del matorral.

Informa Eva Fernández para elcomercio.es

Artículos relacionados


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *