«Los que toman decisiones con este calor están en buenos despachos con aire acondicionado»

13 julio, 2017 • Actualidad

El representante de COAG Jose Manuel Soto y manifestantes, junto a una cierva / Javier de la Fuente

La coordinadora agraria COAG-Zamora denuncia un «exceso» de fauna salvaje en la Sierra de la Culebra y exige medidas «extremas».

Ciervos que comen las flores de los tiestos, conejos que se cobijan en huras excavadas en los taludes de las autovías desestabilizando su firme y jabalíes que engullen los cultivos de los agricultores protagonizan una rocambolesca situación que ilustra el “exceso” de fauna salvaje, a juicio de COAG, en la Sierra de la Culebra.

La Coordinadora de Organizaciones de Agricultores y Ganaderos alarma de un panorama “inviable, insoportable e inasumible” y exige medidas “extremas” que permitan el control de las poblaciones de fauna silvestre como en otras comunidades.

En este sentido, según la agencia EFE, la Consejería de Agricultura, Medio Ambiente y Desarrollo Rural de Castilla y la Mancha ha declarado comarca de “emergencia cinegética” varios municipios de Cuenca por daños de agricultura causados por ciervo y gamo.

El control se llevará a cabo mediante la realización de aguardos nocturnos en periodo de veda en las zonas afectadas y con carácter general, por cuestiones de seguridad, se establecerá un máximo de un cazador al día por cada diez hectáreas de parcelas con daños, mientras que en el caso de cotos de caza, el número máximo de cazadores por día estará en función de su superficie.

Una medida que permitirá el control de la fauna en tierras manchegas en favor de los agricultores y en detrimento de los animales. Una apuesta defendida por José Manuel Soto, responsable de Medio Ambiente de COAG en Zamora. “Creo que vivimos en un mundo en el que tenemos más derecho las personas que los animales”, apunta.

Según denuncia el portavoz de la organización sindical agraria en Sanabria y Carballeda, este año muchos labradores ya han optado por no sembrar las tierras ante la falta de rentabilidad: “¿Para qué voy a mandar cosechar las tierras si no hay nada? Los animales destrozan el maíz y el centeno y no podemos esperar más. La fauna no vive del aire y además come lo que le gusta: cereal, patata, cultivo, árboles frutales, plantas… ya nos hemos acostumbrado a ver los ciervos paseando por las calles comiendo las flores de los tiestos”, relata con pesadumbre.

Asimismo, Soto va más allá y arremete contra las administraciones y las posibles consecuencias asociadas al exceso de fauna para el medio rural.

“Por mucho que se esmeren en decir que están luchando contra la despoblación, no están haciendo nada, todo lo contrario, están quitando servicios y nos están amargando la vida a los pocos que quedamos. Si de verdad quieren luchar contra la despoblación, que hagan todo lo contrario a lo que están haciendo. Creo que vivimos en un mundo en el que tenemos más derecho las personas que los animales”, asevera.

Por ello, desde COAG reclaman un mayor número de autorizaciones de las esperas de jabalíes y otras medidas de caza orientadas al “control de los animales, no a su extermino”, apostillan.

Además, recuerdan que mientras el censo de la población de la fauna se está multiplicando, el de cazadores se está aminorando agudizando aun más el problema.

“Con este calor, los que tienen que tomar medidas suelen estar en buenos despachos con aire acondicionado pero los problemas ahí no llegan”, critican.

En consecuencia, desde la Coordinadora anuncian nuevas movilizaciones si la situación persiste: “No descartamos volver a salir a la calle si nos siguen sin hacer caso”, advierten.

Informa Ana Arias para laopiniondezamora.es

Artículos relacionados


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *