Los osos muertos hallados en Asturias podrían haber sido envenenados

25 Abril, 2017 • Actualidad

La teoría de que los osos pardos hallados muertos en Cangas del Narcea fueron envenenados cobra fuerza debido a que las fracturas óseas no explicarían por sí solas el fallecimiento de ambos animales, y se han descubierto «derrames internos de fluidos». El Seprona está investigando las zonas altas del monte donde se encontraron los cadáveres de los osos por si hubiesen sido envenenados a una distancia considerable del lugar donde se hallaron muertos.

Oso hallado muerto en Cangas del Narcea.

La teoría de que el veneno fue la causa de la muerte de los dos osos machos hallados cerca de Combo (Cangas del Narcea) se está imponiendo una vez que se han descubierto en los cadáveres «derrames internos de fluidos» y que las fracturas óseas no explicarían por sí solas los fallecimientos. Una de las hipótesis con las que se trabaja apunta a que ambos ejemplares se pudieron envenenar lejos del lugar donde fueron hallados, y que el Seprona investiga en la zona alta del monte, según las fuentes consultadas.

El director del Serida, Ramón Juste Jordán, señaló ayer, tras la firma de un convenio con la Cooperativa de Agricultores de Gijón, que ambos plantígrados presentaban fracturas óseas y derrames internos de fluidos en las cavidades abdominal y torácica que no muestran una «evidencia clara de la causa de la muerte».

Aunque las fracturas no son letales, Juste Jordán señaló que es bastante inusual que aparezcan cerca dos machos muertos y que no se puede descartar que se hayan despeñado. También se mantiene abierta la posibilidad de envenenamiento. Los derrames internos de fluidos pueden haber sido causados tanto por las fracturas como por la ingestión de veneno, apuntó.

En ese sentido, se han enviado muestras de ambos plantígrados a un laboratorio toxicológico de fuera de Asturias para detectar si fueron envenenados. El Serida, por su parte, está efectuando otros análisis, los de histopatología.

Los resultados se sabrán en un plazo de 7 a 15 días. Ambos osos aparentaban estar sanos, con buena cantidad de grasa y «sin evidencia clara de heridas de pelea», apuntó.

El Seprona investiga la posible presencia de veneno en la zona alta del monte en el que aparecieron los plantígrados. Ayer incluso se trasladaron en helicóptero hasta el lugar, según confirmaron distintas fuentes consultadas.

Respecto al caso de Moal, el director del Serida indicó que el experto externo contratado para analizarlo ya ha efectuado un borrador de su informe, del que prefirió no facilitar avances.

Informa lne.es

Artículos relacionados


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *