Los niños también disfrutan de las ferias de caza

25 septiembre, 2017 • Noticias de caza

Los más pequeños se sorprendieron al tocar especies disecadas / M. A. Contreras

Muchos aficionados acudieron a esta edición de Ibercaza con sus hijos y aprovecharon para llevarse carne de ciervo y jabalí.

Si hace no tantos años era común ver animales en cualquier lado, en la actualidad el contacto con ellos se ve reducido a lugares muy concretos. La fascinación, no obstante, que producen en los niños es todavía mayor por eso mismo, a la atracción que siempre producen en estos se suma el plus de lo desconocido, lo misterioso. Esto explica en parte la cara de sorpresa de los muchos niños que ayer paseaban por la feria quedando como hipnotizados ante las jaulas con aves, con perros de caza o viendo cómo estos perseguían a conejos dando saltos. También al ver una cebra o un ciervo disecados, tocándolos con miedo primero, sonriendo después.

Y es que en sábado, en el día central de Ibercaza, la feria de la caza y la pesca de Jaén, se dejaron ver muchos grupos de hombres solos. Pero sobre todo familias. Muchas. Familias al completo. Madres y padres haciendo acopio de chorizo de ciervo o carne de jabalí, mirando las escopetas de segunda mano y echando cuentas, preguntando por los safaris para soñar, echándole el ojo a unas chaquetas para ir de montería. Incluso abuelos señalando trofeos y contando historias a sus nietos, sin cerrar la boca.

La sensación de fiesta no solo estaba en el público familiar que recorría los stand y se paraba bullicioso en los puestos de bebidas y embutidos para refrescar la garganta y reponer fuerzas. También había caras de satisfacción entre los expositores. «Se va animando la cosa. Hay negocio parece», insistían. La parte lúdica ganaba presencia junto a actividades, exposiciones como la de Miguel Delibes, charlas y talleres. El tiro al plato estuvo concurrido y las escopetas de plomos tuvieron cola casi durante todo el día. Siete disparos, un euro. Más de uno probó suerte. Le faltaron disparos. O euros, según se mire. Como casi siempre.

Además de este tiro olímpico con escopeta de aire comprimido, hubo otras actividades como tiro virtual, talleres y charlas de pesca, exposición de taxidermia, trofeos de caza y concentración y las actividades con perros de caza.

En la parte comercial y de venta destacó la presencia comercial países líderes en el sector de la caza, sobre todo África, quienes comparten sus productos en la zona expositiva junto a empresas españolas. Así, armerías, organizaciones de caza mayor y menor, complementos de caza y pesca, taxidermia, joyería, piel, federaciones, coches 4 x 4, rehalas, granjas cinegéticas, mostraron sus mejores galas.

A por el récord de visitas

Así se saldó la segunda jornada de Ibercaza se saldó con buen ambiente en la Institución ferial en un ambiente festivo y familiar. Queda la duda de si se superará al pasado año, que ya fue muy bueno, con 15.700 visitantes. Dependerá de cómo eche el telón hoy [por ayer], abierta la feria desde las 10:30 a 19:00 horas. No será presa fácil. Si la primera mañana de feria el ambiente fue más bien institucional, con políticos y cargos públicos recorriendo los stands, la tarde del viernes y toda la jornada de ayer se vivieron con el son de los días grandes de las grandes ferias.

Informa Miguel Ángel Contreras para ideal.es


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *