Los mejores deseos para el 2014 en la caza

1 enero, 2014 • Pluma invitada

Comienza un año.  Todo son buenos deseos y propósitos.  Un halo de optimismo recorre nuestras venas.  Y aunque solo sea por unos días, seremos capaces de centrar nuestra mente en actos positivos y valiosos.  Ojalá alarguemos el espíritu navideño muchos más días. 

El discurso político, vacío de contenido, se ha extendido a la sociedad de la información del siglo XXI.  Tenemos que crear contenido, sea como sea, a costa de aportar algo de valor.  Lo importante es la presencia.

En ese sentido, 2014 no presenta grandes diferencias con respecto al 2013.  La provocación y la confrontación como elemento de marketing.  Por parte de los cazadores, cuanto más atizemos a los anticaza, mejor nos irá.  Y viceversa.

Con una capacidad parece que infinita para el insulto, trataremos de defender nuestras posiciones atacando al contrario.  Y si por el camino se quedan víctimas, lo llamaremos daños colaterales.

Una cifra de paro elevada, una subida de tasas continua y una federación nacional peleada con algunas federaciones autonómicas no avanzan mejoras en este año que comienza.

Sigamos en la lucha de las buenas costumbres, de los valores positivos que tiene la caza y de la unión del colectivo por defender lo bueno pero no a costa de atacar lo negativo de otros.

En este año que comienza, aspiremos a ser como Mandela.  ¡Feliz 2014!

 



Artículos relacionados


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *