Los lobos matan a dos ovejas en una parroquia del Principado de Asturias

14 junio, 2017 • Actualidad

Los afectados exigen planes más contundentes para frenar los ataques de lobos ante la oposición de posturas ecologistas.

El lobo ya anda a dos pasos de Avilés. Un ejemplar de este especie ha matado, al menos, dos ovejas que dormían en una finca de la localidad illense de La Peral, a poco más de diez kilómetros del entorno urbano. El ataque del cánido se produjo en la madrugada del martes y a dos pasos de las casas del pueblo, según explicaron ayer varios vecinos del pueblo, que estaban impresionados por la presencia de este animal en una zona que no acostumbraba a transitar desde hace muchos años. Las restos de las dos ovejas aparecieron en la misma finca, para disgusto de su propietario.

Los vecinos de La Argañosa, a un par de kilómetros de La Peral, ya habían detectado la presencia de un cánido adulto unos días atrás, según cuentan algunos de ellos. Sin embargo, no fue hasta hace unos días cuando el lobo saltó la verja para saciar su sed de sangre. Un episodio bastante frecuente en concejos montañosos y alejados de la costa, pero que ha provocado una gran sorpresa en el concejo de Illas, donde ayer no se hablaba de otra cosa.

De hecho, según relatan algunos de los residentes en las diferentes localidades del municipio, con poco más de mil habitantes, hacía décadas que no se veía un lobo por la zona. Sí son más frecuentes estos animales, a tenor del testimonio de los residentes, en el vecino concejo de Candamo.

La sorpresa se produjo ayer por la mañana, cuando el dueño de las ovejas se acercó hasta la finca donde pasaban la noche y observó, con gran asombro, el cadáver de ambas. Inmediatamente, se dio parte de la situación a las autoridades competentes, que ahora tendrán que abrir el procedimiento habitual para este tipo de casos.

Los daños que provoca el lobo en el ganado son un motivo de conflicto permanente entre los dueños de las reses y la Administración y los ecologistas. Los perjudicados exigen planes más contundentes para controlar los cánidos, frente a las posiciones más conservacionistas.

Informa Saúl Fernández para lne.es

 


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *