Los leones de Tsavo (I)

28 julio, 2011 • Miscelánea

Empezamos hoy está sección, donde repasaremos algunos de los grandes cazadores de la historia, alguno de los cazadores más famosos o hechos relevantes directamente relacionados con nuestra pasión. El comienzo creanme no puede ser más interesante, por lo que dedicaremos dos post.

Hay grandes historias y leyendas sobre la legendaria época de los primeros safaris, pero sin duda la de los leones de Tsavo  es la más famosa. Historia real y documentada tiene como protagonistas a dos fieros leones, un coronel británico cazador y muchos trabajadores del ferrocarril británico.

Incluso estos hechos, han sido llevados al cine en dos películas: “Bwana Devil“, de 1952 y Los demonios de la noche de 1996, protagonizada por Michael Douglas y Val Kilmer.

La historia se remonta a finales del sXIX, donde lo primordial para el Imperio de Su Majestad Británica era completar la línea de ferrocarril entre Mombasa y Kampala para unir su principal puerto en el Este de África con la capital de La Perla de sus colonias. La línea atravesaría todo el masailand de Kenya, lo que ya de por si era todo un reto. A esa línea se le llamó la Uganda Railway, pero pronto fue llamada El Expreso Lunático, por los grandes problemas que tuvieron en su construcción por las tribus locales, las fieras y las enfermedades.

En marzo de 1898 se le encargó al ingeniero militar, Coronel John Henry Patterson, el diseño de un puente sobre el río Tsavo, en lo que hoy es Parque Nacional de Tsavo Oeste, Kenya. El coronel jamás imaginó lo que allí iba a suceder. Pronto
llegaron los ataques de los leones, machos los dos, que sembraron el terror durante nueve meses entre los trabajadores del ferrocarril y los lugareños de la etnia Taita. Actuaban siempre en pareja, y ocultos por la vegetación, ya que esa zona es de altos matorrales con pinchos que impedían a sus víctimas verlos venir. La compañía Ferrocarril de Uganda documentó 28 muertes de sus trabajadores debidas a los leones, y el coronel Patterson elevó la cifra total, incluyendo los agricultores y pastores
taita, a 135.

Este militar e ingeniero británico se empeñó en acabar con ellos y al final lo logró. Rodeó el campamento con una empalizada y no consiguió pararlos, tendió una trampa en forma de vagón de ferrocarril, que no funcionó, y se apostó en un árbol durante días. Pero finalmente el 9 de diciembre de 1898 mataría al primer león, enorme, monstruoso, arrollador. El 29 de diciembre cazó al segundo. Como cesaron los ataques inmediatamente, resultó claro quienes eran responsables de la cacería humana.  Algunas de las víctimas, de la etnia taita (los trabajadores del ferrocarril eran en gran parte indios), terminaron también lejos de su hogar. Sus cráneos fueron recogidos en 1929 por el famoso paleoantropólogo Louis Leakey y ahora están en el laboratorio británico Duckworth, especializado en restos de primates.

Patterson escribió su aventura en el libro “Man Eaters of Tsavo“. Desgraciadamente es difícil encontrarlo en español. Además
en la década de los 20, dio las pieles de los dos leones al museo Field de Historia Natual de Chicago, donde están disecados, los dos demonios de la noche.

¿Pero tiene todo esto una explicación? ¿Es un hecho aislado?

En el siguiente post daremos una explicación salida a la luz hace relativamente poco.



Artículos relacionados


2 comentarios. ¿Quieres agregar algo?:

  1. chema perez castells dice:

    Si alguien quiere ampliar esta historia, puede comprar los libros en http://www.cazaylibros.com Nosotros hicimos la unica traduccion que hay ademas de editar el libro. Chema Perez Castells

  2. Juanjo dice:

    ¡Gracias por la información Chema!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *