Los jeques árabes buscan en España fincas de caza y provocan un ‘boom’ del sector

17 noviembre, 2017 • Noticias de caza

Buscan cotos cerca de una capital y de un aeropuerto y que posea varias viviendas de más de 500 metros cuadrados para alojar a sus séquitos. 

Si hay una afición que levanta pasiones entre la sangre azul de Emiratos Árabes es la cetrería. Acostumbrados a desembolsar verdaderas fortunas en conseguir los mejores trofeos —un halcón puede alcanzar los 40.000 euros—, ahora han puesto el foco en los cotos de España, uno de los principales destinos para cazadores de todo el mundo. Uno de los primeros en probar las delicias cinegéticas de Extremadura fue el jeque árabe Mansour Al Nahyan (dueño club de fútbol inglés Manchester City, hermano del emir de Abu Dabi y yerno del de Dubái), quien compró hace menos de dos años la finca Los Quintos de San Martín, de 8.000 hectáreas, que le costó 55 millones de euros.

Precisamente, en la Feria Internacional Inmobiliaria y de Inversiones de Abu Dhabi, celebrada este noviembre, decenas de jeques, seducidos por la fama de los halcones españoles, se han acercado a interesarse por las fincas nacionales, principalmente por su amplitud, ya que, como suelen viajar con un gran séquito, precisan de un lugar lo suficientemente grande como para alojarlos a todos, requisito que se cumple de sobra en la Península.

“La mayor parte de las fincas se sitúa dentro de un rango de precios entre los 5 y 20 millones de euros y reúne varias características comunes: la ubicación cerca de una capital y de un aeropuerto, sobre todo en Madrid, Toledo, Extremadura y Andalucía, poseer varias viviendas de más de 500 metros cuadrados y tener algún tipo de explotación. Muchas cuentan, además, con casas históricas, monasterios o castillos que pueden ser transformados en una segunda residencia”, explican en Engel & Völkers.

Un mercado en auge

Las cifras hablan por sí solas. En España, el 80% del territorio tiene gestión cinegética, lo que suponen 43 millones de hectáreas, divididos en unos 33.000 cotos, de los cuales sólo el 2% son intensivos, según la Oficina Nacional de la Caza (ONC). Además, el sector generó el año pasado más de 5.000 millones de euros, crea 54.000 empleos anuales e involucra, directa o indirectamente, a cinco millones de personas. Por ello, desde Engel & Völkers estiman que solo gracias a la venta de fincas pueden mover en torno a 1.400 millones de euros.

No es de extrañar si se echa un vistazo a algunas de las propiedades que están a la venta. Como la finca Carboneras del Valle (Córdoba), que sacó al mercado en 2016 la consultora inmobiliaria Lançois Doval, con una extensión de 2.180 hectáreas, seis cortijos y una vivienda principal de 18 habitaciones, por 17 millones de euros. O como la Finca Vega Arias (Guadalajara), de 780 hectáreas, con una casa señorial (592 m²), una capilla, una vivienda de guardeses y cuatro grandes naves de más de 2.000 m², además de una Casona-Castillo declarado Monumento Histórico Artístico. Todo ello por 4.750.000 euros.

Empresarios que buscan relajarse

Sin embargo, los jeques árabes no son los únicos a la caza de este tipo de propiedades. Por un lado, se encuentran los directivos y empresarios residentes en Madrid que buscan un espacio para los fines de semana, y, por otro, clientes extranjeros, principalmente del norte de Europa, Rusia, Sudamérica, China y Estados Unidos, que desean invertir en España. “La inestabilidad político-económica en algunos países de Sudamérica y la burbuja inmobiliaria en Miami hacen más atractivo el mercado de segundas viviendas de lujo en España”, explica Óscar Larrea, director de la división de fincas.

La nueva demanda por parte de los árabes hace que sea necesario adaptarse a este tipo de clientes. Así, suelen demandar gran cantidad de información sobre las fincas, negociar durante varios meses el precio de la propiedad y descantarse por las más exclusivas, sobre todo las que tienen arquitectura andalusí. “Las expectativas de crecimiento de demanda son muy altas. Es el momento adecuado para poner en valor este tipo de propiedades”, concluye.

Informa Bárbara Barón para lainformacion.com


Hay sólo 1 comentario. Yo sé que quieres decir algo:

  1. TONI dice:

    ABDUL KATAR AL KEBIR¡….LOS MOUROOOOOSSSSSS… No si ya veras, nos suben el petroleo, nos desplazan “pa aca” inmigrantes con sus zapatiestas, etc etc…..y ahora se quedan con las fincas de caza…. en fin, poderoso caballero.
    De todas formas no me cuadran esos precios de fincas gordas montunas por encima de los 6000 €/ha… prece un poco extraño……

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *