Los ganaderos denuncian a los cazadores por los “impagos” de los daños de jabalí

13 Octubre, 2016 • Noticias de caza

Los productores del Monte Llosorio reclaman por la vía judicial una partida de 30.000 euros por los desperfectos acumulados desde 2013.

caza

Los ganaderos del monte Llosorio están en pie de guerra. Han anunciado que denunciarán a los cazadores por el “impago” de daños del jabalí. Aseguran que el coto mierense les adeuda 30.000 euros y que no los recibirán hasta que un juzgado lo dicte. “Estamos cansados de reclamar el pago por las buenas y estamos dispuestos a llegar hasta el final”, aseguró Jesús García, actuando como portavoz de la entidad.

No es la primera vez que el conflicto entre ganaderos y cazadores llegan al juzgado. En 2013, el Juzgado de Primera Instancia e Instrucción de Mieres dictó un fallo a favor de los productores: el coto tuvo que pagar 16.000 euros. Según García, “cumplieron con la sentencia pero, desde entonces, no han vuelto a pagar ni un solo euro”. Afirman que la deuda actual es prácticamente el doble de aquella partida que estaba en el aire hace tres años”.

La entidad no duda en asegurar que la comarca sufre “una plaga” de jabalíes. Según explican, “se están viendo ejemplares en lugares donde nunca antes se habían visto”. Es el caso de un ejemplar avistado en el barrio de Oñón, en pleno centro de Mieres. Un grupo de senderistas, según los ganaderos, se encontraron hace unos días con una familia de jabalíes en el paseo fluvial de la villa. Momentos como los que se han vivido en Oviedo y que obligaron a abatir jabalíes en el Naranco.

Los ganaderos no culpan de esta situación al coto. Jesús García afirmó que “la responsabilidad ha de recaer en la Consejería de Recursos Naturales y Desarrollo Rural”. “Los responsables regionales tienen que velar por los intereses de todos los colectivos y no lo están haciendo”, añadió. Del Principado depende, destacó, terminar con “la plaga” del jabalí en la comarca.

Los productores han propuesto una serie de medidas para controlar “con firmeza” la población de la especie. La más polémica, reclamar que cualquier persona con licencia de armas pueda cazar jabalíes si los encuentran en su finca privada: “No es cazar para comerlos, desde luego habría que dar aviso al Guarda y retirarlo para que se destine al fin que decida la Administración regional”, matizó García. La batería de reclamaciones se completa con peticiones sobre la caza de jabalíes. Así, piden que la Consejería de Recursos Naturales que exija que se cumpla el cupo máximo de caza de la especie. También que se levanten las vedas para la caza y que los jabalíes puedan ser abatidos en cualquier momento del año.

“Nuestro objetivo no es terminar con la especie”, explicó el portavoz de los ganaderos. Para que el control sea limitado, reclaman que se haga un censo “ajustado” de la población y que se revise cada año. “Si un ejercicio arroja un balance normalizado, estas medidas se levantarían de forma inmediata”, destacó Jesús García.

Si la Consejería no ayuda, afirman los ganaderos, “el sector sufrirá graves consecuencias”, señaló el representante de los ganaderos. Sólo en el monte Llosorio, 30.000 euros: “Y es un ejemplo de lo que estamos sufriendo”, zanjó el productor.

Informa: lne.es


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *