Los furtivos matan a elefantes con cianuro en Zimbabue

22 junio, 2017 • Actualidad

Elefante envenenado localizado en Hwange Zimbabue / Bhejane Trust

Los furtivos vierten el cianuro en charcos de agua, provocando la muerte de centenares de elefantes y de otras especies durante los últimos años.

La difícil situación económica que afecta a una parte de la población de este país africano podría encontrarse entre las causas del incremento del furtivismo.

Los servicios de vigilancia de los Parques Nacionales de Zimbabue han localizado desde principios de junio un total de 10 cadáveres de elefantes, presuntamente envenenados por furtivos para extraer sus colmillos.

La detección de estos nueve elefantes adultos y una cría de pocos meses podría indicar que ha reaparecido en este país africano una práctica delictiva -con el vertido de cianuro en charcos de agua o abrevaderos- que en los últimos años ha provocado la muerte de centenares de ejemplares de esta emblemática especie en peligro de extinción.

La práctica totalidad de los cadáveres de elefantes localizados este mes de junio se encontraban en el interior o las proximidades del Parque Nacional Hwange del gobierno. Los servicios de vigilancia, que patrullan en esta zona fuertemente armados -para hacer frente a la violencia de los furtivos- han indicado que al menos cuatro de los animales muertos no tenían colmillos; por lo que se supone que los furtivos consiguieron su trágico objetivo.

Efectos sobre otras especies

Trevor Lane, del Bhejane Trust, una entidad sin ánimo de lucro que colabora en el seguimiento de la población de elefantes en este país, ha indicado que los guardabosques han intensificado los controles en la zona afectada por el envenenamiento masivo. “Los furtivos dejaron cubos con cianuro mezclado con sal que se han recuperado. Sabemos que algunos buitres también han sido afectados por el envenenamiento, pero aún no se conocen datos exactos”, ha explicado Trevor Lane.

Los primeros casos de envenenamiento masivo con cianuro aparecieron en Zimbabue en 2013, con un balance anual de al menos 100 elefantes muertos. Los servicios de vigilancia consiguieron detener a algunos de los culpables y se conoce alguna sentencia contra este tipo de cazadores que alcanza los 10 años de prisión.

El cianuro es relativamente accesible en Zimbabue debido a que se utiliza también de forma masiva en las minas de oro. La difícil situación económica que afecta a una parte de la población de este país africano podría encontrarse entre las causas del incremento del furtivismo, pese a los esfuerzos de las autoridades para controlar esta práctica ilegal.

Informa lavanguardia.com

Artículos relacionados


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *