Los cazadores solucionan los problemas en el mundo rural

30 septiembre, 2019 • Carta Editorial, Noticias de caza

Controlan poblaciones en núcleos urbanos, ayudan en la prevención de incendios, luchan contra las enfermedades de los animales salvajes, ayudan a agricultores y ganaderos…

La caza además frena la despoblación de las zonas rurales generando riqueza y empleo en nuestros campos

Redacción | Para la mayoría de la sociedad la caza es solamente una afición practicada por una parte de la misma. Algunos grupos sociales no la ven con buenos ojos, incluso en ocasiones la rechazan y la atacan desmesuradamente. A pesar de ello, no todo el mundo conoce la cantidad de problemas que encuentran solución parcial o total gracias a la acción directa de los cazadores o la propia actividad cinegética.

Muchos de los grupos políticos de nuestro país coinciden en la necesidad de la caza, no solo para preservar muchas de las tradiciones ancestrales de nuestra cultura sino por los beneficios que la caza aporta a la sociedad y la cantidad de problemas que encuentran solución gracias a la actividad de los cazadores. Incluso personalidades conocidas por ser acérrimas defensoras de los animales y haber manifestado públicamente no estar a favor de la caza, como Frank Cuesta, han llegado a asegurar que «la caza es necesaria», como hizo el presentador tras la grabación de un programa en el que se adentraba en el mundo cinegético.

Lo cierto es que a día de hoy las acciones que los cazadores realizan a diario no solo les convierten en necesarios sino, en ocasiones, también les convierten en el alivio para muchas personas que viven directamente del mundo rural.

Control de animales salvajes en núcleos urbanos

Pese a la oposición de muchos grupos relacionados con el animalismo, a día de hoy la caza es la acción más efectiva para realizar un correcto control de animales salvajes que se adentran en núcleos urbanos. Son ya famosas algunas de las brigadas de arqueros utilizados en lugares como Madrid o Vitoria. De esta manera, los cazadores ayudan a controlar los problemas que suponen para una ciudad que animales como jabalíes se adentren por sus calles (ataques, accidentes, peligro para las mascotas, etc.). Algunas soluciones que se han planteado como la famosa vacuna anticonceptiva para jabalíes se ha demostrado que, a pesar de ser costosas, no son del todo efectivas, como se pudo comprobar al ver en Barcelona una jabalina con el distintivo de haber sido vacunada —crotal— y seguida de una piara de pequeños rayones.

Esenciales para agricultura y ganadería

El control de especies salvajes realizado por los cazadores no solo se ejerce en núcleos urbanos. Los destrozos en las cosechas realizados por animales como conejos y algunos ungulados tan solo son paliados o reducidos por la acción directa de los cazadores junto con la combinación de otras medidas disuasorias. Para los agricultores es esencial que los cazadores hagan su trabajo ya que una gran sobrepoblación de este tipo de animales puede resultar fatal para la agricultura.

Lo mismo sucede con la ganadería. En este caso, y ante el creciente aumento de especies como el lobo ibérico, los ganaderos claman porque los cazadores puedan hacer un correcto control sobre esta especie. Además, los controles de depredadores que los cazadores realizan en sus cotos también reducen la presión de estos en ciertas exploraciones ganaderas.

Llave para controlar enfermedades de animales salvajes

Algunas enfermedades que amenazan nuestro país como la peste porcina africana (PPA), u otras que ya afectan a nuestros campos como sarna, tuberculosis, mixomatosis o hemorragia vírica, tan solo encuentran elementos de control en la acción directa de los cazadores. Los cazadores no solo controlan el número de animales para que estas enfermedades no se extiendan y proliferen sino que además realizan investigaciones para buscar soluciones a estas epidemias. Por otra parte, la acción de los cazadores no solo ayuda a poder controlar la densidad de poblaciones sino que a su vez permite realizar ciertos experimentos, estudios, conteos, etc.

Control y prevención de incendios

Otro grave problema que muchos cazadores ayudan a solventar es el de los incendios forestales. El papel de los cazadores en este caso no se reduce a tareas de prevención. Cuando los incendios se producen, los cazadores suelen ser los primeros en prestarse voluntarios para realizar tareas de ayuda a la extinción. Además, son unos actores con mucha relevancia en cuanto a la recuperación de espacios naturales se refiere aportando trabajo, comida y agua, a los animales salvajes que han visto dañado su ecosistema por el fuego. De hecho, la Administración gallega decidió desde 2018 apoyarse directamente en los cazadores en la lucha contra los incendios de la comunidad.

Cuidado del campo y los animales en tiempo de sequía

A pesar de lo que mucha gente pueda pensar, los cazadores son unos grandes amantes de los animales y el mundo natural. Normalmente en verano, cuando las altas temperaturas más afectan a los animales salvajes, no es raro ver a las diferentes sociedades de cazadores movilizarse para aportar agua y alimento a estos animales, que muchas veces pueden sacar las crías de cada año gracias a este tipo de aportaciones.

Rescate de animales salvajes

Es bien conocido que los cazadores, junto con agricultores y ganaderos, son posiblemente de las personas que más tiempo pasan y que mejor conocen el campo y el medio rural. Eso posibilita que en muchas ocasiones encuentren a animales heridos, atrapados en canales de riego o en alambradas. Incluso en bastantes ocasiones son los propios cazadores los que han tenido que combatir desagradables episodios producidos por el furtivismo.

Las imágenes y vídeos de cazadores rescatando a animales salvajes de una muerte segura son bastante numerosos puesto que en este sentido los cazadores también juegan un papel fundamental en la propia naturaleza. La empatía y compromiso que los cazadores sienten por la naturaleza se hacen patentes en acciones como las descritas.

Combaten la despoblación de las zonas rurales

En una sociedad donde el campo sufre cada vez un mayor abandono tanto económico como poblacional, los cazadores actúan como un antídoto para este serio problema que sufren nuestros campos. Tanto los puestos de trabajo como las inversiones que el mundo de la caza realiza en las zonas rurales actúan como un potente motor que frena el empobrecimiento de estas zonas. La propia actividad cinegética, como las actividades derivadas de la misma, favorecen que parte de la población de nuestro país permanezca en las zonas rurales asegurando que aún perduren tanto su forma de vida como sus tradiciones.

En la actualidad, la caza genera 6.475 millones de euros y da empleo a 187.000 personas en España.

Limpieza y cuidado de nuestros campos

Otra de las iniciativas en la que los cazadores siempre han mostrado su compromiso ha sido la de mantener limpios nuestros espacios rurales. Además de la creciente ola de concienciación sobre la necesidad de mantener el campo limpio después de una jornada de caza, las inciativas y quedadas de cazadores para realizar recogida de basuras también son muy numerosas demostrando que el cuidado del campo es otra de las acciones que los cazadores realizan en el medio rural.

El compromiso de los cazadores con la conservación medioambiental se ve refeljado con los más de 230 millones de euros que invierten anualmente destinados a tal fin.

Además de todas estas acciones, los cazadores siempre se han mostrado comprometidos con los principales problemas de la sociedad, fomentando iniciativas y realizando acciones como donaciones de comida a las personas más necesitadas o afectadas por alguna catástrofe.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *