Los cazadores gallegos no deberían ser responsables de los accidentes de tráfico causados por hembras

10 junio, 2019 • Noticias de caza

La Junta de Galicia no autoriza la caza de ciervas y corzas en batida durante la temporada 2019/2020.

Unitega recomienda que la Guardia Civil apunte el sexo de los corzos y ciervos implicados en accidentes.

Redacción | La próxima temporada de caza en Galicia comenzará el 1 de agosto de 2019. Durante el periodo de caza autorizado no se podrán abatir hembras de corzo ni ciervas, según establece la Resolución de 15 de mayo de 2019 de la Dirección General de Patrimonio Natural, por la que se determinan las épocas hábiles de caza. Pero los cazadores gallegos no están de acuerdo con esta medida.

Según informa Unitega (Unión de Tecores y cazadores de Galicia), esta prohibición «carece de base científica alguna y solo servirá para incrementar los daños agrícolas y los accidentes de tráfico».

La asociación de tecores o sociedades de caza gallegas considera que esta medida favorecerá las enfermedades parasitarias en ciervos y gamos.

Responsabilidad por daños

Según señala la normativa de caza, solamente podrán cazarse hembras de forma «puntual y localizada», mediante la modalidad de rececho, y respondiendo a unos daños causados por estas especies.

Esto provocará «graves conflictos» en comarcas vitivinícolas como las orensanas de Ribeiro o del Barco de Valdeorras, cuyos agricultores ahora podrán reclamar directamente sus pérdidas a la propia Junta de Galicia en lugar de a los tecores, pues no son consideradas especies cinegéticas con aprovechamiento normal.

Para Unitega, la Junta gallega «coloca» a las hembras de corzo y ciervo en un estatus similar al que tiene el lobo en Galicia: especies cinegéticas que tienen su caza prohibida.

Por este motivo, para la asociación de sociedades de caza, los cotos de caza quedarían eximidos de la responsabilidad de hacerse cargo de los accidentes de tráfico durante la celebración de batidas o monterías de caza mayor autorizadas y en las 12 horas posteriores, puesto que estas están consideradas acciones colectivas de caza.

Unitega recomienda a las sociedades de cazadores que soliciten a los Puestos de la Guardia Civil que, a partir del inicio de la próxima temporada, especifiquen en los atestados el sexo de los corzos y ciervos implicados en los accidentes de tráfico que se produzcan en las carreteras que atraviesen sus tecores.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *