Los ambientalistas proponen un impuesto para los gatos en Suiza

3 julio, 2016 • Información de interés

Un millón y medio de gatos viven en los hogares suizos, o lo que es lo mismo, hay un gato por cada cinco habitantes. Estos animales que para muchos se han convertido en el compañero ideal para otros son lo que la naturaleza dicta: depredadores.

gato

Johannes Jenny, director de la asociación Pro Natura del cantón Argovia, habla de “una verdadera masacre”. En un reportaje de la televisión pública suiza, Jenny acusa a los felinos de poner en peligro a otras especies silvestres e importantes para el medio ambiente como ratones, pájaros, ranas e insectos.

El director de Pro Natura dice que la población de estos animales es demasiado alta para un país como Suiza y para controlar esta situación que está afectando al equilibrio ecológico propone un impuesto de 300 a 400 francos (370 euros) para las personas que tengan un gato sin castrar. La idea es reducir la población de gatos, primero en el cantón de Argovia pero con miras a que se aplique en todo el país.

Según datos presentados por los conservacionistas de Pro Natura, se ha demostrado que la causa para la erradicación del lagarto de arena, a nivel local, son los gatos. Lo mismo sucede con las aves, las especies más comunes, están desapareciendo debido a la presencia de estas mascotas.

Se estima que en un mes de primavera mueren bajo las garras de Simba y Luna (los nombres más comunes de gato en Suiza) un millón de ratones, 400.000 insectos, 350.000 pájaros y 50.000 ranas y sapos. Desde la perspectiva ambiental, los reptiles son los que más peligro corren. “En este momento, especies raras y que están protegidas por las leyes federales se encuentran amenazadas por la alta densidad de estas mascotas”, acusa Jenny.

Mientras tanto, los defensores de estos felinos, intentan minimizar el impacto de este problema. Justifican que no está demostrado científicamente que los animales domésticos sean un gran problema para los animales salvajes y que existen otros animales silvestres que pueden ser los causantes de este desequilibrio.

Sin embargo, los dueños de las mascotas están más de acuerdo con la castración que con el impuesto. Maya Nievergeld, tiene 12 gatos, no puede imaginarse una vida sin sus fieles compañeros. Como amante de los gatos aboga por la comprensión para estos animales: “hemos metido a un depredador en casa, sin embargo es importante que entendamos el hecho de que el animal debe vivir sus instintos naturales”.

Informa: elmundo.es


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *